Juegos
0 comentarios

RUINER – La reseña

Por el Martes 7 de Noviembre de 2017
Sigue a GamerFocus en redes sociales:
 

RUINER no fue el único título presentado durante la conferencia de Devolver Digital en E3 2017, pero sin duda fue uno de los más llamativos. Creado por Reikon Games, estudio conformado por veteranos que trabajaron en Dying Light y los primeros dos juegos de The Witcher, este título independiente estuvo en desarrollo desde principios del 2015. Sin embargo, no fue anunciado hasta abril del año siguiente. Y a pesar del pequeño tamaño de la compañía, esta decidió desarrollar su primer juego en el Unreal Engine 4 para entregar un indie visualmente espectacular.

¿Pero en qué cosiste el juego? RUINER es fundamentalmente un shoot ’em up isométrico, subgénero popularizado por títulos como Zaxxon (1982). Por supuesto, ya que no estamos en los ochentas, la desarrolladora independiente introdujo unas cuantas mecánicas características de RPG para permitir diferentes estilos de juego e incentivar la rejugabilidad. No obstante, será necesario desglosar uno por uno los diferentes aspectos de su jugabilidad para determinar si el primer título de Raikon Games está destinado a convertirse en un indie de culto.

Nuestro personaje —el cual podrá moverse con las teclas WASD y controlar la dirección en la que está mirando por medio del ratón, por lo menos en la versión para Steam— comenzará con un puñado de habilidades básicas. Estas consisten en un ataque a corto alcance, el cual podrá cargarse; uno de larga distancia, por medio de un arma de fuego; un campo de fuerza, que consume energía y se mantendrá activo siempre y cuando no se ataque; y un impulso, el cual permite esquivar y pasar a través de los proyectiles enemigos. La primera hora de juego está dirigida a familiarizar al jugador con estas habilidades, las cuales pueden combinarse de múltiples maneras para limpiar las habitaciones de enemigos. Sin embargo, tal como se mencionó, este conjunto inicial solo es una de las muchas opciones en materia de jugabilidad.

Una vez el protagonista llega a Rengkok Sur, sus habilidades se reiniciarán y dependerá del jugador el equiparlo con las más apropiadas para determinados enfrentamientos. Lo anterior se debe en buena medida a que los puntos de experiencia pueden redistribuirse en cualquier momento a lo largo del árbol de habilidades. Aunque esta libertad en materia de jugabilidad es una implementación bienvenida, ya que incentiva la experimentación y la rejugabilidad, termina siendo opacada por dos mecánicas de juego ya mencionadas: el ataque a corto alcance y el impulso.

RUINER

¿Por qué estas dos habilidades terminan afectando negativamente al título? Primero que todo, cabe aclarar que RUINER es un juego difícil. Esta decisión de diseño es justificada al dar al jugador una pequeña, pero efectiva lista de habilidades defensivas, evasivas y ofensivas. En lo que respecta a estas últimas, la gran cantidad de armas de fuego disponibles —revólveres, escopetas, lanzallamas y muchas otras más— impulsa a acabar con los enemigos desde lejos. Sin embargo, la correcta utilización de estas armas requiere de destreza motriz y esto probará ser la causa de muchas muertes a lo largo de RUINER. ¿Qué hacer entonces? Pues inclinarse por la otra opción ofensiva: el ataque cuerpo a cuerpo.

Por sí solo, el ataque cuerpo a cuerpo únicamente destaca por su alto índice de daño. No obstante, el combinarlo con el impulso —el cual puede utilizarse múltiples veces seguidas y tan solo requiere un par de segundos para recargarse completamente— da como resultado una receta para la victoria en la mayoría de los combates. A menos de que los jugadores busquen sacar todos los logros, el moverse velozmente alrededor de los enemigos y golpearlos hasta que caigan probará ser una estrategia imparable en la mayoría de los casos. Y en el caso específico de su servidor, la suma de una habilidad que permite recuperar vida a cambio de energía tan solo sirvió para hacer del juego una experiencia más monótona.

A pesar de que muchas de las habilidades que pueden conseguirse a lo largo de la aventura terminan pasando desapercibidas debido a su poca utilidad frente a las que son introducidas al jugador en la primera hora de juego, lo anterior no implica que no sean útiles y/o divertidas. Al fin y al cabo, posibilitan diferentes estilos de juego y permiten que RUINER se consolide como una bocanada de aire fresco en un subgénero un tanto abandonado. Como si lo anterior no fuera suficiente, su frenético sistema de combate, propicio sistema de guardado y veloces tiempos de carga lo convierten en una experiencia adictiva. Simplemente es una lástima las pocas ocasiones en las que obliga a cambiar el estilo de juego, sobre todo al tener en cuenta todas las mecánicas ofensivas, defensivas y evasivas que ofrece.

Hace poco se mencionó que el jugador puede equiparse diferentes habilidades por medio de la reinversión de puntos de experiencia. Estos se consiguen por medio de Karma, la cual sirve como moneda —por lo menos dentro de la narrativa y mitología de RUINER— y como experiencia dentro del juego. Esta puede conseguirse de tres formas: acabando con enemigos, abriendo cofres repartidos en los niveles, machacando armas al final de los enfrentamientos y cumpliendo misiones. Estas últimas pueden aceptarse al hablar con los pintorescos NPC que habitan Rengkok Sur y contribuyen a la rejugabilidad, ya que muchas implican la repetición de niveles. El subir de nivel concede puntos que pueden invertirse para equipar diferentes habilidades e incluso desbloquear nuevas destrezas. Este es otro aspecto de RUINER que incentiva la rejugabilidad.

RUINER

¿Qué hay de la historia y la presentación? En cuanto a la primera, no se revelará mucho para evitar caer en spoilers. Por desgracia, es necesario confesar que la trama de RUINER es la típica de cualquier historia cyberpunk y puede resultar un tanto pretenciosa. Aun peor, el punto de giro puede resultar un tanto predecible a causa de la corta duración del juego. Sin embargo, está bien implementado dentro de la historia. Afortunadamente, lo anterior es compensado en cierta medida por la presentación visual y sonora. Mientras que la primera se caracteriza por el fuerte contraste entre el color rojo y negro, además del diseño del protagonista y algunos personajes secundarios, la segunda destaca por la utilización de ritmos industriales y techno, los cuales complementan perfectamente los frenéticos combates.

RUINER es un título entretenido, pero no es ni la mitad de lo que podría llegar a ser. Esto no solo se debe a ciertas mecánicas de juego desbalanceadas, las cuales merman recurrentemente la opciones del jugador en lo que respecta a estilos de juego, sino a una mitología subdesarrollada a causa de la corta duración del título. A pesar de esas falencias, el primer juego de Reikon Games destaca sobre muchos títulos AAA por su presentación. Si bien no está fundamentalmente roto en materia de jugabilidad —de hecho, puede ser bastante adictivo—, un reajuste de la misma y una mejor construcción del mundo futurista hubiera servido para hacer de RUINER un indie imprescindible.

Reseña hecha con copia digital de RUINER provista por Devolver Digital.

Calificación de GAMERFOCUS
 
General
7.7

Puntuación final
7.7

Pasa el mouse y califica
Calificación de Usuarios
 
General

Puntuación de los usuarios

Ya has calificado esta reseña

Comentarios