Connect with us

Cine y TV

Gotham – Reseña de mitad de temporada

Análisis de mitad de temporada de Gotham.

Publicado

en

Hace algunos meses escribí un artículo en mi blog Siento un Ki Maligno defendiendo el enorme potencial que tenía la serie Gotham tras enterarme del mal recibimiento que tuvo su primer episodio por parte del público. En ese momento critiqué la actitud de muchos espectadores que aparentemente querían ver una serie de Batman aunque no tuviera a Batman en lugar de apreciar el potencial que tenía Gotham como serie de drama policíaco y de intrigas de la mafia, que es a lo que aparentemente apuntaba en el primer episodio.

A lo largo de sus 75 años de existencia, una buena parte de los enemigos de Batman han pertenecido a los bajos fondos de la ciudad; El Pingüino, Black Mask, Scarface, Dos-Caras y hasta el mismísimo Joker no son más que coloridos capos mafiosos que controlan el contrabando, la venta de drogas, el tráfico de armas, el juego ilegal y todas las demás amenidades de Ciudad Gótica desde la clandestinidad. Así, en Gotham existen miles de historias que se pueden contar sobre las relaciones entre la mafia, la política y la policía, ya que todos sabemos lo corrupta que está esa ciudad y lo mucho que sufren quienes quieren lograr un cambio. El potencial de esta serie desde ese ángulo es enorme.

gotham (5)

Pero aunque el camino es obvio, Gotham resbaló y chocó contra sí misma en múltiples ocasiones a lo largo de los 10 episodios que lleva, y este descanso que tendremos de mitad de temporada de la serie es probablemente la mejor oportunidad que tenemos para analizar lo que ocurre.

A veces siento que no estoy viendo una sino dos series completamente diferentes, una enfocada en Jim Gordon con su drama de querer ser un policía bueno en una ciudad mala y en las intrigas entre las familias criminales rivales de Falcone y Maroni con El Pingüino y Fish Mooney en el centro de ellas. Los episodios que siguen esta línea argumental, como el Piloto o Penguin’s Umbrella son definitivamente los mejores de la serie, mientras que otros episodios como The Mask, Balloon Man o Viper parecen una serie diferente, una que quiere presentar los elementos más extravagantes de los cómics pero manteniendo la estética de una drama policíaco. El resultado de esta combinación es absolutamente terrible, con los actores haciendo el máximo esfuerzo por reconciliar la realidad con historias de vigilantes que atan a las personas a globos de helio, drogas que dan fuerza sobrehumana a los criminales y oficinas que organizan peleas a muerte en sus recintos. Los mismos personajes hablan entre ellos sobre las locuras que están enfrentando en Ciudad Gótica día a día y es justo aquí donde residen la principal fortaleza de la serie y su peor debilidad.

gotham (1)

Por un lado tenemos actores fantásticos encabezado por Ben McKenzie (Gordon) y Donald Logue (Bullock) con una genial dinámica de buddy cops en la que uno encarna al “policía bueno”, incorruptible y trabajador, mientras que el otro es el “policía malo” facilista y ligeramente corrupto, pero que se entienden, se preocupan por su compañero y aprenden uno del otro. Mientras estos dos sigan siendo el corazón de la serie, las cosas pueden salir bien. En el lado de los villanos está una grandiosa Jada Pinkett-Smith como Fish Mooney que en su papel de mando medio de la organización criminal de Falcone logra un equilibrio perfecto entre la seriedad de su rol y la extravagancia de villana de comic (a pesar de que ella no está basada en ningún personaje del cómic) y a quien es la razón por la que sigo viendo esta serie a pesar de sus fallas: Robin Lord Taylor como El Pingüino. Aunque inicialmente expresé mi decepción sobre el cambio que sufrió este personaje de las páginas a la pantalla chica, pues me parecía que su rol original en los comics encajaba más con la serie, la verdad es que me he tragado mis palabras; esta encarnación del personaje pretende mostrar el ascenso por las filas de la mafia de un chico en apariencia débil y ridículo pero que aparentemente ha tenido el control de la situación en todo momento. Su actuación es sin duda lo mejor que este programa ofrece al público y gustosamente vería una serie enfocada en él. Junto a ellos vale hacer mención de otros actores que realizan su trabajo de forma impecable, como el veterano Sean Pertwee quien interpreta a Alfred Pennyworth.

Desafortunadamente, no todos son tan buenos, Erin Richards puede ser increíblemente bella, pero es terrible en el papel de Bárbara, la prometida de Gordon, su personaje es un cliché absoluto cuyas inclusiones en la trama no han sido más que obstáculos para los demás personajes. Hasta el momento el elemento más interesante de su trasfondo es una relación homosexual que tuvo con otro personaje, pero esto corre el riesgo de desdibujar aún más a la futura madre de Batichica. Aunque Bárbara es probablemente el peor personaje recurrente en la serie, no es el más dañino para Gotham; hablemos de Bruce Wayne.

bruce_wayne_gothamHonestamente, sigo sin comprender qué hace Bruce en esta serie. Entiendo que el asesinato de sus padres sigue siendo el misterio principal de la historia, pero la presencia del niño no aporta absolutamente nada y, por el contrario, rompe con el flujo de la historia principal para mostrar todo desde su angustia adolescente hasta convertir a Selina en una compañera de juegos; por si fuera poco, ambos personajes están pésimamente escritos. Edward Nygma sufre del mismo problema, no sirve de nada a la trama más que para hacer referencia a su futuro como The Riddler repitiendo el mismo acto episodio tras episodio.

Estos guiños al futuro se están haciendo enormemente fastidiosos, claro, todos queremos ver referencias a los cómics, pero esta serie lo hace de un modo abusivo y demasiado directo. La forma en que se presentan, por ejemplo, los trastornos de personalidad de Harvey Dent, el amor por las plantas de Ivy o el “llámame Cat” de Selina despiertan pena y no la emoción que dan los guiños que se hacen entre sí las películas de Marvel. ¿Saben que sí manejaron bien? la aparición de Zsazz en una escena impresionante (un tiroteo en la estación de policía) y debo también aplaudir que recurran a personajes bastante desconocidos como Firebug o Copperhead para complacencia de los fans.

Ahora tras 10 episodios esta serie se tomará unos meses de descanso y regresará con un cambio de escenario, mostrándonos a Jim Gordon como guardia de seguridad del recientemente reabierto Asilo Arkham, que es el centro de interés de las conspiraciones de la mafia, la policía y los políticos de la ciudad; esto puede inyectar aire fresco y ayudar a que la serie termine de decidir qué es lo que quiere ser. Ese potencial que vi en el primer episodio de Gotham sigue ahí, pero no lo está aprovechando y en su lugar sigue creando historias erráticas que desentonan con el ambiente del programa y forzando el foco en personajes que simplemente no son interesantes. Pero aún hay tiempo de corregir el rumbo. Yo creo en tí Gotham.

gotham (2)

Advertisement
1 comentario

1 comentario

  1. Yerson Soto

    diciembre 14, 2014 en 8:51 am

    SI, la verdad la serie me tuvo muy entusiasmado, y aunque aún quiero seguir viéndola con ánimo, siento que efectivamente en ciertos momentos es errática, e incluso ilógica, esperemos que tome un rumbo más certero en esta siguiente etapa, aún tengo la esperanza que termine siendo una gran serie y un referente.

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: