Conecta con nosotros

Cine y TV

Las Tortugas Ninja 2: Fuera de las Sombras – La reseña

¿Puede la nostalgia salvar una película?

Publicado

el

Es de conocimiento popular que cualquier película que tenga el nombre de Michael Bay, ya sea como productor o director, muy probablemente no será recordada como una de las piezas maestras del séptimo arte. La franquicia de Transformers es una buena prueba de ello, aunque puedes echarle un vistazo a películas no tan conocidas, como Armageddon y Pearl Harbor, para evidenciar que la mala racha de Bay comenzó mucho antes de que pusiera sus manos sobre series de culto de los ochenta y los noventa.

Si no has estado viviendo debajo de una roca, sabrás que en 2014 Bay participó como productor en un reboot de las Tortugas Ninja. Como es típico de sus cintas, esta fue criticada por su sobrevaloración del estilo sobre la trama. No obstante, la principal falencia de la película fue algo más simple: un problema de enfoque. Por supuesto, me estoy refiriendo a la historia, específicamente sobre lo insistente que podía ser al forzar a April O’Neil (Megan Fox) como la protagonista. En todo caso, Tortugas Ninjas (2014) fue un éxito comercial, pero no cayó bien a los fans.

No fue hasta hace cinco meses que pudimos ver el primer tráiler de la secuela y era evidente que Platinum Dunes y Nickelodeon Movies, productoras encargadas de la cinta, escucharon las críticas y recomendaciones de los apasionados de la franquicia. La aparición de Casey Jones, Bebop y Rocksteady elevó las esperanzas y subieron aún más cuando se mostró la nueva apariencia de Shredder y se confirmó la aparición de Krang. Ahora, ninguno de estos elementos es garante de una buena película, pero parecían indicar que Tortugas Ninja 2: Fuera de las Sombras iba a ser una carta de amor para los fans. Y lo es… si eres capaz de apagar tu cerebro por dos horas.

Comencemos por lo bueno, ¿te parece? El fuerte de Tortugas Ninja 2: Fuera de las Sombras es la caracterización de sus personajes; de hecho, fue una de las cosas que su predecesora hizo bien. A diferencia de la anterior película, esto no es desperdiciado al otorgarle roles que no le corresponden a ciertos personajes; en otras palabras, los protagonistas son las tortugas y personajes como April O’Neil y Casey Jones (Stephen Amell) permanecen como personajes secundarios.

Casey Jones - April O'Neil

Tal como se mostró en los tráilers, una de las subtramas de la cinta gira alrededor del deseo de las tortugas de formar parte de la sociedad neoyorquina y, más importante, no ser alienados por sus habitantes. Aunque simple, este recurso permite que las diferentes personalidades de las tortugas colisionen y creen algunos de los momentos más interesantes y memorables de la película. No solo eso, sino que nos permite conocer realmente a los protagonistas y contemplar cómo crecen como guerreros y hermanos. Por desgracia, el desarrollo de personaje de las tortugas no se maneja de forma tan estelar, pero eso lo explicaré más tarde.

Por otro lado, Casey Jones (Stephen Amell), Bebop (Gary Anthony Williams) y Rocksteady (Stephen Farrelly) son personajes que si bien no evolucionan a lo largo de la película, su presencia en la misma está justificada y son fuente de las mejores escenas de acción. Mientras que el primero tiene una motivación clara que lo lleva a unirse al bando de las tortugas, los otros dos se ven envueltos en el plan de Shredder por mera circunstancia. Esa es la forma sofisticada de decir que son fan service puro y duro, pero del bueno. “¿Y qué hay de April?”, preguntarás. Bueno, el personaje ya no resulta tan fastidioso como lo era en Tortugas Ninja (2014) y eso es, en buena medida, porque ya no tenemos que estar con ella de principio a fin. No obstante, April continúa siendo un problema. ¿Por qué? Pues porque en esta ocasión actúa como un dispositivo de la trama, específicamente para dar origen a la subtrama mencionada.

Bepop Rocksteady

¿Recuerdas cuando dije que el desarrollo de personaje de las tortugas podría haberse hecho mejor? Pues, para comenzar, el catalizador de la evolución de los protagonistas no surge de forma lógica y, peor aún, termina de forma abrupta. Un desarrollo de personaje mal hecho es algo grave, pero no es la única falla de Tortugas Ninja 2: Fuera de las Sombras y, por desgracia, los villanos principales son los que se llevan la peor parte.

¿Qué me dirían si les dijera que el Shredder de la primera película es mejor? Así es, me refiero al híbrido entre un decepticon y una navaja suiza. A pesar de su apariencia, el villano de la anterior cinta resultaba más imponente y tenía un papel más activo. Por otro lado, el Shredder (Brian Tee) de la secuela no participa ni en una escena de acción: solo se dedica a dar órdenes y a mirar de forma amenazante a diestra y siniestra. Porque eso es lo que hace un buen antagonista, ¿no es así?

Shredder

“¡Pero todavía tenemos a Krang!”, dirán algunos. Pues me apena decirte que el comandante alienígena no se las apaña tan bien en comparación con el líder del Clan del Pie. Comencemos con que su introducción, además de repentina, resulta mediocre; simplemente lo introducen como si nada, sin una ambientación apropiada. ¿Y creen que había terminado de hablar mal de Shredder? Pues no, porque Krang y él forman una alianza que, a diferencia de lo que se presenta en la caricatura de los noventa, en esta película no tiene sentido desde la perspectiva de Shredder, que no tiene motivo ni obligación alguna para confiar en Krang. Literalmente, su relación se desarrolla de la siguiente forma:

Krang: Tráeme estos objetos.

Shredder: Está bien.

Una hora después.

Shredder: ¡Me traicionaste!

Tecnódromo

Hablemos un poco de la cinta a nivel técnico. Como siempre, las películas en la que Bay está involucrado suelen estar bien filmadas y plagadas por, generalmente, efectos especiales convincentes. En este caso específico, el CGI (Computer Generated Image) de las tortugas, Bebop y Rocksteady resulta bastante impresionante al darles vida a personajes tan expresivos, pero sin caricaturizarlos demasiado, lo cual permite que se mantenga la ilusión de que cuatro tortugas mutantes están interactuando con seres humanos reales. Por otro lado, el CGI de Krang es deplorable en comparación y eso nos lleva a la batalla final de las tortugas contra él.

Dejando de lado que es un festival de efectos especiales, lo cual no es bueno ni malo, la última pelea enfrenta a estos personajes que, debido a sus respectivos aspectos, no logran congregarse como seres que están en un mismo plano. En otras palabras, mientras las tortugas son representadas de forma realista, la apariencia caricaturesca de Krang se encarga de reducir cualquier impacto que podría tener la pelea, ya que sabemos que lo que tenemos en frente de nosotros no es verdadero.

A pesar de todo lo dicho, esta película puede resultar una buena introducción a la franquicia para los más pequeños, que podrán extraer una enseñanza útil y entretenerse dos horas con una historia pobre, mas no desechable. Simplemente es decepcionante que, teniendo los recursos para crear una experiencia que deje satisfechos a fanáticos y casuales por igual, esta cinta haya aprendido de los errores de si predecesora pero al mismo tiempo esté llena de errores nuevos. Quizás es tal como dice el dicho: «La tercera es la vencida».

Tortugas Ninja 2: Fuera de las Sombras se siente más como una lista de cosas para contentar a los fans de la franquicia, pero realizada a regañadientes. Aunque soluciona varios errores de su predecesora, genera otros y desaprovecha elementos que, de ser bien utilizados, nos hubiera dado la cinta definitiva de las Tortugas Ninja. En retrospectiva, es una película superior a la del 2014 y solo es recomendable a aquellos que deseen ver a los personajes con los que crecieron en la pantalla grande o, en su defecto, que solo quieran ver algo de acción. Si lo que buscas es una buena historia, es recomendable que guardes tu billetera y esperes otra película en la cual invertir tu dinero.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas