cine y tv
0 comentarios

Samurai Jack: Temporada 5 – La reseña

Por el Jueves 25 de Mayo de 2017
Sigue a GamerFocus en redes sociales:
 

Genndy Tartakovsky  es considerado como una leyenda dentro del mundo de la animación gracias a series como Dexter’s Laboratory, The Powerpuff Girls y Star Wars: Clone Wars (2003). Por medio de estos y otros productos en los que no tuvo un rol tan preponderante, Tartakovsky fue en buena medida responsable de darle su identidad a Cartoon Network durante finales de los noventa y principios del nuevo milenio. Y aunque todas sus creaciones se diferenciaban claramente entre sí, todas tenían tres elementos en común: la simplicidad de sus diseños e historias, una amplia paleta de colores y guiones ingeniosos que en ciertas ocasiones se oponían sutilmente a lo “políticamente correcto”. La unión de estas características fue lo que permitió que las obras de Tartakovsky resultaran tan memorables y Samurai Jack no fue la excepción a la regla.

Con cuatro temporadas iniciales, transmitidas entre el 10 de agosto de 2001 y el 25 de septiembre de 2004, Samurai Jack destacaba por su multiculturalidad y énfasis en la acción. Por supuesto, aunque su trama se reducía a la típica dinámica del bien contra el mal, lo anterior no implica que la serie no explorara ocasionalmente temas más adultos. Sin embargo, la cuarta temporada de la serie no dio cierre a la historia y dejó a los fanáticos en espera del combate final entre Jack y Aku.

Si bien Tartakovsky había dado a conocer desde el 2006 que tenía deseos de concluir la serie por medio de una película, el desarrollo de este supuesto largometraje quedó en un limbo durante casi una década. No fue hasta finales de 2015 que el animador confirmó que una quinta temporada de Samurai Jack estaba en desarrollo, la cual se transmitiría en Adult Swim. Esto último sugería desde un principio que se tratarían temas más oscuros, los cuales generalmente no podían transmitirse en un horario prime time. Sin embargo, lo único que se reveló antes del estreno de la nueva temporada fue que esta transcurriría 50 años después del final de la cuarta temporada y estaría compuesta por 10 episodios.

Desde el primer episodio, las sospechas de los fanáticos fueron corroboradas. No solo hubo sangre —no aceite ni fluidos verdes, como era común en las anteriores temporadas—, sino que la serie mostraba por primera vez abuso físico infantil y una escena de un parto. Aún más importante, la quinta temporada comenzó presentando a un Jack más pesimista y al borde de la locura tras estar atrapado 50 años en el futuro sin la esperanza de poder volver a su tiempo original. Aunque la acción continuó siendo una constante, durante buena parte de la quinta temporada se pudo admirar como el deseo de Jack de continuar ayudando a los más necesitados chocaba contra su bushido —código ético del samurai— y fracasos pasados. Además de constituir un interesante desarrollo de personaje, esta lucha interna de Jack fue lo que posibilitó algunas de las escenas más terroríficas a nivel psicológico.

Samurai Jack - Aku

Lo anterior podría dar la impresión de que la quinta temporada de Samurai Jack se deshizo completamente del tono cómico de las anteriores temporadas, pero ese no es el caso. Si bien Jack fue privado de momentos graciosos durante los primeros tres episodios a causa de su debate psicológico, su interacción con nuevos personajes actuó como una experiencia curadora que le permitió retomar su actitud optimista a medida que la serie avanzaba. Sin embargo, a pesar de que el protagonista no fue privado completamente de su carisma, la comedia de la quinta temporada provino principalmente de los villanos. Por ejemplo, Aku seguía siendo tan estrambótico como siempre incluso cuando se exploró un poco de su naturaleza paranoica.

La quinta temporada de Samurai Jack también actuó como una revisión del viaje del protagonista y las consecuencias de este sobre otros personajes. Esto no solo sirvió como un muy apreciado fan service en la forma de apariciones de secundarios de anteriores temporadas, sino que formó una parte clave en el desarrollo de Jack y otros personajes que debutaron en los nuevos episodios. Sin embargo, lo anterior no implica que la trama fuera perfecta. Al fin y al cado, dada  su corta duración en comparación con las anteriores, la última temporada de Samurai Jack contó con varios problemas de ritmo.

Samurai Jack - Internal Jack

Por ejemplo, si bien tuvo un planteamiento y desarrollo excelentes, la conclusión del debate psicológico de Jack dejó mucho que desear. Mientras que en los episodios iniciales se hicieron explícitas las emociones negativas del protagonista, amplificadas por su cautiverio de 50 años en el futuro, la resolución del conflicto consistió en la aceptación de esas falencias. Lo que debió ser un momento de catarsis fue sustituido  por una simple respuesta verbal que puso un punto final abrupto a un desarrollo de personaje interesante. No obstante, los problemas de ritmo se ven reflejados principalmente en la conclusión de la serie.

Desde el primer capítulo de la primera temporada, Aku había dejado muy claro que el futuro al que fue enviado Jack es producto de la existencia del villano. Por ende, la destrucción de Aku supondría el borrar ese futuro y todos los seres que lo habitan. La quinta temporada tan solo reconoció eso en los últimos minutos del último capítulo con la única intención de brindar una conclusión agridulce sin una construcción previa, en vez de hacer que Jack lidie con el peso de su decisión durante la pelea. De haber sido así, la batalla final contra Aku hubiera tenido un peso emocional al tener en cuenta que salvar el pasado implicaría un genocidio ontológico.

Ya que se discutió de la historia, es hora de hablar de la presentación general de serie. Mientras que las primeras cuatro temporadas de Samurai Jack se hicieron con animación tradicional, la última se elaboró con animación digital. Por fortuna, esto no supuso que Tartakovsky y su equipo no se esforzaran gracias a las ventajas que ofrece la tecnología. Aunque los trabajos previos del animador se caracterizaban visualmente por su amplia paleta de colores y fluida animación, la quinta temporada de Samurai Jack superó a sus predecesoras en todos esos aspectos y más. La animación no solo resultó aún más fluida, lo cual posibilitó coreografías más impresionantes, sino que la paleta de colores se diversificó gracias a la variedad de escenarios. También hubo un mejor contraste del color en los planos más cercanos, utilizado generalmente en las escenas que involucraban la lucha psicológica de Jack.

A pesar de sus falencias, generadas principalmente por su corta duración, la quinta temporada de Samurai Jack mantiene la esencia de la serie original mientras introduce elementos de carácter más maduro que no alienan a los fanáticos de Jack. Visualmente impresionantes, los diez episodios ofrecen suficiente contenido para aquellos que simplemente buscan una buena serie de acción. Sin embargo, resulta más satisfactoria para aquellos que fueron testigos de las anteriores aventuras de Jack. Al final del día, la quinta temporada es una bolsa mixta, pero de principio a fin imperdible para aquellos que estuvieron esperando el enfrentamiento final entre Jack y Aku por más de diez años.

Detalles
 
Tipo De Contenido
Calificación de GAMERFOCUS
 
General

Calificación de GamerFocus

Pasa el mouse y califica
Calificación de Usuarios
 
General

Calificación de usuario
3 calificaciones

Ya has calificado esta reseña

Comentarios