Conecta con nosotros

Cine y TV

Grandes villanos: Shredder

Prueba de que puedes ser realmente intimidante aunque tu traje esté basado en un utensilio de oficina.

Publicado

el

Prueba de que puedes ser realmente intimidante aunque tu traje esté basado en un utensilio de oficina.

Shredder

Admitámoslo: las Tortugas Ninja no han tenido la mejor de las suertes en la pantalla grande. La mayoría de sus adaptaciones cinematográficas van desde lo inofensivo, como es el caso de Las Tortugas Ninja II y Las Tortugas Ninja (2007), hasta lo aburrido y estúpido, palabras que caracterizan a cintas como Las Tortugas Ninja III y Las Tortugas Ninja (2014). Por supuesto, excluyendo la última película basada en la famosa franquicia, solo hay una que ha capturado realmente su esencia: Las Tortugas Ninja (1990). Incluso 26 años después de su estreno, esta adaptación continúa teniendo la mejor trama, además de poseer el mayor número de semejanzas con el cómic original. No obstante, eso no impidió que la película tuviera sus momentos basados en la serie de los ochenta.

Mientras que esa parte cómica de la caricatura era simbolizada por el humor de las tortugas y Casey Jones, la parte seria y cruda del cómic era representada por medio de las escenas de pelea, el Clan del Pie y su líder, Oroku Saki, mejor conocido como Shredder.

«El dinero no puede comprar el honor que te has ganado esta noche».

Imponente, calculador y letal, el malvado ninja le hacía homenaje al personaje del cómic, pero también era complementado por nuevos elementos como el carácter “benevolente” del que hacía gala mientras le hablaba a los miembros del Clan del Pie, conformado principalmente por adolescentes problemáticos. Por supuesto, para atraer a chicos con potencial criminal no basta la bondad; por eso es que Shredder recurrió a placeres materiales —cigarrillos, alcohol, videojuegos, cómics, comida chatarra, etc. — y, más importante, a la corrupción del bushido para ganarse la lealtad de sus seguidores.

En ese caso, ¿por qué este antagonista es tan diferente al de la caricatura de los ochenta y otras versiones? ¿Qué le permite ser tan dinámico sin perder la esencia que lo hace el villano de facto de las tortugas? La verdad, es algo bastante simple y que toda buena interpretación del personaje tiene: la ausencia de control sobre las emociones negativas. Ya sea por venganza, envidia, avaricia o una condición sociopática, todo lo anterior ha actuado en algún momento como catalizador para dar origen a la leyenda de Shredder.

Por ejemplo, la versión de la caricatura de los ochenta estaba motivada principalmente por la envidia. A pesar del carácter infantil del programa, se estableció desde el primer episodio que Oroku Saki, celoso de su antiguo maestro en el Clan del Pie en Japón, se encargó de hacer que lo exiliaran y, no contento con eso, intentó matarlo con el agente mutagénico. Afortunadamente, las acciones de Shredder causaron que Hamato Yoshi, su ex maestro, terminara convirtiéndose en Splinter. Por otro lado, el Oroku Saki del cómic original publicado por Mirage Comics y el de la serie del 2012 estaban impulsados por una vendetta personal: mientras que el primero asesinó a Hamato Yoshi y a su esposa para vengar a su hermano, el segundo intentó hacerlo tras ser humillado en frente de Tang Shen, que más tarde se casaría con el hombre que terminaría convirtiéndose en Splinter.

Esta característica es la que identifica a Shredder, pero lo interesante es cuando agregan un  nuevo factor a la ecuación para convertirlo en un personaje más interesante y complejo. Ya sea otorgándole un sentido del honor, recurso utilizado en el cómic publicado por Archie Comics; arrebatándoselo, como pudo evidenciarse en la primera película; convirtiéndolo en un ser mitológico, figura que se construyó en la serie del 2003; o mostrando parte de su humanidad, como pudo verse por medio de su relación con Karai en la serie del 2012, estos pequeños reajustes son los que han permitido que el personaje de Oroku Saki se adapte a las diferentes generaciones.

Ahora, tras analizar brevemente las diferentes versiones de Shredder, vamos a resolver por qué el villano de las últimas dos películas no resulta una buena adaptación. Hay que aclarar que en un principio Las Tortugas Ninja (2014) iba a tener a Eric Sacks (William Fichtner) como Shredder, pero los fans de la franquicia desaprobaron agresivamente la decisión y exigieron que fuera alterada, razón por la cual Tohoru Masamune terminó interpretando al malvado ninja-decepticon en la primera película. El caso es que este villano —no se sabe si es Oroku Saki ya que nunca se revela su nombre en las dos cintas— no tiene relación alguna con Hamato Yoshi, que no existe en las últimas películas, o Splinter. En la mayoría de adaptaciones de la franquicia, Hamato es la víctima directa de las emociones negativas que controlan a Oroku Saki y lo llevan a desarrollar un odio contra él. Cuando Splinter no tiene razón para odiar a Shredder y/o viceversa, el primero simplemente se convierte en una casualidad resultante de la ambición de Oroku Saki, la cual no tiene una fuente lógica y, por ende, termina causando que los espectadores no puedan relacionarse y proyectarse en el villano.

A pesar de lo caricaturesco que Shredder puede llegar a ser en algunas de sus versiones, sigue siendo esencialmente humano. Al fin y al cabo, ¿qué es más humano que las emociones? De hecho, si aplicamos la teoría del psicoanálisis de Sigmund Freud al asunto, todos somos criminales en potencia. Para resumirla, el Ello, nuestra parte impulsiva, es controlado por el Superyó, que está conformado por todas las condiciones sociales que nos indican como actuar en comunidad. La confrontación de estas dos instancias es mediada por una tercera, el Yo, cuyo objetivo es el conseguir el mayor placer posible dentro de los marcos de la sociedad. Por lo menos esa sería la disposición de la psique de un individuo “cuerdo” según Freud.

Por ende, según la teoría de Freud, Shredder es un sociópata, un individuo que no le da importancia a las reglas de la sociedad para así poder cumplir sus anhelos. No obstante, ¿en el fondo no nos gustaría poder hacer eso? ¿No te gustaría poder hacer lo que te dictan tus antojos sin temer por las consecuencias? Si tu respuesta a esas preguntas es un “sí”, tienes más semejanzas con Oroku Saki de las que piensas y eso es normal. Esa es la razón por la que Shredder es un villano tan atemporal e importante dentro de la cultura pop. Al fin y al cabo, las Tortugas Ninja se trata del enfrentamiento de lo peor de la raza humana (Oroku Saki) contra una idealización de lo que deberíamos ser a pesar de las diferentes emociones, tanto negativas como positivas, que yacen en nuestro interior, cada una representada por una de las tortugas.

Y seguro que pensabas que las Tortugas Ninja eran simple nostalgia, ¿no es así?

Ya que estamos hablando de reptiles y utensilios de oficina, si estás interesado en leer nuestra reseña de Las Tortugas Ninja 2: Fuera de las Sombras, puedes leerla aquí.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas