Connect with us

Cine y TV

Game of Thrones 8×04: no se lo cuentes a nadie

Un episodio lleno de altibajos que nos deja a puertas de la recta final.

Publicado

en

“Tres personas pueden guardar un secreto, si dos de ellas están muertas”. –  Benjamin Franklin

¿Recuerdan cuándo la paternidad de los hijos de Cersei era el secreto peor guardado de Westeros? Ese escándalo no es nada comparado con la verdad sobre los padres de Jon Snow, un chisme que se está regando como pólvora en los Siete Reinos. Lo que en algún momento no era más que una teoría loca discutida por fanáticos en foros se ha convertido en una bomba que está cambiando por completo la dinámica entre los personajes de Game of Thrones.

Los últimos Stark, el cuarto capítulo de la última temporada de Game of Thrones, fue un verdadero reinicio del tablero. Nuevas relaciones, alianzas, conspiraciones y traiciones han comenzado a formarse en la antesala de ‘la última guerra’, en la que finalmente Daenerys y Cersei se enfrentarán por su derecho a sentarse en el Trono de Hierro.

Tras una emotiva y efectiva escena de despedida para los personajes que fallecieron el episodio pasado, llega la hora de celebrar. La comida y el vino abundan (junto a un vaso de Starbucks). El alegre ambiente le permite a varios personajes festejar que siguen con vida y atreverse a profundizar en sus relaciones. Aunque hace un par de episodios dábamos por terminados los arcos de Brienne y Jaime, esta pareja nos sorprendió llevando su relación a la cama. Esto parecía salido directo de un fanfic, pero más adelante dio paso a corazones rotos. El caballero de una sola mano abandona a su nueva amante para partir en busca de su hermana Cersei. No sabemos si su objetivo es matarla o protegerla, pero Jaime parece decepcionado por su propia decisión, rechazando la redención que parecía haber alcanzado.

Bien por Tormund, que acepta el rechazo de Brienne como todo un hombre.

Ese no fue el drama más grande del episodio. Hace dos semanas nos dejaron angustiados por la posible reacción de Daenerys al darse cuenta que Jon es su sobrino y legítimo heredero del trono. El estar emparentados no parece haber hecho que se deseen menos, pero ciertamente complica las cosas. Jon no quiere quitarle el trono a su amada, pero continua demostrando que sigue sin saber nada y tomando pésimas decisiones. Revela el secreto a sus hermanas y, como era de esperarse, pronto más personas conocen la verdad. Entre los enterados se encuentran Tyrion y Varys, quienes —en una fantástica escena de discusión política— debaten qué hacer con esta información, especialmente ahora que su reina actúa de forma errática.

No les falta razón. Dany se ha mostrado menos dispuesta a acatar consejos en su búsqueda del trono. No ha escondido su capacidad para la crueldad y sus consejeros temen que se pueda convertir en una tirana igual que su padre. Ella se ha convencido de que está siguiendo un destino divino y no va a parar ante nada. La muerte de Ser Jorah, la pérdida de la mitad de su ejército, descubrir que no es la heredera legítima del Trono de Hierro y que es la tía de su amado la han llevado casi al límite. Su afán por llegar al final de su misión le está haciendo cometer errores, como el que le hizo perder a dos de sus seres queridos en este episodio.

Una emboscada de la flota de Euron Greyjoy, armada con enormes ballestas y una puntería sobrehumana, destruye sus barcos y a su amado dragón Rhaegal. Por si fuera poco, su consejera Missandei cae en manos del enemigo y es decapitada.

La aparición de Euron es bastante sorpresiva y hace sospechar que conocía la ruta de su enemiga. ¿Eran tan obvios los planes de Daenerys? ¿Hay un traidor en la corte de la Reina Dragón? Pensándolo bien, Varys parece bastante interesado en lograr que ella no herede el trono. ¿Será un espía de Cersei? Otra posibilidad, aunque mucho más improbable, es que Sansa esté tan empeñada en mantener a la amante de su hermano lejos del poder, que esté favoreciendo a su eterna enemiga Cersei con una jugada sin precedentes en el juego de tronos.

Game of Thrones - Juego de Tronos

Los fanáticos de Game of Thrones no están felices con estos últimos acontecimientos. Sienten que el guión está ‘destruyendo’ poco a poco a Daenerys, un personaje que han amado durante casi una década. Temen que los escritores estén alejándola de la victoria en favor de Jon Snow, un hombre que resulta cada vez menos interesante y propenso a cometer estupideces. Si en realidad la serie se dirige hacia allá, sería bastante anticlimático. Por otro lado, no se puede negar que la idea de la Reina Dragón convertida en villana puede ser intrigante, o lo sería si no quedara tan poco tiempo para desarrollarla adecuadamente.

Jon no solo decepcionó a Daenerys revelando el secreto de su ascendencia, también a los espectadores cuando no fue capaz de pasar un último momento con su fiel Ghost. A la hora de abandonar Winterfell, tenemos una serie de despedidas que se sienten bastante definitivas. Tanto Tormund como Sam dicen adiós a su amigo de una forma que hace sentir que no los veremos más. En ese momento, Jon toma la decisión de entregar su mascota a Tormund para que viva feliz al otro lado del muro. Es claro que los encargados de la serie no sabían qué hacer con el huargo albino, desapareciéndolo por episodios completos. Pero hacer que Jon lo ‘regale’ de esta forma, sin siquiera darle una última caricia, resulta bastante cruel con el canino.

Game of Thrones - Juego de Tronos

También pudimos ver que Games of Thrones vuelve a tener los mismos problemas con el manejo del tiempo de la temporada pasada. Aunque hacen referencia al tiempo que toma el viaje entre Winterfell y King’s Landing, la falta de elipsis narrativas o de un buen manejo del ritmo hacen que todo se sienta como si estuviera ocurriendo el mismo día.

Los últimos Stark es un capítulo lleno de problemas que, en su afán de llevar la trama a la recta final, se llena de contradicciones respecto a sus personajes y eventos. La caída en desgracia de Dany era una posibilidad que viene construyéndose desde hace un tiempo, pero la ascensión de Jon Snow en su lugar se siente totalmente inmerecida. Por si fuera poco, momentos tan importantes como el reto de Bronn a los hermanos Lannister y la forma en que Sansa revela la verdad a Tyrion se sienten forzados en favor de crear sorpresa.

Game of Thrones sigue siendo una serie divertida e intrigante, pero el camino que tomó con este episodio, tan cerca de su final, nos hace temer por su conclusión. Si en verdad planea terminar con un hombre mediocre en el Trono de Hierro, igual que como comenzó hace tantos años, más le vale que tenga todo muy bien planeado para hacer que ese final sea satisfactorio… o que simplemente esté tratando de desviar nuestra atención para sorprendernos con sus últimos dos episodios.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas