Síguenos en nuestras redes

Cine y TV

Harley Quinn – Impresiones

No hay peor furia que la de una mujer independiente.

Publicado

en

Harley Quinn

No hay duda alguna de que el sabor de este momento es la psicótica y carismática villana/anti-heroína de DC Comics, Harley Quinn. Luego de la inmensa notoriedad que obtuvo el personaje en la triste Escuadrón Suicida, la antes muñequita del Guasón —interpretada por Margot Robbie— se llevó todas las miradas. Por supuesto, Warner Bros. debía capitalizar este boom inesperado con un bombardeo mediático del personaje. Además de una nueva rendición en cómics y una película para ella solita —bueno, y cuatro más—, Warner Bros. también quiso expandir territorio en un campo en el que se destaca muy bien: la animación.

Warner Bros. ha sido muy reservado en lo que debe contener su universo animado, a pesar de que sus lanzamientos se hacen en su mayoría directo a video y ‘streaming’. Solo hasta ahora el estudio se ha desinhibido en lo que se refiere a violencia y temas para adultos. Gracias al lanzamiento de su plataforma de ‘streaming’ DC Universe, los ejecutivos tuvieron el valor para lanzarse al ruedo en sus trajes de cumpleaños y hacer una serie animada sin tapujos.

De la mano de sus creadores —Justin Halpern, Patrick Schumacker y Dean Lorey— y con la supervisión de Kaley Cuoco —mejor conocida como Penny en The Big Bang Theory— como productora ejecutiva, DC Universe estaba listo para recibir su primera serie animada enteramente para adultos. El resultado fue bastante decente, a decir verdad.

Esta historia de liberación y búsqueda de auto respeto comienza cuando, después de un asalto frustrado por Batman, Harley Quinn —interpretada por Cuoco— se sacrifica por el Guasón para ayudarle a escapar bajo la promesa de que regresará por ella en su encierro en el Asilo Arkham. Al ver que los meses pasan y el Guasón no viene por ella, Hiedra Venenosa —su eterna confidente y mejor amiga— convence a Harley de que su relación con el Guasón es peligrosamente tóxica y solo la utiliza como una secuaz más.

Harley Quinn

En un exitoso escape de Arkham, Harley encuentra la determinación para dejar atrás al Guasón y hacerse un nombre en el mundo criminal de Ciudad Gótica.

La serie deja bastante claro que este no es un camino a la redención. Harley Quinn es mala hasta la médula y capaz de cometer los más atroces crímenes junto a su peculiar equipo de supervillanos… o lo que sobró luego de que la Legión del Mal acaparara el mercado.

Este equipo de… ejem, “triunfadores” está conformado por el Dr. Psycho, el misógino archinémesis de la Mujer Maravilla que fue expulsado de la Legión del Mal luego de llamarla una «R&%($a»; Rey Tiburón, un sensible y noble genio de las computadoras que se convierte en un salvaje al oler la sangre humana; el actor convertido en criminal Cara de Barro, que puede tomar la forma de cualquier persona o figura; y Sy Borgman, el casero de Hiedra.

Algo muy curioso que nos muestra la serie es la cotidianeidad que tienen los villanos mientras vemos las desventuras de Harley y su pandilla. Eventos como el Bar Mitzvah del sobrino del Pingüino y la irónica burocracia que se maneja en las oficinas de la Legión del Mal nos hacen sentir empatía por estos malvados personajes que también hacen parte de la sociedad.

Eso sí, la serie tiene todo para apelar al gusto de los más fanáticos. Cuenta con apariciones de la Liga de la Justicia, además de otros villanos. Entre estos se encuentran el Espantapájaros, la Reina de las Fábulas y el Hombre Cometa. Sin embargo, el mejor personaje secundario probablemente sea Bane. Esto se debe a que parodia la actuación de Tom Hardy en El Caballero de la Noche Asciende, con acento y todo. Algo que también se le apunta a la serie es su continuidad con el universo de los cómics al tener a Damian Wayne como el Robin actual.

En el aspecto protagónico, vemos aspectos de Harley que nunca se habían tocado en una serie animada, ni siquiera en la versión original de Bruce Timm y Paul Dini. La serie nos muestra fragmentos de su infancia, su parte cuerda como la Dra. Harleen Quinzel y la relación con su familia. Uno de los pocos momentos genuinamente emotivos es con una difícil situación que se cruza con Hiedra Venenosa en el clímax de la serie. Esta cruzada de Harley es una tusa a largo plazo que puede tornarse predecible en algunos momentos, pero resulta satisfactoria.

Uno de los aspectos en la que Harley Quinn cojea es en el elemento humorístico. La serie se esfuerza mucho en apoyarse en el lenguaje ofensivo, la violencia y el doble sentido para sacar sus líneas graciosas. Nadie se escapa de las ocurrencias de Harley. Hasta Batman es víctima de una broma recurrente con ciertas filias y quirópteros. No obstante, hay que aceptar que ciertas bromas son fuente de buenas carcajadas.

Esta es apenas la mitad del viaje, ya que DC Universe confirmó la segunda parte de la serie para abril. Harley Quinn queda bien parada e invita al televidente a seguir sus locas aventuras.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas