Conecta con nosotros

Cine y TV

Avatar: El camino del agua – Reseña

Se acerca la segunda oleada de depresión post-pandora.

Publicado

el

«¿De verdad están haciendo otra película con la gente azul?» Muchos se preguntaron lo mismo en la última década. Cuando el filme de James Cameron sobre el conflicto entre humanos y Na’vi en el planeta Pandora se convirtió en el más taquillero de todos los tiempos, nadie dudaba que iba a haber un Avatar 2. Pero pasaron los años sin hacerse realidad y esa exitosa película se desvaneció de la cultura popular sin dejar huella. Se llegó a creer que los ambiciosos planes del director para tres películas más se habían desechado. No había forma de que el público siguiera interesado en esa historia. ¿Cierto?

Se tomó su tiempo, pero Avatar: El camino del agua está aquí y James Cameron parece muy confiado en su obra, por lo que dedicaremos esta reseña a descubrir si este filme realmente puede convertirse en un éxito similar a la anterior película.

Cuando los Omaticaya lograron expulsar de Pandora a las fuerzas de la RDA, comenzó una época de paz. Jake Sully y Neytiri formaron una familia con sus hijos Neteyam, Kiri, Lo’Ak, Tuk y Spider, un joven humano que quedó atrás cuando los demás abandonaron la luna.

Pero la felicidad no podía durar para siempre. Las fuerzas de la RDA están de regreso y mejor preparadas que nunca para colonizar Pandora. Jake, Neytiri y su gente comienzan una guerra de guerrillas contra ellos. Cuando un enemigo del pasado regresa y pone en peligro la vida de sus hijos, Jake se lleva a su familia a los mares y piden refugio con el clan de las islas: los Metkayina. Mientras se ajustan a su nueva vida isleña, sus enemigos siguen buscándolos y su tierra sigue siendo arrasada.

La película de 2009 fue una revolución visual y tecnológica, pero recibió muchas críticas por una trama muy simple y llena de clichés problemáticos. Algunos llegaron a comparar su historia con la de “caricaturas de sábado en la mañana” como El Capitán Planeta, burlándose de sus temas proambientales. Si, esa obra de James Cameron tenía una trama, simple, pero no mala.

Sus personajes, aunque eran arquetipos, tenían mucha personalidad y permitieron una gran creación de mundo. Avatar 2 o Avatar: El camino del agua sigue por ese mismo camino. Su trama es realmente simple y cualquiera con conocimientos básicos de narrativa puede adivinar fácilmente la ruta que seguirá, incluso si apreciamos su mensaje anticolonialista.

Avatar 2: el camino del agua reseña análisis crítica opinión

Los personajes siguen arquetipos claros, las líneas de moralidad están bien definitivas y no hay grandes sorpresas en el desarrollo. Pero esa trama sencilla y fácil de seguir permite que nos enfoquemos en entender y querer el mundo que nos presentan. Es fácil encariñarse con el incomprendido Lo’Ak, la extraña mente de Kiri y hasta con las ocurrencias de Spider. Ellos son los verdaderos protagonistas.

Igual que ha ocurrido en sagas como Star Wars, los héroes del pasado deben abrir camino a una nueva generación. Jake y Ney se convirtieron en personajes de legado y la trama no se enfoca mucho en ellos. De hecho, Neytiri es tratada más como un arma que como un personaje: la sacan en las escenas de acción para que acabe con facilidad con todos los villanos mientras el verdadero peso argumental recae sobre sus hijos.

Aquí tenemos a Lo’Ak viviendo su primer amor, el ‘bullying’ de los Metkayina y la frustración de no sentirse a la altura de sus padres. Kiri —que en realidad es hija del avatar de Grace tras una concepción misteriosa— enfrenta extrañas visiones y Spider pasa todo su metraje lidiando con su ascendencia humana en medio de sus enemigos.

Avatar 2: el camino del agua reseña análisis crítica opinión

Hay algo de melodrama en la historia y eso no será del agrado de todos, pero probablemente lo olviden cuando llegue el último acto de la película. Una larga secuencia de impresionantes e intensas escenas de acción en medio del océano. No sorprenderá a nadie descubrir que James Cameron manejó muy bien las escenas submarinas.

La trama está bien. Insistimos, es simple y los personajes son bastante arquetípicos, pero James Cameron sabe manejar muy bien esas líneas argumentales sencillas para hacer que nos importe lo que ocurre. Con eso fuera del camino, podemos enfocarnos en la verdadera estrella de Avatar 2: El camino del agua, su apartado tecnológico.

Sabemos que el 3D en el cine pasó de moda. Las primeras películas que lo usaron llamaron mucho la atención. Pero luego vino una oleada de filmes que aplicaban estos efectos en posproducción y no ajustaban la iluminación al nivel necesario para no oscurecer la película. Eso nos alejó bastante. Pero si ya decidieron ver Avatar: El camino del agua, háganos caso y véanla en 3D.

Cuando uno ve la belleza de los escenarios y personajes de la película, especialmente en las escenas bajo el agua, se da cuenta por qué James Cameron se demoró tanto haciendo esta película. Igual que hizo con Titanic y la primera Avatar, tuvo que crear la tecnología necesaria para llevar su visión a la gran pantalla. Con nuevas cámaras y técnicas pudo crear escenas en 3D a 48 cuadros por segundo de forma que le permitió conservar el “look” cinematográfico de su obra.

Avatar 2: el camino del agua reseña análisis crítica opinión

Las escenas de Avatar 2 saltan entre los 24 cuadros por segundo tradicionales en las escenas más calmadas a los 48 en los momentos de acción y de exploración de los fantásticos escenarios y criaturas de Pandora. Inicialmente, el efecto es un poco confuso, pero pronto nos acostumbramos a él. Gracias a estos efectos, esta es la película más bella e impresionante que hemos visto en cines. Ahora que todo el mundo prefiere esperar que los estrenos lleguen a servicios de ‘streaming’ para verlos desde la comodidad de la casa, El camino del agua nos recordó las razones por las que vale la pena visitar la pantalla grande.

También debemos aplaudir la atención de James Cameron a los detalles y al diseño de su mundo. La vida marina de Pandora luce alien y bella a la vez, las villas costeras transmiten paz y la tecnología de la RDA impresiona tanto como asusta. En esta ocasión tenemos nuevos y excelentes ‘mecha’ con forma de cangrejos. Cada cable, cada pantalla, cada marca tribal y cada costura tiene un propósito. También nos encantó ver las diferencias entre los Omaticaya y los Metkayina, cuyos cuerpos están adaptados a la vida en el mar y su cultura inspirada en los maorís de Polinesia.

Avatar 2: el camino del agua reseña análisis crítica opinión

Pero si logramos desconectarnos del hipnótico despliegue tecnológico y la belleza de los escenarios y criaturas, podemos notar los defectos que tiene. Como hemos dicho múltiples veces, la trama simple de Avatar 2: El camino del agua no es un problema. Pero una parte de la audiencia puede encontrarla insuficiente. La prevalencia de clichés puede llegar a molestar. También hay un buen número de “huecos en la trama” y situaciones que definitivamente no encajan en la mitología establecida por la primera película. Afortunadamente, aunque eso es algo que solo los más fanáticos podrían notar.

Por último, hay elementos en el desenlace de la historia que no nos dejaron satisfechos. Hay eventos que rodean a cierto personaje que carecen de mucho sentido, pero eran necesarios para tenerlo en la tercera película. También vemos a Neytiri hacer algo que debería tener graves consecuencias que nunca ocurren. Los fanáticos de la princesa Omaticaya y de Jake Sully también podrían resultar decepcionados con la poca importancia que tienen en la acción, al menos hasta el último acto. La trama sobre Kiri y sus visiones también queda interrumpida de forma abrupta.

Incluso con esos problemas, Avatar 2: El camino del agua es una película que merece ser vista en pantalla grande, en 3D y a 48 cuadros por segundo. Es verdad que no representa el mismo avance en tecnología que fue su predecesora, pero una película nunca se vio tan bonita como esta.

La tercera parte no debería demorar mucho y también estamos pendientes de la llegada de un nuevo videojuego basado en las películas por parte de Ubisoft. Nos alegra, porque no queremos esperar para volver a Pandora.

Avatar: El camino del agua
4.2/5 Nota
Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas