Connect with us

Cine y TV

Brightburn: Hijo de la Oscuridad – Reseña

James Gunn ha producido un filme que nos hace la eterna pregunta: ¿y si Superman hubiera sido malvado?

Publicado

en

En una granja de Kansas, una pareja sufre porque no puede tener hijos. De repente, algo cae en su propiedad. Viene del espacio. Una nave se abre frente a ellos y revela en su interior un tierno bebé. En unos años, este niño demostrará ser dueño de una gran fuerza e increíbles poderes.

Sí, sabemos lo que están pensando. Sin embargo, esta no es la historia de Superman. El nombre del chico no es Clark Kent, sino Brandon Breyer. Y en lugar de proteger a los inocentes, se convertirá en la peor amenaza para la humanidad.

El éxito de las películas protagonizadas por superhéroes, especialmente aquellas del Universo Cinematográfico de Marvel, ha hecho que este tipo de personajes se vuelvan omnipresentes en la cultura popular. Cuando esto ocurre, es necesario que exploremos el otro lado de estos arquetipos. De parte de esto se encargan las parodias. Filmes como Deadpool son un excelente ejemplo. Al burlarse de los clichés y elementos comunes del género, ayudan a la audiencia a apreciarlos más y no conformarse con historias que repitan lo mismo de siempre.

Pero hay otro lado de la ecuación: las ‘deconstrucciones’. Estas son historias que analizan el significado de los superhéroes y le dan una mirada más cínica. En los cómics, esta función la han cumplido a la perfección Watchmen, El Regreso del Caballero Oscuro y muchas otras historias. En el cine tenemos algo ligeramente parecido en Kick-Ass y Super, pero todavía no hay una deconstrucción de alto perfil que critique fuertemente las convenciones del género.

Brightburn: Hijo de la Oscuridad quiere llenar este espacio. Con su representación de un ente superpoderoso y malvado quiere que entendamos la fragilidad moral de un superhéroe, cómo su naturaleza afecta a las personas cercanas a ellos y que seamos más escépticos frente a lo que representan.

Eso es lo que Brightburn quiere, pero no tiene las herramientas para lograrlo.

Brightburn - Hijo de la Oscuridad

Esta producción de James Gunn, la cual fue escrita por su hermano y primo, nos presenta al protagonista en una situación muy específica. La granja de sus padres atraviesa dificultades económicas, es objeto de burlas y comienza a sufrir los estragos de la pubertad. Por si fuera poco, ‘algo extraño’ lo llama en las noches.

Cuando descubre sus poderes, comienza a comportarse de un modo más grosero con sus padres y actuar de forma errática. Acosa a la chica que le gusta y reacciona con violencia cuando ella lo rechaza. Sus padres tratan de hablar con él, pero no tiene mucho efecto. Descubrir su origen extraterrestre solo empeora la situación.

Tomando en cuenta que esta es una película de solo hora y media, estos eventos se toman demasiado tiempo. A pesar de que pasa casi media película hasta el momento en que Brandon se ‘desata’, no llegamos a entenderlo bien. El guión quiere convertir a este personaje en una metáfora de la actualidad. Parece que quiere reflejar a los jóvenes que al sentirse rechazados recurren al abuso y la matonería. Se creen superiores y aprovechan su privilegio (poderes) para afectar negativamente a aquellos que son diferentes e ‘inferiores’. Esta es una excelente idea, pero es relegada a un segundo plano. Al final nos hace pensar que él simplemente es ‘malo’ por naturaleza y que haber tenido una vida diferente no hubiera cambiado las cosas.

Hablemos de los elementos de terror. Brightburn funciona al estilo de películas ‘slasher’ como Halloween o Viernes 13. Brandon acecha a sus víctimas, atormentándolas psicológicamente, para luego acabarlas de forma violenta.

Brightburn - Hijo de la Oscuridad

Brightburn falla por completo en este sentido. Es claro que no tienen el presupuesto para representar correctamente los poderes de Brandon y la violencia resultante. La mayoría de estos momentos ocurren por fuera de pantalla o son ofuscados por la iluminación y cortes de edición. Estos límites tampoco le permiten hacer un uso creativo de los increíbles poderes del villano. No es una buena película de terror.

Esto es una lástima pues, aunque conceptos como este abundan en los cómics, no hemos visto nada similar en la pantalla grande. Era una idea demasiado ambiciosa para una película de bajo presupuesto.

Su problema no está solo en la falta de dinero para los efectos o mejores momentos de terror. Su propio guión no sabe qué hacer con las ideas que tiene. Buena parte de la trama es dedicada a Brandon escondiendo sus acciones a sus padres, solo para eventualmente revelarse ante ellos sin ningún remordimiento. Deja abandonados varios de sus objetivos sin razón aparente y los diálogos nos son muy interesantes.

La relación de Brandon con su madre, interpretada bastante bien por Elizabeth Banks, debía ser el corazón de la trama. Pero esto se deshace fácilmente sin darnos una razón para aferrarnos a alguna esperanza para el futuro de Brandon, algún dilema moral o hablarnos sobre el conflicto entre naturaleza y crianza.

Brightburn - Hijo de la Oscuridad

Brightburn: Hijo de la Oscuridad puede resultar entretenida a los aficionados al cine de superhéroes que no estén familiarizados con historias similares de poderes fuera de control o personajes invencibles que abusan de sus habilidades de un modo terrible. No ofrece mucho a nadie más. Los aficionados al horror se aburrirán y los conocedores del mundo de los cómics ya han leído obras mejores. Es una lástima que un concepto tan bueno no haya sido bien explorado y esperamos que sea retomado por un equipo más talentoso y con mejores recursos.

Brightburn: Hijo de la Oscuridad
2.7/5 Nota
Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas