Síguenos en nuestras redes

Cine y TV

Maldita (Cursed), temporada 1 – Impresiones

La leyenda del Rey Arturo era diferente en mis tiempos.

Publicado

en

Maldita Cursed Netflix

En Netflix podemos encontrar una entretenida serie de acción y aventura en un mundo de fantasía medieval. Está basada en leyendas reales y, aunque tiene muchos problemas en su narrativa y los efectos especiales podrían ser mejores, resulta bastante entretenida. 

No, todavía no estamos hablando de Maldita, conocida en inglés como Cursed. Estábamos describiendo a The Witcher.

La serie basada en los libros de Andrzej Sapkowski —igual que los videojuegos del mismo nombre— y protagonizada por Henry Cavill, fue un éxito absoluto para la plataforma de ‘streaming’. Cualquiera hubiera dicho que Netflix ya sabía que eso iba a pasar y por eso comenzó a producir Maldita, ya que —en esencia— es más de lo mismo.

Maldita está basada en una novela ilustrada de Thomas Wheeler en la que contó con la colaboración del reconocido Frank Miller (Sin City, El Regreso del Caballero de la Noche). Esta es una reinvención de las leyendas de la espada Excalibur y el Rey Arturo que tiene como protagonista a un personaje secundario de esas historias: Nimue, la Dama del Lago.

Inicialmente, hubo algo de confusión con la premisa. Algunos medios reportaron que se trataba de una precuela de la historia de Arturo y otros que era la misma leyenda ya conocida, pero contada desde otro punto de vista. No es ninguno de esos dos casos. Esta es una versión completamente reimaginada de una historia que, de hecho, ya cuenta con muchas versiones que se contradicen entre sí.

Hay que decir que el concepto es realmente llamativo. Maldita pregunta: ¿y si en lugar de escoger un rey, la Espada del Poder hubiera elegido una reina? Tristemente, esta serie no está a la altura de esta idea tan aparentemente transgresora.

Nimue, interpretada por Katherine Langford (13 Reasons Why) es una miembro de los Inefables (Fae o Fey), la ‘gente del bosque’ compuesta por varias clases de hadas y criaturas mágicas. Cuando un grupo de soldados católicos conocidos como los Paladines Rojos invaden su pueblo y matan a la mayoría de habitantes, ella debe cumplir el último deseo de su madre: entregarle una misteriosa espada a un hechicero llamado Merlín.

Maldita Netflix Arthur

Esto la pone en medio de un terrible conflicto. Varias fuerzas comienzan a luchar por la Corona, los Paladines Rojos continúan su sangrienta cruzada contra aquellos que consideran opuestos a Dios y los Inefables buscan un líder que los ayude a sobrevivir. Todos ellos desean la espada.

Poner a una mujer a la cabeza de una historia que suele estar enfocada en sus personajes masculinos y rodearla de un conflicto con implicaciones monárquicas y religiosas parece una idea ganadora, pero Maldita falla de forma espectacular en la ejecución. El principal problema es su protagonista.

A pesar de su trasfondo, Nimue no es nada interesante. Es un personaje sin agencia que la mayor parte del tiempo deja que las circunstancias la lleven de un lado a otro y casi nunca toma una decisión relevante. Aunque la trama la presenta como una hechicera muy poderosa, sus capacidades son bastante irregulares a lo largo de la temporada. Lo que es peor, hay un énfasis en que sus poderes no le pertenecen realmente, sino que son una fuerza externa o vienen de la espada.

Nimue Maldita Netflix

Aunque Katherine Langford es una buena actriz, no sabe qué hacer con este personaje. Su actitud es completamente plana y resulta aburrida. Las escenas de combate son poco creíbles y su poca habilidad con la espada salta a la vista.

Críticas similares se pueden hacer sobre Arthur, que aquí es interpretado por Devon Terrell (Barack Obama en la película biográfica Barry). No se puede negar que tiene mucho carisma, pero el salto que da de mercenario inescrupuloso a honorable caballero, incapaz de hacer algo malo, es demasiado repentino y no se siente como una evolución adecuada.

Afortunadamente, Maldita se salva a nivel actoral gracias a Gustaf Skarsgård (Vikings) como Merlín. El hechicero de la leyenda aquí es un borracho embaucador que ha perdido sus poderes. Él le pone a esta serie el tono grave y épico que necesita con su capacidad para engañar y tramar planes. Los misterios de su pasado y personalidad son los que realmente rescatan la trama en los momentos que más lo necesitan. Además, tiene una excelente química con todos los demás actores.

Merlin Maldita Netflix

Otra cosa que hace interesante a este Merlín es que nos encanta ver versiones alternativas de personajes que ya conocemos. Tristemente, el guión cree que la mejor forma de presentar esto es como si fuera un giro en la trama. Hay al menos cuatro personajes que llegamos a conocer con un nombre, pero de repente revelan que en realidad son viejos conocidos de las leyendas artúricas como si fueran grandes revelaciones. Estos momentos causan más vergüenza que sorpresa.

Los efectos especiales y el maquillaje tampoco son una maravilla. Es claro que esta serie tuvo un presupuesto aún menor que el de The Witcher y se nota, por lo que tratan de reducir las tomas con efectos CGI al mínimo. Esto hace que la historia no resulte tan fantástica como debería. Incluso así, algunos de los pocos efectos que tiene resultan más vistosos que en la otra serie mencionada. Otro problema es que resulta innecesariamente larga. Muchos de sus episodios están llenos de eventos de relleno que no avanzan la trama ni profundizan en su mundo. Hubiera sido más llevadera con la mitad de episodios o como una película larga.

Algo que sí resalta de forma positiva es el manejo de la intriga política y religiosa. Maldita es fuertemente crítica de los juegos de poder entre las clases dominantes y del fanatismo religioso que lleva a ver a quienes no comparten la fe como seres inhumanos, especialmente en la iglesia católica. A diferencia de Game of Thrones, aquí sí se tiene en cuenta el punto de vista de los oprimidos.

Maldita Paladines Rojos Netflix

Aunque hemos sido muy negativos a la hora de hablar de esta serie, no podemos negar que resulta bastante entretenida. En este sentido recuerda a The Witcher y a series de fantasía heroica de los noventa como Xena y Hércules. A pesar de sus problemas narrativos y efectos especiales mediocres, el resultado general es divertido y tiene momentos emocionantes. Creemos que puede gustar especialmente a conocedores de la leyenda del Rey Arturo por la forma radical en que cambia personajes y situaciones conocidas. Merlín y la mayoría de villanos también resultan bastante llamativos.

Por último, tenemos fe en el futuro. El estado de este mundo al final de la temporada resulta mucho más interesante que cuando comenzó. Causa verdadera curiosidad ver cómo va a manejar este nuevo ‘status quo’.

Maldita no es una gran serie, pero es un buen entretenimiento para pasar el rato con algunos personajes atractivos. Si les gustó The Witcher y quieren algo similar mientras esperan la segunda temporada, esta es una buena opción.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas