Conecta con nosotros

Cine y TV

M3GAN – Reseña

Hazte a un lado Chucky, tenemos una nueva muñeca diabólica en el vecindario.

Publicado

el

Los muñecos diabólicos son uno de los pilares del cine de terror. Desde que conocimos a Chucky hasta que nos despedimos de Annabelle —con unas cuantas marionetas de ventrílocuo entre ellos— gozamos con el caos que pueden causar estas pequeñas criaturas que no deberían estar vivas. Pero el mundo ha cambiado y un juguete poseído por el mal resulta menos aterrador que lo que hacen juguetes de verdad gracias a la tecnología moderna. Aquí entra M3gan en acción.

El miedo a la tecnología es uno de los pilares del cine de terror. Las inteligencias artificiales que escapan al control humano y se ponen en su contra forman parte del imaginario colectivo desde los años 50, pero alcanzaron su epítome con Skynet en las películas de Terminator. Aunque ese miedo no ha desaparecido, no dudamos en dar acceso total a nuestras vidas a cualquier pieza de tecnología que promete hacernos las cosas un poco más fáciles. Aquí también entra M3gan en acción.

Gemma es una genio en robótica que trabaja para una compañía de juguetes. Cuando su hermana muere en un trágico accidente, queda a cargo de su sobrina Cady. Sintiéndose incapaz de criar a una niña, le presenta a una de sus creaciones: Megan. Esta muñeca con inteligencia artificial se convierte en la mejor amiga de la pequeña y se prepara para volverse el próximo gran producto de la compañía. Pero pronto queda claro que el vínculo que esta robot forma con su usuario es bastante peligroso.

Ningun fanático del cine de horror va a sorprenderse con esta película. Desde que vimos el tráiler sobre una muñeca robot que forma un vínculo obsesivo con su dueña, sabíamos el rumbo que iba a tomar. No nos equivocamos. Este concepto también es muy similar al ‘remake’ de Chucky que vimos en 2019.

A pesar de lo predecible que es, M3gan gana puntos por su buena ejecución. Sabemos qué va a hacer la muñeca diabólica, cómo van a escalar las cosas y cómo van a reaccionar los personajes humanos. Pero la historia que justifica todo lo que pasa es bastante decente. Resulta fácil simpatizar con las dificultades que tiene Gemma al interactuar con su sobrina. También es comprensible el apego repentino que siente la niña hacia la muñeca Megan en vísperas de la muerte de sus padres.

En esta reseña veremos si M3GAN, la película de la muñeca asesina obviamente llamada Megan, aporta algo al subgénero dominado por Chucky.

Incluso la villana goza de cierto carisma. Megan es el alma de la película y nos intriga porque en todo momento parece que está planeando algo. Su rostro de modelo de Instagram con varias capas de Photoshop y ojos de chica ‘anime’ se encuentra en el punto perfecto del valle inquietante. Causa algo de repulsión, pero no podemos dejar de mirarla. También debemos celebrar el excelente trabajo de Paulina García en el doblaje al español latino, pues logra una voz tan digital como humana y llena de personalidad.

Es una lástima que no podamos decir lo mismo de la voz en español de Cady, pues casi nunca logra representar en su tono lo que la actriz original expresa con su rostro.

M3gan también es una película predecible a nivel temático. Como sugerimos en uno de los párrafos iniciales, es sobre el contraste del miedo a la tecnología y el acceso sin restricciones que le damos a esta en nuestra vida. Este tema ha sido tratado hasta la saciedad, pero este filme no se lo toma completamente en serio. Eso lo salva de convertirse en un mal episodio de Black Mirror. También lo ayuda que no se trata solo sobre eso, pues lo combina con el tema de la crianza infantil.

En esta reseña veremos si M3GAN, la película de la muñeca asesina obviamente llamada Megan, aporta algo al subgénero dominado por Chucky.

Criticar la forma en que los padres le entregan un iPad a un niño “para que no moleste” o la forma en que le restringen “las horas de pantalla” es una tarea fácil. Pero esta película lo hace más interesante porque todo gira en torno a una niña a la que le ocurrió una terrible tragedia. La forma en que ella decide compartir sus complicadas emociones con una pieza de tecnología en lugar de con su tutora es una clara alegoría de una generación que se está criando con el internet en la mano.

Esto puede sonar como un “adulto desconectado de la modernidad” que le dice a los niños que salgan a jugar a la calle en vez de estar pegados del celular. Pero lo maneja con matices gracias a que la adulta en cuestión vive aún más “conectada” que la niña. Hablamos de una experta en robótica después de todo.

M3gan balancea bien estos temas, pero no hace nada especial con ellos. No dice nada nuevo sobre nuestra relación con la tecnología moderna. Evita llegar a una conclusión o reflexión sincera sobre los eventos que presenta.

En esta reseña veremos si M3GAN, la película de la muñeca asesina obviamente llamada Megan, aporta algo al subgénero dominado por Chucky.

Al menos su conclusión es divertida. En los últimos 20 minutos, Megan deja de lado cualquier intento de manipulación emocional o de razonamiento absurdo para volverse “full Chucky”. La acción es divertida y la muñeca puede ser perturbadora en ocasiones, pero la clasificación PG-13 evita que muestre mucha sangre o violencia. Todo estaba servido para una masacre al nivel de la que vimos al final de Maligno, pero tristemente nunca llega.

M3gan es una película de terror muy divertida y temáticamente relevante que maneja de forma muy competente su historia y mensaje. El problema es que dicha historia y dicho mensaje nos resultan demasiado familiares y eso hace que sea poco especial. Eso sí, la muñeca Megan tiene mucho potencial memético y se puede convertir en toda una ícono del horror. ¿Será que la veremos algún día en Dead by Daylight?

M3GAN
3.1/5 Nota
Advertisement
1 Comentario

1 Comentario

  1. Hashem

    19 de enero del 2023 at 10:46 am

    Pues no entiendo ahora porque todas las películas que salen son de historias de mujeres se vuelve monótono, forzado el tema y aburrido.

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: