Síguenos en nuestras redes

Manganime

Diez años sin Satoshi Kon

«En un mundo de realidad inhumana, los sueños son el último santuario de la humanidad.»

Publicado

en

Satoshi Kon

El 24 de agosto del 2010, un devastador cáncer pancreático apagó la vida del célebre director Satoshi Kon. El mundo perdió a una de sus mentes más brillantes, no solo en la animación japonesa, sino en toda la industria de la animación en general. Los trabajos de este director quedaron inmortalizados en la historia y sirvieron de influencia para grandes trabajos de renombrados directores cinematográficos.

Desligado del cine de su tierra natal, Satoshi Kon encontró inspiración en las obras de ciencia ficción de Phillip K. Dick, Monty Python y Terry Gilliam para crear sus películas animadas. Como ayudante del creador de Akira, Katsuhiro Otomo, Kon encontró su característico estilo narrativo sirviendo como animador en Roujin Z y escritor de la tercera historia de Memories, Magnetic Rose.

A una década cumplida de su deceso, celebramos sus prominentes obras y su legado como uno de los maestros de la animación a nivel mundial.


Perfect Blue (1997)

La película que puso a Kon en su debut como director. Un filme animado basado en el ‘thriller’ psicológico de Yoshikazu Takeuchi. Cuenta la historia de una integrante de un grupo de Idols que decide perseguir una carrera como solista y actriz. Su realidad comienza a distorsionarse cuando una serie de asesinatos en su nombre y los constantes acosos de su vida personal, empiezan a tomar control de su vida.

Este fue el primer trabajo en el que Kon profundizó su temática en la tenue separación de la realidad y la fantasía, también hace crítica a la industrialización de los ídolos pop y su consumo obsesivo en Japón. Aunque afirma no haber sido directamente influenciado por la película, Darren Aronofsky tomó referencias de Perfect Blue para su famosa obra, Black Swan.


Millenium Actress (2001)

Escrita y dirigida por Kon, esta película narra las reminiscencias de una actriz retirada, desde su encuentro con un artista que la inspiró para hacer su carrera en la actuación, hasta las circunstancias que causaron que se retirara prematuramente de los reflectores. Contada como si fuera una historia dentro de una historia, los recuerdos de la actriz se entrecruzan con las escenas de sus películas.

Esta fue la última película en la historia de la animación japonesa en utilizar dibujos a mano con tinta. Además también sería la primera producción en la que contaría con la composición musical de Susumu Hirasawa, de quien Kon era fanático.


Tokyo Godfathers (2003)

A diferencia de sus trabajos anteriores, Satoshi Kon quiso contar una historia mucho más emotiva y familiar con Tokyo Godfathers. Una aventura de tres singulares desamparados que, al encontrar a una bebé recién nacida en la basura, buscan desesperadamente a los padres de la criatura en plena víspera de navidad.

La película ahonda en los temas del perdón, el amor y la tradición familiar encontrada en los vínculos de personas que apenas se conocen, elementos base en el género del ‘Realismo Mágico’.


Paranoia Agent (2004)

La única serie de anime dirigida por Kon y producida por Madhouse. La serie narra los sucesos de un fenómeno que ocurre en la ciudad de Musashino, causados por un misterioso asaltante conocido como Bat Boy. La historia se cuenta desde el punto de vista de los personajes que fueron atacados por Bat Boy y los agentes de la ley que buscan arrestarlo.

La serie fue transmitida por varios canales a nivel mundial, incluyendo Adult Swim en Estados Unidos. Es considerada como una serie de culto entre los fanáticos del anime.


Paprika (2006)

La última película de Satoshi Kon antes de su muerte y basada en la novela de Yasutaka Tsutsui. En este filme, Kon vuelve a retomar su sello de la fantasía y la realidad con un personaje que puede entrar a los sueños de las personas por medio de un dispositivo electrónico.

Paprika ganó múltiples premios en festivales de cine y ha sido incluida entre las mejores 25 películas animadas de la revista Time y otros medios de reseñas como Metacritic. Los críticos y catedráticos del cine afirman que esta película sirvió de inspiración para que Christopher Nolan pudiera crear Inception.


Dreaming Machine: la última voluntad de Satoshi Kon

Satoshi Kon

Satoshi Kon tenía una visión de esta película dirigida para toda la familia. Los protagonistas serían robots en un mundo carente de seres humanos.

Durante la producción de Dreaming Machine, Kon fue diagnosticado con cáncer pancreático con un pronóstico de apenas un año de vida. Durante su dolencia, el presidente de Madhouse, Masao Maruyama, le aseguró a Kon que la película sería terminada sin importar lo que fuera. Luego de su deceso, el personal continuó la producción usando las notas escritas de Kon y videos de instrucción para continuarla.

No obstante, Madhouse pasaba por problemas financieros durante ese tiempo y la película no pudo ser completada. Un año después, Maruyama dejó Madhouse para fundar su nuevo estudio, MAPPA.

En una entrevista con Maruyama, el presidente se sinceró diciendo que al poner a otro director a trabajar en Dreaming Machine, se estaría completando la película, pero no tendría la esencia y el estilo por los que se caracterizó Satoshi Kon. En una entrevista separada, Maruyama afirmó tajantemente que no había ningún director en Japón que pudiera igualar la habilidad de Kon, por tanto Dreaming Machine ha quedado permanentemente archivada.


Que en paz descanse ese grande maestro de la animación que nos dejó muy pronto.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas