Síguenos

Juegos

Spelunker Party! – La reseña

El clásico inmisericorde cobra nueva vida, un poco más generoso y cooperativo, pero no por ello menos despiadado.

Publicado

en

Desarrollado por MicroGraphicImage y originalmente lanzado para los computadores Atari 8-bit en 1983, Spelunker fue posteriormente adaptado por Brøderbund para Commodore 64 y en 1985 al japonés Famicom, llegando dos años después a NES en occidente (además de arcade y MSX). Fue un juego especialmente caracterizado por gozar del declarado protagonista más débil de la historia, así como de unas mecánicas fácilmente irritantes acompañadas de innumerables muertes por escenario.

Una cosa es que un título ofrezca reto decente cuya única limitante es la habilidad del jugador, pero otra es que el reto surja a raíz de un diseño frustrante intencionalmente construido para instigar la ira de los usuarios, algo ciertamente sádico. En Spelunker, caer de una muy pequeña altura desde una cuerda o plataforma, tan solo unos centímetros arriba de ‘lo normal’, significa la muerte. Recibir algo de guano de murciélago en la cabeza, aunque nada agradable, absurdamente mortífero. Los restos de una bengala utilizada para ahuyentar dichos murciélagos, incineración automática para el espeleólogo. Algo de vapor, hasta la vista.

Existe cualquier cantidad de formas realmente estúpidas en las que el jugador puede perder vidas al interior de las cuevas en la serie Spelunker, que no tienen nada que ver con los peligros naturales de la espeleología o caza de tesoros. Este masoquismo, lejos de alejar a algunos, ha hecho que otros lo consideren un clásico de culto. Aun cuando otro juego de Brøderbund como Lode Runner siguiera una premisa similar pero mucho mejor ejecutada. O aquel homenaje indie de 2008 con su propia personalidad, el buen Spelunky.

Tras unas cuantas secuelas y revisiones modernas para la anterior generación, la serie volvió en 2015 con Spelunker World de la mano de Tozai Games y publicado por Square Enix, pero solo para PlayStation 4 y PS Vita en un modelo free-to-play que sería descartado para la última edición conocida como Spelunker Party!, tanto para PC (Steam) como Nintendo Switch.

Spelunker Party! es efectivamente el relanzamiento de Spelunker World pero en una versión definitiva sin micropagos, con todos los 100 niveles originales así como otros adicionales y el multijugador cooperativo (reducido de seis a cuatro jugadores máximo), que permite pantalla dividida en modalidad local offline.

El mundo de juego, sin embargo, ha sido rediseñado y separado en cinco áreas; igual con el menú principal que ahora ofrece una especie de lobby donde se puede acceder al catálogo del equipo obtenido, la tienda interna del juego, y un modo especial de búsqueda (automática) de objetos o tesoros para los caninos que reclutamos en el camino. Fragmentos de piedras litográficas, que otorgan también equipo adicional una vez formada la imagen del objeto correspondiente, han sido designados a niveles específicos en lugar de aleatorios, mientras que las vidas se extendieron de tres a cinco.

Volviendo a tomar el papel del clásico Spelunker (protagonista hombre), así como Spelunkette (protagonista mujer) y los desbloqueables ‘Dark Spelunker’ y la hermana de Spelunkette, los jugadores pueden lanzarse a la travesía minera ya sea solos o en modalidad cooperativa, online o local. Por supuesto, y como bien reza el dicho de Hyrule, es peligroso ir solo, pero viajar acompañado no es que facilite la situación, aunque si la hace más divertida dadas las irrisorias y ocasionalmente incomprensibles muertes.

Nunca terminaremos de comprender cómo hacen Spelunker y sus colegas para no fallecer cayéndose de la cama o bajándose de un auto, en su vida cotidiana fuera de las cavernas.

Y es que la infame dificultad en el ancestro de Spelunker Party! (que a pesar de su nombre no tiene nada que ver con minijuegos), vuelve a estar presente en esta última entrega, pero con una progresiva curva de aprendizaje, que en cierta forma la justifica. Mientras en el título de NES bastaba iniciar para morir por un minúsculo error de cálculo en los saltos, en la moderna y visualmente atractiva versión comenzamos con niveles excesivamente fáciles, que con el pasar de los mismos van introduciendo secciones inesperadas y obstáculos para conseguir los tesoros que elevan el puntaje final. Por cada puntaje se pueden obtener una, dos, tres o cero estrellas según el desempeño, por lo que no es simplemente buscar las llaves multicolor que abren paso y terminar un nivel, sino explorar cada rincón.

Plataformas, ascensores, cuerdas, vagonetas mineras, estaciones de oxígeno, todos aquellos elementos de juego originales se encuentran presentes en su forma modernizada, así como la música remasterizada. Del mismo modo, no solo nuestros propios e inocentes saltos son los mayores enemigos, sino que estalactitas, pozos, murciélagos, serpientes y arañas repiten antagonismo como causantes de muerte directa. Hay rocas que podremos explotar con bombas y bengalas para los murciélagos, pero el elemento principal a tener en cuenta es el oxígeno (el cual se puede recuperar en las estaciones checkpoint repartidas), que hace las veces de energía y temporizador.

Por supuesto al hablar de Spelunker, tenemos también el regreso de los fantasmas, nada tímidos como los del mundo de Mario y compañía. Estos pueden atravesar muros y superficies, causando muerte al contacto directo con el jugador como por variar, pero pueden ser repelidos con una pistola que expulsa el mismo preciado oxígeno que nos mantiene con vida bajo tierra. A veces encontraremos fantasmas de enorme tamaño que en realidad son la unión de varios de ellos, los cuales consumen una buena cantidad de oxígeno para derrotar.

Acostúmbrate a esta pantalla en niveles más avanzados.

El diseño de los niveles es realmente simple pero justo lo que el juego requiere para incrementar la dificultad conforme se avanza en la exploración, con una presentación limpia y musicalmente ambientada acorde con el ritmo de los escenarios. Los personajes podrían parecer demasiado infantiles para el tipo de juego en el que nos adentramos, pero en vista de quererlo ofrecer como un producto más familiar enfocado en la colaboración y no la competencia, no se les puede culpar. Eso sí, al recorrer Spelunker Party! en modo solitario encontraremos secciones que requieren la ayuda de por lo menos otro jugador para obtener ciertos tesoros, lo cual no deja de ser una limitante que obliga a utilizar el modo cooperativo, cuyos servidores en el online pueden tardar un rato considerable ubicando participantes.

Algo para destacar a favor de la fiesta minera es que al superar más niveles y desbloquear fragmentos de piedras litográficas, podremos obtener y equipar a los personajes con diferentes cascos, gorros y atuendos que poseen beneficios adicionales, como protección al guano, a las rocas gigantes, el fuego, el vapor, las arañas y serpientes, entre otros. Estas protecciones que salvan vidas son limitadas por nivel, pero claramente una ayuda invaluable. Todos los elementos del equipo los podremos mejorar con oro y subirán de nivel cada vez que se porten, al igual que los perros de compañía.

No hace falta aprender complicados comandos de juego para disfrutar genuinamente la experiencia de Spelunker Party!, solo disposición y constancia, pues la cooperación es opcional. Detrás de su inocente apariencia yace una porción del espíritu del original Spelunker, y eso solo puede significar alegría para unos, o el terror para otros. Es seguro que la posible frustración provenga de un diseño arcaico que a veces se deja ver en las absurdas muertes por saltos bajos, aunque la variada ramificación de rutas disponibles al escoger niveles y el equipo personalizable para los personajes, son una bienvenida que atenúan las injusticias subterráneas, pero que no evitan gritarle de vez en cuando a la pantalla.

Reseña hecha con una copia digital de Spelunker Party! para PC (Steam) brindada por Square Enix Latinoamérica.

Sigue leyendo
Click para comentar

Deja tu comentario

Juegos

Starcraft II: México participará en las finales del Nation Wars V

La competencia se llevará a cabo en París durante el fin de semana y tendrá a varios de los mejores jugadores del mundo representado a sus países en formato de equipo.

Publicado

en

El próximo domingo 22 de abril se llevarán a cabo las finales del Nation Wars V, torneo de Starcraft II organizado por O’gaming.tv y respaldado por Blizzard Entertainment donde varios equipos representaron a sus respectivos países en eliminatorias en línea. Uno de ellos es México, que será el único conjunto latinoamericano en la fase definitiva de la competencia a disputarse de manera presencial en París, Francia.

El conjunto elegido por votación de la comunidad está conformado por Juan Carlos “SpeCial” Tena, Pablo “Cham” Blanco y Jaime “JimRising” Durán; quienes han tenido un gran desempeño durante Nation Wars V: “SpeCial” venció sin ayuda y de manera sorpresiva al equipo de Corea del Sur y “Cham” fue el responsable de la victoria en la ronda de 8 sobre los representantes de Brasil. Siendo así, los semifinalistas del torneo son México, Holanda, Corea del Sur y Finlandia.

La transmisión del Nation Wars V de Starcraft II podrá seguirse en la página oficial del evento y en el canal de Twitch de O’GamingSi quieres ver todas las partidas tendrás que levantarte temprano ya que iniciarán a las 10 AM hora de París (3 AM hora de México). Estaremos pendientes de los resultados del equipo mexicano y de la confirmación del país campeón.

Fuente: Comunicado de prensa Blizzard Latinoamérica

Sigue leyendo

Juegos

El gran escape, sigilo antes del género y la importancia de experimentar

Sea por barreras mentales o falta de diversidad jugable, siempre llega un punto en que es necesario huir.

Publicado

en

Los videojuegos son solo un medio para entregar una experiencia, usada por las personas para escapar de la realidad. Algunas veces jugamos únicamente por la experiencia en sí, pero como decía el diseñador de juegos James Earnest, una gran mayoría de las personas juegan por simple entretenimiento, no como un reto. Juegan para escapar, no para comprometerse con más responsabilidades. Para Earnest, el punto de apostar (para los apostadores) no es ganar, sino jugar.

Se puede decir que esto aplica también a los videojuegos, aunque muchas veces como jugadores nos indignemos porque sean clasificados entre juegos de azar.

Según Richard Garfield, creador del popular juego de cartas Magic: The Gathering, la mejor forma de entender los juegos que no te gustan es jugarlos con gente apasionada por ellos. Eso también es un teórico escape, por lo menos de la zona de confort del entretenimiento. Intenta jugar aquello que no tocarías de manera voluntaria con gente a la que si le guste y podrías comenzar a tomarle aprecio, esto porque cada uno experimenta los juegos de manera diferente, pero la experiencia conjunta genera un resultado más ameno.

Jesse Schell, en su libro The Art of Game Design, afirma que al final del día el trabajo de un diseñador de juegos es entregar una experiencia, y como los videojuegos son solo un medio para entregar tal experiencia, cada jugador los experimenta de manera única y excepcional. Una realmente difícil de compartir con palabras, incluso cuando tienes que escribir sobre ellos de manera profesional para un medio. Es imposible transmitir en letras todas y cada una de las sensaciones generadas por un juego, pues hasta el contexto que rodea la vida del jugador influye.

Escapando de lo convencional

El computador MSX2 (exclusivo para el mercado japonés y europeo) había tenido la fortuna de presentar el título Metal Gear en 1987, que debido a las limitaciones de la máquina renunciaba a la acción y plataformas de moda a favor de un sistema de sigilo. Género cuya inspiración para el diseñador Hideo Kojima fue el juego The Great Escape (1986) de la difunta Denton Designs para ZX Spectrum (entre otras), inspirado en la película clásica de 1963 protagonizada por Steve McQueen, James Garner y Richard Attenborough.

Este filme de guerra ambientado en plena Segunda Guerra Mundial narraba el escape de unos prisioneros británicos de un campo de concentración alemán, a su vez basado en el libro homónimo de 1950 escrito por Paul Brickhill. Un recuento de la vida real sobre el escape masivo de prisioneros de guerra en Sagan (ahora Żagań, Polonia) durante la Alemania Nazi.

El año es 1942 y el mundo está en guerra por segunda ocasión, al ser capturado en un altamente custodiado campo de prisioneros, tu único objetivo es escapar, ciertamente una novedad en materia de videojuegos. Pero no era una tarea fácil, pues requería una cuidadosa planeación y mucha paciencia, culminando en una hábil y recursiva implementación. Esas serían las bases del género del sigilo.

Estando en el campo eras vigilado de cerca por los guardias, pero mientras seguías la rutina diaria podías escabullirte momentáneamente para recolectar herramientas y materiales necesarios, que servirían para construir la elegida ruta de escape. El mundo de juego al interior de la prisión era desplegado en un 2.5D isométrico, con el personaje del jugador iniciando cada día en su cama. La rutina diaria incluía un llamado de lista, ejercicio, comidas y hora de dormir.

Todos los otros prisioneros o personajes no jugables seguían esta rutina también, y si el jugador no controlaba a su personaje por un corto periodo de tiempo, aquel se unía igualmente a la rutina de manera automática. Los soldados patrulleros del campo podían atacar al jugador si lo veían fuera de dicha rutina, pero aquellos guardias solo detectaban a los prisioneros en su línea de visión.

En la parte inferior de la pantalla podías ver una campana de alarma, cuando sonaba denotaba el inicio de las comidas, llamados a lista, etc. Un mensaje también podía ser desplegado con información relevante para el plan de escape. Podías asegurar algunos puntos e incrementar la moral al descubrir objetos, usarlos y escapar, por supuesto. Cada una de estas actividades incrementaban el puntaje, pues al no poder eliminar enemigos y con la única opción del sigilo, las convenciones sobre lo que era ganar en un videojuego habían cambiado.

Cuando un potencial escape era descubierto, la alarma sonaba continuamente como una señal para los guardias de que un intento de fuga se encontraba en progreso. También podías recibir un “boletín de noticias” durante el juego que resultaba vital para la supervivencia. Mientras todo estuviera bien, una bandera de moral color verde era vista en lo alto de la parte izquierda de la pantalla. Pero al aventurarse fuera de los límites y la rutina dicha bandera se tornaba roja en modo de alerta, lo cual significaba que eras propenso a un arresto con visita al calabozo. El protagonista no podía morir, pero una moral por el piso era el fin.

Es difícil encontrar testimonios de jugadores que en su momento lograran escapar del campo de concentración, dada la poca dirección y pistas entregadas en materia jugable. Pero básicamente, todo lo que aplicaría Metal Gear con elementos renovados estaba allí en The Great Escape. Ciertamente, un título con el que muchos se liberaron de las creencias sobre lo que tenía que ser un juego, resaltando la experiencia por encima del concepto tradicional.

Sigue leyendo

Juegos

Monster Hunter World: participen de “El cerco de Kulve Taroth”

En esto consiste el actual evento de Monster Hunter World. ¡No olviden participar en esta emocionante cacería!

Publicado

en

Con más de 7 millones de copias vendidas, no cabe la menor duda de que Monster Hunter World es un éxito absoluto. La que alguna vez fue una franquicia de culto para una comunidad pequeña, pero muy dedicada de jugadores, se ha convertido en el más grande éxito de Capcom.

Pero juegos multijugador como este, basados en conseguir mejor equipo para los personajes, tienen una fecha de caducidad. ¿Qué pasa cuando los jugadores han jugado ya todas las misiones y conocen todo su contenido? Monster Hunter World, al igual que los MMO, dependen de mantener una base de jugadores activa e involucrada. La única forma de mantener a la gente jugando es con nuevos contenidos. Por fortuna, el equipo de desarrollo ha hecho un trabajo estelar en este aspecto, prometiendo al menos un año de contenidos gratuitos. 

Dos meses después de su lanzamiento, Capcom agregó un monstruo clásico al juego para tener a los aficionados ocupados. Luego organizó un evento de varias semanas, “Festival de primavera”, que agregó nuevas armaduras y elementos al juego. Justo un día antes de que este terminara se anunció otro evento más: “El cerco de Kulve Taroth”.

Kulve Taroth es un Dragón Antiguo nunca antes visto en Monster Hunter. Es una enorme criatura cubierta por una armadura de oro que ronda una nueva zona llamada “El Dorado”. Durante dos semanas tendremos la posibilidad de intentar cazarlo, pero no debemos intentar hacerlo solos, ni siquiera con un grupo estándar de cuatro jugadores. Si queremos enfrentar a esta bestia debemos recurrir a 16 jugadores, el máximo permitido por una sesión de juego.

“Cerco” es un nuevo modo de juego en que todos los jugadores de la sesión colaboran para lograr la meta. En este caso, sería romper los cuernos de Kulve Taroth. Aunque la cacería se sigue dando en grupos de cuatro, todas las acciones llevadas a cabo por un grupo benefician a los demás. Recoger rastros de la criatura, romper partes de su cuerpo o llevarla a nuevas zonas del mapa acumulan puntos que alargan el tiempo de la cacería. Incluso si se fracasa, los puntos se mantienen para que el siguiente intento dentro de la misma sesión sea más fácil. No es imposible que un grupo pequeño de cazadores o incluso solo uno lo logren, pero sería una hazaña que tomaría varias horas.

Monster Hunter World

Kulve Taroth tampoco es una adversaria sencilla. En la primera fase estaremos en un escenario laberíntico en que se pueden usar cañones para debilitarla. Si bien casi no ataca, el reto está en no perder su rastro en la complicada cueva. Luego hay que llevarla a un área más abierta, donde atacará sin piedad. Sus garras y cuernos son dañinos, pero no tanto como su aliento de fuego, el cual puede drenar toda nuestra vida.

Tras hacerle daño suficiente, la seguiremos a una zona volcánica donde se vuelve aún más peligrosa y el terreno se pone en nuestra contra. Si logramos romper por completo su armadura, la llevaremos a la última fase del combate. En esta, sus ataques son tan mortíferos que uno solo de ellos puede matarnos si no tenemos una buena armadura.

Pero las recompensas valen la pena el esfuerzo. Las armaduras que podemos forjar con sus partes son de alto nivel y tienen habilidades muy útiles. También hay una armadura para nuestro Palico.

Pero lo mejor de todo es que al final de cada cerco podemos obtener montones de Reliquias. Estas son rediseños dorados de armas, pero con características asignadas al azar. De esta forma, pueden resultar incluso mejores que las que podemos forjar en el juego principal.

Esta misión también es una gran estrategia de Capcom para animar a los jugadores a usar algunos elementos de Monster Hunter World que se encontraban subutilizados. A pesar de lo útiles que son el buscador de sesiones y el área social, la gran mayoría de jugadores simplemente las ignoran. Unirse al Cerco obliga a los jugadores a buscar una sesión que esté participando, ir al área social, coordinar las cacerías e involucrarse en escuadrones. Es un gran tutorial para estos sistemas y esperemos que una vez termine el evento más jugadores se animen a usarlos.

El Cerco de Kulve Taroth solo estará disponible desde el 19 de abril hasta el 4 de mayo y solo pueden participar cazadores de nivel 16 o superior. Muy probablemente Capcom lo traerá de nuevo en un futuro, pero por ahora aprovechen para participar de este divertido y emocionante evento junto a toda la gran comunidad de Monster Hunter.

Sigue leyendo

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS