Conecta con nosotros

Cine y TV

Halloween Kills: la noche aún no termina – Reseña

«El mal (no) muere esta noche.»

Publicado

el

En 2018, Halloween —uno de los nombres que ayudó a dar forma al género ‘slasher’— regresó con un filme que ignoró la exagerada cantidad de secuelas y reinicios que tuvo la franquicia, para ofrecer una mirada más o menos fresca del asesino Michael Myers. Funcionó bien y ahora tenemos la inevitable secuela, Halloween Kills: la noche aún no termina.

Es difícil innovar en un subgénero del horror como el ‘slasher’. Ya saben, esas películas en las que asesinos enmascarados —a veces con habilidades sobrenaturales— acaban con los protagonistas de las formas más violentas posibles. Las acciones de personajes como Jason, Freddy Krueger, Ghostface y el mismo Michael Myers se han vuelto repetitivas. Pueden hacer poco para sorprendernos a menos que den un cambio radical a sus ‘modus operandi’.

Halloween de 2018 tenía una visión bastante firme de Michael Myers y Laurie Strode. El estrés postraumático de la “chica final” del filme original da paso a un trauma generacional que afecta a su hija y a su nieta. Mientras tanto, un psiquiatra obsesionado con los asesinatos de Myers lo “suelta” de nuevo en su territorio de caza para recrear la masacre de Haddonfield. Es una buena crítica a los fanáticos obsesionados con la fórmula del género que, gracias a una ejecución simple y poco pretenciosa, resulta efectiva. Su principal problema es un terrible trabajo de edición.

Halloween Kills: la noche aún no termina no tiene esos problemas de edición, pero es inferior en todos los demás aspectos. Lo triste es que tiene ideas bastante interesantes que no aprovecha en absoluto.

Como bien saben, han pasado 40 años desde la fatídica noche en que Michael Myers volvió a casa. Laurie cree haber acabado con el mal tras encerrarlo en una casa en llamas, pero el asesino sigue con vida. En esta ocasión es todo el pueblo de Haddonfield, encabezado por aquellos que sobrevivieron a encuentros con “el boogeyman” cuando eran jóvenes, quienes deciden acabar con el villano.

Halloween Kill: la noche aún no termina Reseña crítica análisis opinión

Hay una escena en que una turba iracunda, convencida de que un enfermo mental es en realidad Myers, lo persiguen por todo un hospital. Esa escena tiene muchos problemas de lógica y ritmo, pero es un excelente ejemplo de los actos horribles que se pueden cometer al buscar hacer justicia por mano propia. El trauma de Laurie es el trauma de Haddonfield y este no es un mal enfoque para la película. Lástima que haya sido tan mediocre a la hora de desarrollarlo. 

Algo que no muchos perdonarán es que el personaje de Jamie Lee Curtis, igual que en Halloween II de 1981, está todo el tiempo en una camilla de hospital. Ni siquiera tiene la oportunidad de encontrarse de nuevo con su atormentador. Ella es una de las razones por las que la película anterior logró resaltar, ponerla en tercer plano es un error. Entendemos el propósito de esto porque la película quiere cambiar muchas de las cosas que creemos sobre el asesino de la máscara blanca, pero resulta aburrida.

En lugar de preocuparse sólo por los sobrevivientes que cazan a Michael Myers y la familia de Laurie, Halloween Kills: la noche aún no termina no deja de presentar nuevos personajes que actúan de formas estúpidas y que solo sirven para morir de formas violentas. El ‘gore’ es bastante bueno y es posible que deje satisfecho a quienes ven estos filmes solo por los momentos sangrientos

Sabemos que los personajes que carecen de razonamiento lógico son un pilar de las películas de ‘slashers’, pero hace mucho tiempo que dejamos de tolerar las estupideces que los ponen directamente en la mira de los asesinos. Los mejores filmes modernos del género son aquellos que subvierten este cliché.

Halloween Kill: la noche aún no termina Reseña crítica análisis opinión

Además de los efectos ‘gore’, hay otros elementos técnicos destacables en esta película. La música sigue siendo maravillosa, lo que no es raro tomando en cuenta que deriva de las grandiosas composiciones de John Carpenter. El trabajo de cinematografía es fantástico, igual que el de escenografía. El enfrentamiento final de Myers contra la gente de Haddonfield también es digno de ser recordado.

Volviendo al tema del asesino, Halloween Kills: la noche aún no termina también deja a un lado la idea de Michael Myers como un ser humano normal y revive los poéticos diálogos del recordado Dr. Loomis sobre la “encarnación del mal”. Michael Myers resiste disparos, cuchillos y se levanta tras recibir ataques que hubieran noqueado a alguién más.

No da una explicación para este fenómeno, pero la inevitable tercera parte —que será titulada Halloween Ends— seguramente tratará de darle sentido. Esto probablemente sea un error. Los seguidores de la saga no hemos podido olvidar las ridiculeces de las primeras películas sobre la Maldición y el Culto de Thorn. No queremos tonterías como esa de nuevo en la saga.

No podemos recomendar Halloween Kills: la noche aún no termina. Ni siquiera a fanáticos de la película anterior. Tiene algunas buenas ideas, pero están muy mal desarrolladas. En esencia es otra película ‘slasher’ del montón, con una factura técnica superior a lo usual, pero llena de momentos torpes y los clichés que hemos visto en más de un centenar de filmes del mismo género.

Si de verdad extrañan a Michael Myers, les irá mejor repitiendo la original de 1978, el reinicio de 2018 o jugando Dead by Daylight, título en el que hace una aparición especial.

Halloween Kills: la noche aún no termina
2/5 Nota
Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas