Juegos
0 comentarios

NieR: Automata – La reseña

Por el Miércoles 15 de Marzo de 2017
Sigue a GamerFocus en redes sociales:
 

Cuando alguien menciona PlatinumGames, lo más probable es que relaciones la desarrolladora japonesa con algunos de los juegos más frenéticos de la última década, tales como Vanquish o Metal Gear Rising. Sin embargo, es evidente que la especialidad de la compañía son los hack and slash. ¿Cómo no iban a serlo? Hideki Kamiya, cofundador de la empresa, prácticamente evolucionó el género (basado en beat ’em up) en 2001 con Devil May Cry. Tal hecho no implica que PlatinumGames haya permanecido en su zona de confort, ya que han brindado títulos tan únicos como Mad World y The Wonderful 101. Sin embargo, por difícil que sea de reconocer, la compañía últimamente no ha pasado por sus mejores años.

Después del lanzamiento de Bayonetta 2 (2014) —que recibió alabanzas por parte del público y la crítica especializada, pero no le fue tan bien comercialmente—, la empresa japonesa se encargó del desarrollo de tres juegos basados en licencias occidentales. Aunque entretenidos hack and slash, The Legend of Korra (2014), Transformers: Devastation (2015) y Teenage Mutant Ninja Turtles: Mutants in Manhattan (2016) fueron criticados por su corta duración y jugabilidad repetitiva. No obstante, todos estos títulos parecieron nimiedades cuando se dio a conocer que PlatinumGames desarrollaría Star Fox Zero (2016). Por desgracia, el juego terminó siendo el peor vendido de la franquicia, criticado principalmente por sus torpes controles.

¿Cómo era posible que una compañía reconocida por crear éxito crítico tras otro entregara títulos que fundamentalmente son la antítesis de lo que es PlatinumGames?

A pesar de las pésimas ventas de Nier (2010), Yoko Taro y Yosuke Saito —director del juego y productor en Square Enix, respectivamente— querían crear una secuela que fuera una mejor experiencia de acción. No obstante, Yuki Yokoyama —productor asistente del título— se rehusó por las mencionadas ventas. Por fortuna, tan solo bastaron tres años para que Nier ganara estatus de culto y eso motivó que Square Enix se acercará a Platinum Games para proponerle desarrollar la secuela. Tras acceder a la condición de que Yoko Taro retomara su rol como director, la producción de NieR: Automata comenzó en 2014. El objetivo final del equipo de ensueño era crear un título que fuera en todo aspecto superior, al mezclar la acción frenética de los juegos de PlatinumGames y el nivel de inmersión RPG como The Witcher III.

Si bien no llega al grado de la obra magna de CD Projekt RED, NieR: Automata es una mezcla casi perfecta de dos géneros tan dispares y una entrada digna de la compleja franquicia que comenzó en 2004 con Drakengard.

Resulta que tanto la saga de Drakengard como Nier están conectados por múltiples finales. Para ser más específicos, uno de los finales del juego original desemboca en el mundo en el que se ambienta Nier. Siguiendo esa misma estela, uno de los finales de este último resulta en el futuro que es NieR: Automata. No obstante, lo anterior no implica que sea necesario jugar los anteriores títulos para entender la historia.

¿Entonces en qué consiste la historia de NieR: Automata? Después de que la población de la humanidad fuera mermada por una terrible enfermedad, una raza alienígena llegó a la Tierra con la intención de conquistarla y desplegó máquinas para acabar con los pocos humanos restantes. Sin posibilidad de victoria, la humanidad huyó hacia la Luna, donde se creó YoRHa: una fuerza de combate compuesta enteramente de androides. Miles de años después del primer ataque extraterrestre, un escuadrón es enviado a la Tierra para apoyar a la Resistencia y así retomar el control del planeta. Sin embargo, tras un ataque de las máquinas, las unidades 2B y 9S son las únicas que sobreviven y dependerá de ellas acabar con los alienígenas.

Aunque la trama cuenta con interesantes puntos de giro que harán que los jugadores salten de su asiento, el fuerte de ésta es el constante cuestionamiento del concepto “humanidad”. Desde el principio de NieR: Automata se hace explícito que nuestros protagonistas y antagonistas no son humanos. No obstante, incluso si es parte de su programación, poseen características tan humanas que algunas veces se olvidará que son máquinas. Esto se ve reforzado por la ausencia de personajes humanos y el deseo de comprender a la humanidad de los antagonistas.

Tal como se señaló en nuestras primeras impresiones de la demo, los que hayan jugado Bayonetta se familiarizarán rápidamente con las mecánicas de combate básicas. Sin embargo, NieR: Automata cuenta con suficientes novedades como para no sentirse como un clon. Por un lado, 2B cuenta con la posibilidad de equiparse con dos pares de armas, que se clasifican en cuatro tipos: espadas, espadones, lanzas y manoplas. Sin importar cómo estén equipadas, los combos de un arma pueden interrumpirse para pasar a otra. Sin embargo, cuando se intercalan las armas de un conjunto en medio de un combo, 2B realizará una animación que —dependiendo de las armas equipadas— tendrá diferentes usos en combate.

Además de las aplicaciones de las animaciones de transición, cada arma contará con estadísticas específicas y efectos secundarios que las diferenciarán en combate incluso si pertenecen a la misma categoría. Por fortuna, todas armas pueden mejorarse si se consiguen los materiales y el dinero necesarios. Como si eso no fuera suficiente, al mejorar un arma se desbloquea parte de su historia. Esto no solo sirve como incentivo adicional para explorar el mundo abierto, sino que complementa la historia al crear nuevas mitologías que ayudan a que el mundo de NieR: Automata se sienta más real.

Pero como se mencionó, hay otras variables que ayudan a que el sistema de combate no se sienta repetitivo. Además de poder intercalarse entre distintas armas, 2B tiene acceso a un giro evasivo y un robot acompañante que servirá para atacar a distancia. Por un lado, la protagonista podrá esquivar ataques en el último momento para ganar un momento de invencibilidad y así contraatacar. Esta última mecánica le agrega más profundidad al combate, ya que cada tipo de arma tiene una animación de contraataque con aplicaciones específicas. Por otro lado, el robot acompañante tendrá una mira fija a la hora de disparar y podrá equiparse con diferentes chips que le otorgarán nuevas habilidades, tales como escudos y lanzas de energía.

Si jugaste la demo de NieR: Automata, recordarás que múltiples secciones dejan de lado la cámara en tercera persona ubicada detrás de la protagonista para adoptar una cámara horizontal al mejor estilo del subgénero ‘Metroidvania’. Al eliminar la profundidad de los escenarios, estos segmentos se centran más en la exploración y en la acción de plataformas. Por otro lado, habrá partes en las que la cámara se ubicará encima de 2B. Aunque en las secciones ‘Metroidvania’ también se le permite al jugador controlar la dirección de los disparos, son en estos segmentos en los que los enemigos tratarán de someter a la protagonista llenando la pantalla de proyectiles. Mientras que algunos de estos podrán destruirse con proyectiles propios, otros tendrán que esquivarse.

La ausencia de un contador y el énfasis que se les da a las mecánicas evasivas demuestra que la realización de combos no es la prioridad en el combate. A diferencia de anteriores títulos de PlatinumGames, el objetivo consiste en acabar al enemigo de la forma más efectiva posible. Al final del día, NieR: Automata es un JRPG y como tal hay una gran cantidad de enemigos con un nivel muy superior al de 2B. Por supuesto, eso puede solucionarse acabando otros enemigos para que la protagonista suba de nivel.

Los materiales para mejorar las armas solo pueden conseguirse explorando el mundo abierto, que está compuesto de diferentes escenarios conectados entre sí. Aunque los enemigos y protagonistas lucen bien, las zonas de NieR: Automata son sin lugar a dudas la parte más bella a nivel visual. No solo son variadas, sino que están debidamente renderizadas y la iluminación que las acompaña contribuye a que el jugador se sumerja en el mundo postapocalíptico. A medida que avance la trama, 2B podrá acceder a zonas inicialmente bloqueadas para recolectar materiales raros y se habilitará una función de viaje rápido.

Además de los materiales, los jugadores podrán encontrar los cadáveres de otros jugadores y chips para mejorar a 2B, elementos que constituyen el núcleo del ‘Sistema Relicario’. Claramente inspirado en la franquicia de Dark Souls, este consiste en la pérdida de los chips equipados al morir. Los jugadores podrán volver al último lugar donde fallecieron para recuperar sus pertenencias o morir nuevamente en el intento y perderlas definitivamente. En el caso de que pase esto último, se pueden conseguir chips destruyendo enemigos o revisando los cuerpos de otros jugadores. Al hacer esto, 2B recuperará gran parte de su salud y podrá tomar una de dos decisiones: Recuperar, que otorgará al jugador tres items aleatorios; Y Reparar, que permitirá que el cadáver luche al lado del jugador por un tiempo limitado.

NieR: Automata

Aunque no son necesarios para superar el juego, los chips otorgan una mayor profundidad al combate. Esto se debe a que 2B tiene una memoria limitada, por lo cual tendrá que escoger con cuidado entre cuatro tipos de chips: Sistema, Ataque, Defensa y Apoyo. Dependiendo de la preferencia del jugador, se puede optar por una configuración que beneficie el atacar de forma agresiva o un estilo de pelea más metódico.

Por desgracia, el juego no está libre de fallas. Aunque los elementos de acción y RPG se combinan armoniosamente, peca de no correr constantemente a 60 fps en la versión para PlayStation 4. Durante la mayoría de las peleas contra decenas de enemigos es evidente la caída del framerate. Si bien no alcanza a arruinar las secciones de combate, invita a preguntar por qué no dejaron que el juego corriera a 30 fps constantes para entregar una experiencia más pulida.

NieR: Automata no solo es un juego que deben poseer todos los amantes de los hack and slash y/o JRPG, sino una muestra del verdadero talento de PlatinumGames. Con una increíble historia, frenético sistema de combate y memorable presentación —tanto visual como sonora—, ya tenemos un candidato a mejor juego del 2017. Por supuesto, no se pueden olvidar los múltiples finales, que incentivan la rejugabilidad de una forma que Square Enix sabe hacerlo.

Reseña hecha con una copia digital de NieR: Automata brindada por Square Enix Latinoamérica.

Calificación de GAMERFOCUS
 
General
9.0

Puntuación final
9.0

Pasa el mouse y califica
Calificación de Usuarios
 
General
9.7

Puntuación de los usuarios
2 calificaciones
9.7

Ya has calificado esta reseña

Comentarios