cine y tv
0 comentarios

Después de 15 años Naruto finalmente terminó… ¿Ahora qué?

Por el Viernes 24 de Marzo de 2017
Sigue a GamerFocus en redes sociales:
 


Las aventuras del héroe y Hokage de la Aldea de la hoja llegaron a su fin, pero el legado continuará con la historia de su nuevo heredero, Boruto.

Han pasado largos años y hoy se puede decir con toda certeza que el anime Naruto ha culminado. TV Tokyo finalmente ha mostrado al público el último capitulo de esta saga que entretuvo a grandes y chicos no solo en Japón, también en el mundo entero.

El mangaka Masashi Kishimoto ha marcado una historia en el universo del anime que comenzó en 1999. El creativo japonés, que soñaba con ser como su gran ídolo Akira Toriyama, logró crear una historia que sorprendió dos años atrás en la revista Akamaru Jump Summer, sin embargo, el gran salto sucedió un 21 de septiembre al convertirse en un manga semanal de la Weekly Shonen Jump. La popularidad de este manga fue notoria porque se tomaron personajes tradicionales de tierras niponas como los ninjas, para llevarlos a un contexto donde predomina el género de la ciencia ficción. Las críticas fueron positivas y se volvió un hecho que las aventuras de Naruto Uzumaki, Sasuke Uchiha y Sakura Haruno serían un éxito inminente.

Como todo éxito en Japón, el manga dio un salto de mayor calidad ya que tendría una adaptación anime a partir del año 2002 gracias a Pierrot Studios y, por supuesto, TV Tokyo. Transmitiéndole a partir del 3 octubre de 2002 con la primera temporada de 220 episodios.

Este primer tramo de la historia narró la búsqueda de Naruto para convertirse en el mejor ninja de su aldea natal llamada ‘Konoha’. Sin embargo, sus problemas eran cada vez más grandes debido a que su propia gente lo rechazaba por tener un demonio en su interior, un ente maligno que casi destruye la aldea en el pasado.

Junto a Sasuke Uchiha y Sakura Haruno este joven ninja formó el equipo 7, encargado de realizar ciertas misiones que despertaron rivalidad entre el portador del demonio de las nueve colas y el heredero del Sharingan, tanto que formaron una potente amistad que sería destruida al final de la saga, cuando Sasuke desertó de la aldea para poder vengarse de aquella que lo vio nacer.

El éxito de este anime juvenil fue muy grande y la idea de no continuarlo sería considerada como descabellada. Por esa y otras razones nació Naruto: Shippūden, una secuela que empezó su primera emisión el 15 de febrero de 2007.

Esta nueva aventura nos transporta nuevamente a Konoha muchos años después, donde Naruto vuelve como un verdadero guerrero con el objetivo de traer a Sasuke de vuelta a su lado, un objetivo que se vio trancado por Akatsuki, una organización que buscó a toda costa dominar el mundo a través del poder y el miedo.

Realmente podría decirse que todo marchaba bien, sin embargo, Naruto cayó en un error muy común cuando se llega a la cima, pues el anime empezó a introducir los famosos “rellenos”. Capítulos totalmente ajenos a la historia principal, creando otras historias para refrescar al espectador, pero que lamentablemente se usaron en exceso con el objetivo de alargar la serie hasta no poder más, algo que de verdad despertó la antipatía de los fans, refiriéndose a la creación de Kishimoto con apodos como ‘basuruto’, ‘rellenuto’ y otros más.

El anime de a poco se volvió monótono y alargó el esperado enfrentamiento entre Naruto y Sasuke, y lo que comenzó como una historia de acción y aventura, terminó convirtiéndose casi en una amistad romántica entre estos dos personajes.

Realmente para tener una historia interesante se necesitan buenos personajes. Naruto los tuvo pero en exceso, la gran cantidad de ninjas que tomaron protagonismo realmente alejaron al espectador de la trama principal, debido a que todos tenían sus propias perspectivas y luchaban por sus propias causas. ¿Era tan necesario darle protagonismo a más de 20 personajes?

Lo que parecía una historia impredecible empezó a tomar lógica, convirtiéndose en algo monótono y fácil de entender. Ahora bien, estos errores de diseño fueron tapados gracias a una gran primera impresión del manga. Definitivamente lo que está destinado a triunfar no tiene obstáculos.

Realmente se debe destacar que esta historia no terminó como el manga y se decidió apostar por unos capítulos extra que fueron realmente interesantes a nivel argumental. Nadie esperaría que se realizara un mini arco centrado en la boda de Naruto y Hinata. Estos episodios dejaron de lado la acción y drama para centrarse en capítulos divertidos e incluso familiares. Podría decirse que fue de los pocos aciertos que generó la saga en cuanto a ‘relleno’.

El final de Naruto fue discreto pero no por falta de capacidad o imaginación, se dejó claro que esto solo fue el comienzo de Boruto, la historia del hijo del héroe de Konoha que debutará a principios de abril.

Naruto finalmente terminó… ¿Ahora qué? ¿Debemos quedarnos con una buena o mala imagen? ¿Debemos ver ‘relleboruto’ para un veredicto final?

Estos años han sido muchas incertidumbres pero lo único que queda claro es que a pesar de lo bueno y lo malo se ha convertido en un grande de la industria, que compite codo a codo con legendarios como Dragon Ball, One Piece, Saint Seiya y muchos más.

¡Gracias por tantos años de alegrías y tristezas Masashi Kishimoto!

Comentarios