Juegos
0 comentarios

Diablo III: Rise of the Necromancer – Avance

Por el Miércoles 19 de Abril de 2017
Sigue a GamerFocus en redes sociales:
 

Probamos la clase Nigromante durante la beta cerrada; conoce algunas de las habilidades que nos han dejado con ganas de seguir usándolo.

Diablo III ha tenido un periodo relativamente extenso de vigencia, gracias a actualizaciones, mejoras técnicas y novedades introducidas constantemente por Blizzard, además de la expansión Reaper of Souls que insertó un nuevo acto a la historia. Dentro de unos días empezará a distribuirse un nuevo contenido llamado Rise of the Necromancerque añadirá la clase Nigromante, una de las favoritas de los fanáticos de Diablo II. El estudio nos ha permitido acceder a la beta cerrada enfocada en el personaje, y debemos decir que será una adición interesante y temible.

El Nigromante es una clase que usa invocaciones de esbirros o espíritus junto a poderes que manipulan el hueso o la sangre, todos ellos basados en la absorción de Esencia, la energía vital que poseen los demonios y que puede obtenerse al atacarlos con habilidades primarias; el paquete de posibilidades lo hace tremendamente agresivo, pues debe dedicarse a la búsqueda de enemigos para mantener una reserva de energía que le permita aplicar sus poderes de manera constante.

Además es muy flexible porque puede utilizar ataques enfocados de corta y larga distancia, ataques de área, maldiciones con diversos efectos, auto-sanación mediante la primaria “Syphon Blood” e invocación de criaturas. Este último apartado ofrece una gran cantidad de posibilidades para crear combos: por ejemplo, el “Golem Sangriento” invoca de manera pasiva una gigantesca monstruosidad que podemos explotar para generar cuerpos, algo que en conjunto con la “Explosión de Cadáveres” puede generar un tremendo daño expansivo, aún mayor si usamos “Nova Sangrienta” como habilidad secundaria.

El abanico de poderes que iremos desbloqueando permite crear un grupo de seguidores con diversa composición de forma que podemos enfocarnos en objetivos específicos mientras ellos se encargan de otras criaturas del infierno. Por ejemplo, invocar un ejército de esqueletos que nos escoltan y a la vez utilizar una resurrección de espíritus a modo de torretas provisionales o generadores de auras de decaimiento, esto dependiendo de las runas asignadas. Obviamente esto consumirá un montón de energía vital, así que debemos prepararnos para usar regularmente el ataque principal o equipar la habilidad “Devorar”, con la cual disolvemos los cadáveres cercanos para obtener una mayor cantidad de esencia.

La habilidad activa que menos disfrutamos al usar fue “Corpse Lance”, una punta de lanza generada con los cuerpos cercanos y que disparamos como si fuera un misil teledirigido a un blanco determinado. No se siente su impacto en batalla ni a manera visual ni en el sentido estricto de la generación de daño. Lo bueno es que tenemos suficientes opciones de valor para reemplazarla.

Concluimos que El Nigromante es un personaje divertido y versátil, se adapta fácilmente a diferentes estilos de juego premiando especialmente la agresividad y la estrategia para canalizar las fuerzas de ultratumba o crear combinaciones tan impactantes como letales, mostrando cómo las oscuras fuerzas de ultratumba pueden ayudar a salvar el mundo.

El paquete Rise of the Necromancer estará disponible para los usuarios de PC que cuenten con Diablo III y la expansión Reaper of Souls, y para los jugadores de Xbox One y PlayStation 4 con Diablo III Ultimate Evil Edition; su precio aún no ha sido publicado.

Comentarios