Juegos
0 comentarios

Uncharted 4: A Thief’s End – La reseña

Por el Viernes 13 de Mayo de 2016
Sigue a GamerFocus en redes sociales:
 

Una de mis franquicias preferidas en PlayStation 3 fue Uncharted, del primer al tercer título disfruté de las aventuras de Nathan Drake, de la sensación de descubrimiento e “impresión” que había detrás de cada misterio resuelto y, por supuesto, de la emoción que evocaba cada secuencia de acción.

Cuando Uncharted 3 cerró el arco de Drake estaba contento y por ello me sorprendió ver cuando Naughty Dog anunció una cuarta entrega. Es complejo describirlo, pero no creo haber sido el único con sentimientos encontrados al saber esto, no solo porque técnicamente el cuarto título de la saga era innecesario, rompiendo así la regla invisible para el estudio de centrarse en trilogías, sino porque “la historia no daba para más”.

Y aun así, ya estaba a la expectativa. Vamos, es Naughty Dog. Quizá Uncharted 3 no fue el GOTY que todos esperaban como la segunda iteración, pero igual fue un título con una gran historia, fantástico ‘gameplay’ y momentos intensos que tienen el sello del estudio por el despliegue visual y narrativo.

Ahora, después de unos ligeros retrasos, llegó Uncharted 4: A Thief’s End. Un juego que no solo desafía mi criterio como crítico, sino que supone también una reapertura y cierre para una de las franquicias más importantes de Sony y Naughty Dog.

Uncharted 4: A Thief’s End toma lugar tiempo después del tercer título de la franquicia, presentándonos así la ahora calmada vida de Nathan Drake junto a su esposa Elena Fisher. En vez de disparos, la cotidianidad de nuestro héroe es su trabajo de oficina que de vez en cuando lo puede llevar a una pequeña aventura, sin embargo, la monotonía de su rutina lo lleva a recordar sus mayores descubrimientos.

Uncharted 4 (1)

Aun así, los eventos de la trilogía original son su pasado y eso ya no importa. No obstante, un fantasma del pasado aparece frente a él, su hermano, Samuel Drake. Con su llegada arriban problemas y una nueva misión, encontrar el tesoro del legendario pirata Henry Avery, botín que servirá para comprar la libertad de su familiar más cercano que, en teoría, debía estar muerto.

Aunque se puede decir que la historia gira en torno a Nathan y Sam dado su mayor tiempo en pantalla, lo interesante de Uncharted 4: A Thief’s End es la forma en que se desarrolla la relación entre estos dos personajes y Elena, haciendo así que la interacción de este trío sea el centro narrativo de inicio a fin.

No me cabe duda que hay cierta influencia proveniente de The Last of Us, pues no solo se da más peso a las conversaciones entre personajes, sino que por primera vez en la franquicia se vuelven personas que nos importan, sea porque ya los hemos conocido y en esta entrega vemos su faceta más humana y vulnerable, o porque las detalladas expresiones faciales refuerzan las emociones que buscan emitir. Además, no es solo el rostro el que cambia, sino su expresión corporal, por lo que un gesto con el hombro o la simple forma de estar de pie ya dice mucho de quienes están involucrados en determinada escena.

Uncharted 4 2

No quiero pasarme en halagos, pero definitivamente Uncharted 4: A Thief’s End es toda una joya a nivel narrativo. Quizá el inicio sea un inconveniente para muchos dado su ritmo, pero es que hay que entender que la historia se toma su tiempo para presentar elementos que luego serán vitales en el argumento, entre ellos, la razón por la cual no sabíamos de la existencia de Sam.

Claro, el argumento no está exento de fallos y habrá un par de cosas que al final se sentirán inconclusas, sin embargo, creo que la mayor falencia de Uncharted 4: A Thief’s End son sus villanos principales, Raffe y Nadine, quienes en principio prometen ser personajes complejos con motivaciones definidas, pero que luego se diluyen para cumplir su rol como el antagonista obligado. Por fortuna, Naughty Dog ha sabido cómo tratar este defecto en la franquicia, ya que la trilogía original no se salva de tener villanos flojos y poco memorables, pero la batalla final contra los mismos siempre es impresionante a nivel visual y jugable.

Quizá lo que más me gusta de Uncharted 4: A Thief’s End es que a pesar de sentirse familiar en TODOS los aspectos posibles (técnico, jugable y visual), es también una aventura de redescubrimiento para nosotros y para Drake pues explora elementos que previamente no se habían visto en la franquicia, haciendo así que esta aventura sea realmente impactante y logre tocar una fibra emocional como lo hizo The Last of Us.

Uncharted 4 (2)

¿Y el final? Bueno, ciertamente eso queda a discreción de ustedes, pero puedo afirmar que el arco de Nathan Drake se cierra apropiadamente para darle un final digno a toda su travesía.

Ahora, Uncharted 4: A Thief’s End no solo representa una evolución total para el estudio en términos de narración, sino que también lo es en jugabilidad y apartado gráfico. Hablemos del primero de estos.

Esta entrega se juega como cualquier otra, así que los veteranos de la saga lo tendrán “más fácil”, sin embargo, sus mecánicas simples hacen que sea un juego amigable con los novatos en la saga. Habrá secciones de exploración/plataformas seguidas de combates intensos y uno que otro puzzle, no obstante, la escala será MUY diferente a algo que hayamos visto en la franquicia, empezando por los escenarios que son increíblemente amplios y estarán llenos de tesoros ocultos que podemos encontrar.

Uncharted 4 (4)

Pero si de novedades hablamos no podemos olvidar dos grandes adiciones; el gancho, que servirá como herramienta de exploración y combate; y el sigilo, un apartado sorpresivamente tan completo que fácilmente lo podemos comparar al de otros juegos como Metal Gear Solid, aunque con ciertas limitantes. Para dar un poco de contexto, este es el primer Uncharted en el que podremos superar una fase sin hacer ruido, evitándonos así un encuentro con la milicia enemiga.

Eso sí, hay que aclarar que si bien esta es una posibilidad, hay determinadas partes del juego en las que un enfrentamiento directo es la única opción para proseguir, de lo contrario, no estaríamos hablando de Uncharted.

Quienes hayan jugado The Last of Us sentirán un ‘deja vu’ al ver cómo funciona el sistema de acompañantes en Uncharted 4: A Thief’s End. Sea cual sea el personaje que esté a nuestro lado, este será invisible ante el enemigo en las fases de sigilo así esté en frente de uno, sin embargo, este inmediatamente se convertirá en un objetivo si hay un enfrentamiento directo. Curioso, pues dentro de todo no tiene sentido, pero no afecta la experiencia.

Uncharted 4 (3)

Aparte de lo anterior, y contando con una que otra animación tosca en la utilización del gancho y en el combate cuerpo a cuerpo, Uncharted 4: A Thief’s End es un juego que a nivel jugable es impecable y preciso, de hecho, vale la pena mencionar que la inteligencia artificial es más perspicaz, por lo que aún en dificultad estándar será ligeramente más desafiante que lo visto en la trilogía original, aunque tampoco un reto insuperable. Eso se deja para el modo “Aplastante”.

Gráficamente Uncharted 4: A Thief’s End es un juego calidad Naughty Dog, por lo que en resumen, se ve increíble. La paleta de colores cambia con frecuencia y sin importar si es un ambiente oscuro o claro, todo se verá vivo y atractivo, incluso los modelos para los NPCs se ven bien, lo cual ya debe ser un indicio de qué tan detallados lucen los protagonistas en esta entrega.

Por último, al menos en este apartado, estoy convencido que Uncharted 4: A Thief’s End si lleva la PlayStation 4 al máximo… o al menos se acerca. No solo por la calidad gráfica lograda, sino porque en ningún momento el juego correrá a menos de 30FPS, una proeza teniendo en cuenta la cantidad de elementos que hay en pantalla aún en los momentos de menos acción. Aunque esto es motivo de alegría, también me preocupa porque siento que la consola está llegando a su tope técnico muy rápido, pero ese es un tema ajeno a esta reseña.

Uncharted 4 (5)

Como muchos ya sabrán, Uncharted 4: A Thief’s End también tiene un componente multijugador y para felicidad de todos, este NO apesta. Tiene los modos de juego vistos en las pasadas dos entregas (Team Deathmatch, Control de Zonas y Robo de Tesoros), pero han logrado adaptar un sistema de progreso bastante interesante y cómodo en el que los jugadores deben encontrar tesoros por partida para tener ingresos y así comprar mejoras a su personaje, sea una nueva arma, una granada, un objeto místico (con propiedades curativas u ofensivas) o ya de plano para contratar un asistente que nos ayude en los enfrentamientos.

A esto se le suma un apartado de personalización bastante extenso y familiar que funcionará por ‘loot crates’, es decir, cofres que debemos comprar con ciertos puntos para acceder a piezas de atuendo, armas, celebraciones y otro tipo de artículos misceláneos. ¿Por qué les comento esto? Pues porque aunque esto lo podremos obtener progresando como una persona normal en el juego, también se puede hacer vía microtransacciones. Afortunadamente, nada de lo comprado afecta el avance del jugador.

Eso sí, el contenido de entrada se siente algo escaso y limitado en cuanto a modos de juego, pero se debe tener presente que Naughty Dog lanzará paquetes DLC gratuitos a lo largo del año. Aun así, esto no quita el hecho que quizá después de unas horas, el modo multijugador se pueda sentir repetitivo.

En conclusión, porque ya me he extendido bastante, Uncharted 4: A Thief’s End es un ‘juegazo’. Es una aventura divertida, intensa y emocional que los fanáticos de la saga disfrutarán, sin embargo, novatos en la franquicia no tendrán problema en entender qué sucede, ya que dentro de lo posible, esta es una historia independiente. Ahora… ¿Es este el mejor Uncharted de la saga? La respuesta es un rotundo SI.

Reseña hecha con una copia de Uncharted 4: A Thief’s End para PlayStation 4 provista por PlayStation Latinoamérica.

Calificación de GAMERFOCUS
 
General
9.5

Puntuación final
9.5

Pasa el mouse y califica
Calificación de Usuarios
 
General
7.8

Puntuación de los usuarios
21 calificaciones
7.8

Ya has calificado esta reseña

Comentarios