Juegos
0 comentarios

Destiny 2: La Maldición de Osiris – La reseña

Por el Viernes 15 de Diciembre de 2017
Sigue a GamerFocus en redes sociales:
 

Las expansiones no son nada nuevo dentro de la franquicia de Destiny. El juego original contó con un total de cuatro, las cuales contribuyeron a expandir el periodo de vida de la franquicia de Bungie Studios por dos años. Sin embargo, la llegada de la secuela —cuya reseña ya puede leerse— impulsó a que los jugadores del título original hicieran una transición. Tras apenas un mes de su lanzamiento, algunos fanáticos se sumergieron completamente en la secuela y disfrutaron todo lo que tenía que ofrecer. Aunque podría servir como prueba de lo adictivo que puede ser el FPS, tuvo como consecuencia la perdida de millones de usuarios a finales de octubre. Por fortuna, la desarrolladora había anunciado dos expansiones antes del lanzamiento del juego a principios de septiembre. Si bien es una práctica detestada por muchos jugadores, estos paquetes de contenido descargable se consolidan como una oportunidad para atraer nuevamente a los conocedores de la serie e invitar a nuevos jugadores. Y el primero de estos es La Maldición de Osiris.

Antes de hablar de lo que implementa este primer DLC, es necesario referirse al no muy cálido recibimiento que tuvo en su lanzamiento a principios de diciembre. Mientras algunos se quejaban de los pocos contenidos que añadía, otros se refirieron negativamente a la práctica de las expansiones en sí. No obstante, lo más criticado fue sin duda el bloqueo de ciertas modalidades —la lista de Asaltos Heroicos, Las Pruebas de los Nueve y la Incursión Leviatán en la dificultad Prestigio— tras el lanzamiento de la expansión. Bungie Studios ya se disculpó por el incidente y la última actualización se ha encargado de que los contenidos mencionados vuelvan a ser accesibles para todos los jugadores, pero es entendible que esto genere desconfianza. La recomendación para la desarrolladora y Activision es ser más transparentes con sus consumidores, de lo contrario Destiny 2 no durará tanto como su predecesor.

¿Qué implementa La Maldición de Osiris? Además de añadir una nueva historia ambientada en Mercurio, la expansión agrega nuevas piezas de equipamiento y misiones secundarias. A pesar de las quejas de varios jugadores, todos estos contenidos contribuyen a la rejugabilidad de Destiny 2. El escenario de Mercurio en sí es mucho más pequeño en comparación con los otros planetas y, aunque visualmente llamativo, no incentiva la exploración. Por fortuna, el nuevo planeta también viene con una adición interesante: el Bosque Infinito.

Destiny 2 - La Maldición de Osiris

Dentro de la historia de La Maldición de Osiris, esta locación consiste en una simulación virtual del universo creada por los Vex para planear sus acciones en la realidad. ¿Pero qué representa en materia de jugabilidad? El Bosque Infinito es un escenario que se crea de forma aleatoria a partir de un conjunto de variables. Estas consisten en la línea temporal de Mercurio —pasado, presente y futuro— y las diferentes razas enemigas ya presentes en el juego base. Por un lado, esto es malo. No solo porque da la impresión de que Bungie trató de ahorrar recursos reciclando assets, sino porque no ofrece una experiencia nueva. Por otro lado, estas diferentes variables ayudan a que el Bosque Infinito resulte impredecible en ciertas ocasiones. Aun así, resulta un tanto decepcionante que Bungie no haya aprovechado este nuevo escenario para introducir una nueva raza.

Hablando de potencial desaprovechado, la historia de La Maldición de Osiris resulta un tanto mediocre comparada con su premisa y el mito de Osiris que se presentó en el título original. Si bien este personaje nunca fue uno de los enfoques en Destiny, los pocos registros que hablaban del legendario Guardián lo establecían como alguien que claramente se hallaba en una zona gris en lo que respecta a moralidad. No obstante, la expansión se encarga de hacer a un lado la complejidad que caracterizaba esas historias para entregar un personaje simplón que siempre estuvo al lado de los Guardianes.

Destiny 2 - La Maldición de Osiris

La trama también desaprovecha el potencial del Bosque Infinito y Panoptes, la Mente Infinita de los Vex y el principal antagonista del DLC. A pesar de que el Bosque Infinito es una simulación virtual del universo bajo el control total de Panoptes, tal poder nunca es transmitido a nivel visual o por medio de la jugabilidad. Con la excepción de crear más enemigos, la Mente Infinita de los Vex es incapaz de controlar su realidad a su antojo.

Para concluir esta reseña en una nota positiva, una de las mejores adiciones del DLC son las ‘Tablas Proféticas’. Estos ítems, ofrecidos por el Hermano Vance una vez se superen todas las misiones de historia en Mercurio, pueden convertirse en armas proféticas. No obstante, para ello se requerirán ofrendas. Por fortuna, estas pueden recolectarse a lo largo de todos los escenarios de Destiny 2. Por supuesto, tampoco pueden olvidarse los nuevos retos en la forma de nuevos Asaltos y la nueva bóveda de la Incursión Leviatán: El Devorador de Mundos. Como se mencionó, todas estas actividades secundarias incentivan la rejugabilidad y justifican en cierta medida la adquisición de La Maldición de Osiris.

Aquellos que busquen una historia épica y toneladas de contenido nuevo muy probablemente se sentirán decepcionados con La Maldición de Osiris. Sin embargo, los que únicamente quieran un incentivo para seguir jugando Destiny 2, la primera expansión cumple su función perfectamente. Al fin y al cabo, no hace más que contribuir al que de por sí es un excelente juego.

Reseña hecha con una copia física de Destiny 2 para PS4 y pase de temporada brindados por Activision.

Calificación de GAMERFOCUS
 
General
6.8

Puntuación final
6.8

Pasa el mouse y califica
Calificación de Usuarios
 
General
3.2

Puntuación de los usuarios
4 calificaciones
3.2

Ya has calificado esta reseña

Comentarios