Conecta con nosotros

Cine y TV

King’s Man: el origen – Reseña

Los modales hacen al hombre, pero las escenas de acción no hacen una película.

Publicado

el

Hollywood tiene que aprender que no todo tiene que convertirse en franquicia. Kingsman: el servicio secreto fue una excelente película de comedia y acción. Necesitábamos un filme como ese, que trajera de regreso los elementos más divertidos del James Bond clásico sin tomarse en serio a sí mismo. Tristemente, su secuela El círculo dorado no estuvo a la altura. Podemos decir lo mismo de su largamente esperada precuela: King’s Man: el origen.

Esta película iba a ser estrenada originalmente en 2019, pero la fusión de Disney con Fox y la pandemia de COVID-19 aplazaron su llegada a la pantalla grande por más de dos años. Ahora que la tenemos aquí, podemos concluir que no valió la pena la espera, aunque sí puede proporcionar un entretenido par de horas.

La trama se desarrolla antes y durante la primera guerra mundial, con una organización secreta de “villanos” al servicio de una misteriosa figura llamada El Pastor. Ellos parecen controlar el rumbo de la historia, manipulando a los gobiernos a su antojo. Los protagonistas son el Duque Orlando Oxford (Ralph Fiennes) y su hijo Conrad (Harris Dickinson), dos aristócratas que están tratando de impedir la guerra y luego, cuando sus planes fallan, detenerla.

Debimos suponer que esta no iba a ser una gran película cuando no pasaron menos de cinco minutos antes de recurrir al sobreutilizado cliché de la mujer en el refrigerador. Uno de los principales problemas de King’s Man: el origen es que se demora demasiado en poner las piezas en su lugar para que “comience la diversión”. Está bien que dedique tiempo a presentarnos los personajes, pero se enfoca demasiado en las diferencias entre Orlando y Conrad. El joven quiere unirse a la guerra y su padre quiere evitarlo. Deja de lado a otros personajes con mucho potencial como Shola (Djimon Hounsou) y Polly (Gemma Arterton), los cuales quedan injustamente definidos solo por su rol como sirvientes. Hubiéramos preferido conocer más sobre ellos que sobre Conrad, que resulta simplón y aburrido.

Más interesante resulta Rhys Ifans en su exagerada, pero divertida representación de Rasputin. Sus escenas están llenas de momentos absurdos que resultan sumamente entretenidos. La escena de acción en la que enfrenta a los protagonistas nos recuerda que el director Matthew Vaughn tiene un ojo sin igual para las escenas de acción. Esto es algo que demuestra varias veces a lo largo del filme.

The King's Man: el origen reseña crítica opinión análisis

Esta película nos ofrece momentos muy emocionantes. Hay una fantástica pelea a cuchillo en medio de dos trincheras que mantiene la tensión al máximo. También nos hace disfrutar con una secuencia de acción que involucra una avioneta y en la que todo sale mal. No estaría fuera de lugar en una entrega de Misión Imposible.

Estas escenas son un verdadero alivio en medio de una trama dolorosamente débil. King’s Man: el origen es una película confundida. No sabe si quiere ser un drama bélico o una caricaturesca aventura ‘pulp’. Estas dos mitades tienen tonos radicalmente diferentes y apenas mantienen la coherencia entre sí.

La confusión se extiende a su tratamiento de eventos históricos reales. Como obra de ficción que es, no es necesario criticar las libertades que toma a la hora de representarlos. De hecho, tiene detalles muy divertidos, como que el Rey Jorge de Inglaterra, el Kaiser Wilhelm de Alemania y el Zar Nicolás de Rusia sean interpretados por el mismo actor. El problema es que, en su afán por usar personajes reales, termina creando situaciones que no encajan con su propio tono caricaturesco y exagerado. Sus ideas son conspiraciones que parecen sacadas de la mente de un loco moderno, esos que creen que Hillary Clinton es caníbal y John F. Kennedy está vivo. King’s Man: el origen se toma estos momentos con absoluta seriedad.

The King's Man: el origen reseña crítica opinión análisis

Ese tema de conspiraciones y sociedades secretas gira en torno a un villano cuya identidad se mantiene en secreto hasta el final. La “gran revelación” sobre quién es no está a la altura del misterio y resulta tan decepcionante como obvia. La motivación de dicho villano tampoco encaja bien en la trama general y, por alguna razón, es extrañamente progresista: acabar con la clase aristocrática. Esto nos hace preguntar de nuevo: ¿qué tiene Matthew Vaughn en contra de esta clase de políticas? No olvidemos que el villano de la primera película quería acabar con el calentamiento global y la villana de la secuela quería legalizar las drogas.

La mayoría de temas que trata esta película quedan inconclusos. El pacifismo del protagonista es echado a un lado sin mucha reflexión y la crítica a la aristocracia queda a medias. El mensaje antibélico es tratado con mucha más seriedad y tenemos una impactante escena en la que Conrad reacciona a haber tenido que acabar con una vida. Pero incluso esto desentona con el resto del filme. Aunque hay diálogos que demuestran oposición al colonialismo y las guerras, el subtexto de la trama parece diferir.

The King's Man: el origen reseña crítica opinión análisis

Los defectos de King’s Man: el origen la alejan de la genialidad de la primera película, pero eso no significa que no se pueda pasar un rato entretenido con ella. Como dijimos anteriormente, las escenas de acción son excelentes y emocionantes. Además, es un placer ver a Ralph Fiennes como un héroe aventurero. Puede que este no sea su mejor papel, pero se nota que se divirtió mucho haciéndolo.

Matthew Vaughn dice que planea comenzar la producción de la cuarta película de la saga en 2022 y no ha abandonado las esperanzas de hacer un ‘spin-off’ protagonizado por los Statesman. Esperamos que logre convertirlas en obras dignas de la primera Kingsman, pero es probable que sea mejor idea dejar morir esta franquicia.

King's Man: el origen
2.9/5 Nota
Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas