Juegos
0 comentarios

Super Mario Odyssey: la mejor demostración técnica de Nintendo Switch

Por el Viernes 20 de Octubre de 2017
Sigue a GamerFocus en redes sociales:
 

El próximo lanzamiento estrella de la compañía será el primer título en demostrar el potencial y las capacidades de la consola híbrida.

Nadie puede negar el éxito de Nintendo Switch a tan solo un año de su primer anuncio oficial. Navidad será una época bastante compleja para la compañía debido a la fuerte demanda del sistema, pero esto no aleja la realidad que muchos de sus juegos no han aprovechado el hardware como se debería. The Legend of Zelda: Breath of the Wind suele subirse a lo más alto del catálogo actual, pero un inconsistente framerate en el juego de lanzamiento, y el hecho de que es un título originalmente diseñado para y disponible en Wii U, no le permiten volar más alto a nivel técnico.

Por otra parte, juegos multiplataforma de desarrolladores terceros reciben una rebaja de calidad para poder ser ejecutados en Switch, del calibre de NBA 2K18 o Doom, de 1080p a 720p, 60fps a 30fps (nivel mayor en PS4 y Xbox One).

Entonces tenemos Super Mario Odyssey, brillante, colorido, hiperactivo, al magno estado de un juego en PC gráfica y jugablemente. La última aventura de Mario para rescatar a la futura señora Bowser, no podría ser más completa técnicamente hablando: alta resolución en sombras, movimiento de agua, iluminación, texturas limpias, abundancia de efectos alfa, desplazamiento de partículas. Todo muy por arriba de Super Mario Galaxy o Super Mario 3D World.

Con el juego en sus manos, Digital Foundry se dio a la tarea de resaltar cada uno de los efectos gráficos en Super Mario Odyssey y las diferencias que los jugadores encontrarán en sus modalidades portable y casera, es decir en su estación ‘Dock’ con la consola conectada al televisor. La resolución de renderizado es el punto más notable, corriendo a 720p en modo portable y 900p en el televisor. El 60% de incrementación de pixeles brinda a la contraparte casera una ventaja bastante alta, con la más alta resolución en un juego principal de Mario hasta la fecha.

Las concesiones de Nintendo para lograr ejecutar Odyssey en el modo portable de Switch sin sacrificio jugable fue reducir la resolución a 640x720p. Así mismo, la iluminación rebajada puede causar personajes con bordes algo borrosos. Las distancias de dibujado también se ven afectadas, así como la geometría de niveles y las sombras de los enemigos.

Aún con todos sus compromisos, Super Mario Odyssey corre a unos suaves 60fps en modo portátil tanto en el juego como en sus escenas animadas de historia. El modo fotográfico se acomoda a 30fps para incrementar su nivel de detalles, mejora de texturas y filtrado, al igual que anti-aliasing. Todo lo necesario para no afectar drásticamente una jugabilidad de por sí, finamente pulida.

Comentarios