Connect with us

Cine y TV

Kung Fu Panda 3 – La reseña

Po emprende un nuevo viaje en busca de ser el mejor… mejor que nadie más, pero más que eso, para descubrirse a si mismo. ¿Que tal la película? Lee aquí nuestra reseña.

Publicado

en

Uno de mis mayores temores con Dreamworks es la forma en la que una franquicia se puede ir al demonio, literalmente, después de múltiples entregas. Dos “buenos” ejemplos son Shrek y Madagascar, que sin importar su número de intentos pasaron sin pena ni gloria. Aun así, la compañía ha logrado mantener su metafórica frente en alto con producciones de gran calidad tal como la segunda parte de Cómo Entrenar a tu Dragón.

Por esto mismo me preocupé al ver cómo Kung Fu Panda se convirtió en una franquicia como tal y no en un éxito pasajero, sin embargo, desde el momento en que vi su segunda parte quedé mucho más que sorprendido al ver cómo había evolucionado el concepto básico de un oso panda que hace… bueno, Kung Fu.

Aunque tengo que admitir que Kung Fu Panda 3 la vi con supremo cuidado, también debo mencionar que me sorprendió, pero de esto hablaré más adelante.

Kung Fu Panda 3 toma lugar después de la película anterior y nos presenta al poco experto Guerrero Dragón Po (Jack Black), quien debe dejar su labor como alumno de Shifu (Dustin Hoffman), para convertirse en el maestro de Tigresa (Angelina Jolie), Mono (Jackie Chan), Mantis (Seth Rogen), Víbora (Lucy Liu) y Grulla (David Cross), sin embargo, descubre que no es tan fácil al no saber quién es realmente. Si no entendieron, lo entenderán durante la película pues es parte de la trama.

Desafortunadamente, este cambio en su vida lo debe aceptar mientras enfrenta una nueva amenaza, Kai (J.K. Simmons), un toro con un pasado heroico pero que con el paso del tiempo se convirtió en un temible villano gracias a su control del Chi, la energía vital. Además de lo anterior, también deberá lidiar con un descubrimiento que ya se nos había revelado en Kung Fu Panda 2, el encuentro con su verdadero padre, Li (Bryan Cranston).

Tal como en las otras películas de Kung Fu Panda, el argumento para esta tercera parte es bastante simple y nos presenta un nuevo viaje de autodescubrimiento para Po, sin embargo, esta nueva travesía se nos hace interesante gracias a la forma en la que se cuenta la historia y el desarrollo de los personajes que ya conocemos y los nuevos que llegan. Quizás es una historia que apela más al público infantil, pero tras ella se oculta una moraleja que bien podrían aprender también los mayores.

Kung Fu Panda 3 (4)

Naturalmente no será una historia perfecta, de hecho, la estructura narrativa viene a ser la misma que en las primeras dos partes, por lo que quienes las recuerden podrían predecir qué es lo que sucederá en la película. No obstante, y poniéndolo en perspectiva con las entregas anteriores, la historia en Kung Fu Panda 3 es la más interesante de la trilogía.

Como tal llevamos varios años viendo la evolución de Po en un guerrero, sin embargo, parte de la gracia de Kung Fu Panda es que, si bien lo logra parcialmente, en ningún momento este deja de ser un oso panda con temores, inseguridades y demás rasgos característicos de un alumno en entrenamiento, pero ante todo, inocente y divertido. Esto nos da otro nivel de entendimiento con el protagonista, pues ya reconocemos que este es su último viaje “con nosotros” y que por ende, es un paso a su madurez.

Aun así, tengan muy presente que ante todo Kung Fu Panda 3 es una película con grandes dosis de humor, a veces circunstancial, a veces inteligente y a veces… cliché, pero esto no es nada raro, por lo que tendrán asegurada al menos una carcajada en el transcurso de la cinta. Pero si hay algo que aplaudir en esta película, es la acción.

En varios de mis artículos publicados aquí en GamerFocus he dicho lo mucho que me gusta fijarme en las escenas de acción, su coreografía, la musicalización y demás elementos. Si aprecian algo de esto, o simplemente disfrutan ver una buena pelea, Kung Fu Panda 3 cumple con creces.

KFPRev_1

No solo las coreografías son vistosas como siempre, sino que la musicalización detrás de cada escena es acorde al tono oriental que siempre ha tratado la franquicia. Así mismo, las peleas no están únicamente representadas por el acto de combatir, pues también hay una constante disputa entre tonos de color cálido y frío en la pantalla que soportan todo lo que está sucediendo en dicho enfrentamiento.

Desconozco si hubo algún tipo de mejora técnica en la elaboración de Kung Fu Panda 3, pero si hay que resaltar que la película luce bastante bien. Aunque la mayor parte del tiempo se manejará un tipo de animación en 3D, habrá momentos, como flashbacks y montajes misceláneos, en los que esta será 2D. Nuevamente, estos recursos no son ajenos a la franquicia, pero están bien hechos.

El 3D como tal, y me refiero a la percepción tras los lentes para este tipo de visualización, no es espectacular en todo el sentido de la palabra, pero esto no es nada nuevo en una película de animación en la que lo realmente importante no es si algo salta hacia la pantalla.

Kung Fu Panda 3 es una película divertida de inicio a fin, no es perfecta, pero me atrevo a decir que es la mejor de las tres. Es visualmente atractiva, adorable y las decisiones creativas tomadas por el equipo productor fueron las correctas en términos de diseño de personajes, escenografía y edición. Es una película que disfrutarán los más pequeños de la casa, pero no me cabe duda que también la disfrutarán aquellos que como yo, se divierten viendo una película animada. Eso sí, de lo único que me arrepiento de Kung Fu Panda 3 fue haberla visto en 4D, pero ese no es un problema de la película.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas