Conecta con nosotros

Cine y TV

Misa de medianoche (Netflix) – A Fondo

«El que come mi carne y bebe mi sangre, tendrá vida eterna.»

Publicado

el

Cuando tenía 12 años, Mike Flanagan era un monaguillo con una firme fe católica. Eso cambió cuando comenzó a leer la Biblia. Lo que encontró en ese libro, le hizo dudar de su fe y decidió buscar otro camino espiritual. Hoy, Flanagan es uno de los más interesantes “maestros” del horror y plasmó toda su experiencia y opiniones sobre la religión en la impresionante miniserie de Netflix: Misa de medianoche.

Esta serie cuenta la historia de la Isla Crocket, un pequeño pueblo pesquero que no se encuentra en su momento más próspero. Tras cuatro años en prisión por acabar con la vida de una persona mientras manejaba borracho, Riley Flynn regresa al hogar de su familia en la isla con una crisis de fe. Esa misma noche llega al lugar un misterioso y carismático sacerdote que con milagrosas acciones comienza a cambiar el destino de los lugareños.

Vamos a realizar un análisis ‘a fondo’ de los temas e intenciones de Misa de medianoche. Les avisamos que a continuación encontrarán ‘spoilers’ de esta miniserie.


La religión y la fe en Misa de medianoche

Mike Flanagan ha dejado claro en varias entrevistas que esta miniserie es su obra más personal. En La Maldición de Hill House, exploró su experiencia con la muerte de un ser querido. En Misa de medianoche, va mucho más allá. La usa para plasmar sus dudas sobre qué pasa más allá de la muerte, si existe Dios y la forma en que entiende la “vida eterna.”

El Padre Paul, interpretado magistralmente por Hamish Linklater, no demuestra las dudas que tiene sobre su propia fe. Al encontrar un monstruo, desesperadamente lo interpretó como un ‘ángel’. Necesitaba una prueba de que hay un Dios bueno para revitalizar sus creencias. Igual que en los tiempos antiguos, lo que no se comprende se usa como prueba de lo divino.

El ‘ángel’ representa el fanatismo. El Padre Paul parece amable y está convencido de que está haciendo las cosas por el bien de los demás. Sin embargo, sus «milagros» implican una «violación» del cuerpo de los demás al engañarlos para que beban la sangre de una criatura extraña.

Misa de medianoche Midnight Mass Mike Flanagan Netflix Análisis crítica reseña explicación final a fondo

Es por esto que el destino del ‘ángel’ es ambiguo al final de la serie. No hay forma de acabar con el radicalismo. Podemos cortar sus alas mediante la razón, pero alguien más encontrará el ‘monstruo’ y será engañado para creer que hace lo correcto al obligar a los demás a aceptarlo.

“El mismo diablo citará las sagradas escrituras si viene bien a sus propósitos”, escribió Shakespeare sabiamente. Es increíble la forma en que tanto el Padre Paul como la desagradable Bev Keane (Samantha Sloyan) logran justificar sus más terribles acciones usando pasajes de la Biblia.

No importa qué ocurra, “todo es parte del plan de Dios”. Esta excusa ha sido usada por toda clase de tiranos pertenecientes a todas las religiones para explicar sus actos. Misa de medianoche nos muestra que el radicalismo no necesariamente tiene el rostro de asesinos yihadistas y cristianos de ultraderecha, sino de personas que de verdad creen que están haciendo lo mejor para el prójimo.


El problema de la “vida eterna”

Casi todas las grandes religiones prometen que hay algo más allá de la muerte: una “vida eterna” en un paraíso al lado de la divinidad. Es una promesa atractiva. Sobrevivir en el mundo no es fácil y el sufrimiento está a la orden del día. Una eternidad de paz y amor suena bien.

Flanagan cuenta que, mientras escribía el guion de la serie, pensaba en los padres que envenenaron a sus hijos en cultos como los de Jim Jones y David Koresh, de los que hablamos en nuestro análisis a fondo de Far Cry 5. Llegó a la conclusión de que la desesperación por “creer” en algo más puede ser tan intensa que elimina cualquier capacidad de raciocinio.

Misa de medianoche Midnight Mass Mike Flanagan Netflix Análisis crítica reseña explicación final a fondo

Nuestras escenas favoritas de Misa de medianoche no son los momentos de horror ni violencia. Son los largos monólogos de personajes como Riley (Zach Gilford) y Erin (Kate Siegel) sobre qué creen qué pasa al morir. Estas son reflexiones hermosas, de voces tanto creyentes como ateas, sobre el final de la vida. Sirven para reconfortarnos.

La idea de la serie no es criticar a nadie por su fe ni por seguir un dogma religioso. Su objetivo es advertir del peligro que existe para cualquiera de caer en el fanatismo.


Los vampiros y el catolicismo

En el cine y la televisión es común ver a los vampiros como alegorías de temas tan diversos como la lujuria, la adicción y el capitalismo. Es extraño que no aprovechen tanto su relación con las tradiciones católicas, algo que sí es común en la literatura y los juegos de rol. Hablamos de ideas como «beber la sangre de Cristo en la comunión» y «alcanzar la vida eterna» mediante ello.

Misa de medianoche Midnight Mass Mike Flanagan Netflix Análisis crítica reseña explicación final a fondo

Misa de medianoche también hace un uso más tradicional de los vampiros al relacionarlos con la adicción, específicamente con el alcoholismo. Riley está luchando con este mal que lo llevó a acabar con una vida. Esa es la razón por la que ha perdido la fe tanto en Dios como en la humanidad. La serie hace un fantástico trabajo analizando el tema de ‘la culpa’ y las razones por las que una persona puede caer en una adicción, algo que tiene aún más sentido cuando varios personajes son incapaces de resistirse al impulso de beber sangre.


Un Dios omnipotente

Esta serie se atreve a debatir uno de los más importantes y controversiales elementos del dogma cristiano: la omnipotencia de Dios. Resulta claro que Mike Flanagan no está de acuerdo con oraciones como “los caminos de Dios son misteriosos” y “no pasa nada en el mundo sin que Dios lo sepa”. Sus personajes rechazan la existencia de un Dios que no hace nada para evitar el sufrimiento en el mundo si tiene la posibilidad de hacerlo.

Misa de medianoche también enfrenta estas ideas con otro elemento importante de las religiones cristianas: que Dios le dio libre albedrío al hombre y la mujer. Sin embargo, no trata de reconciliar ambos dogmas ni llevar este debate a una conclusión. Sabe que no es su lugar. Aun así, usa bien a sus personajes para explicar por qué no puede simpatizar con estas ideas.

Misa de medianoche Midnight Mass Mike Flanagan Netflix Análisis crítica reseña explicación final a fondo

Explicación del final de Misa de medianoche

Algunos espectadores han expresado en redes sociales su confusión respecto al final. Por fortuna, Mike Flanagan aprovechó una entrevista con The Wrap para aclarar algunas cosas:

  • Leeza no perdió la sensibilidad en las piernas porque el ‘ángel’ hubiera muerto, sino porque la concentración de su sangre se había agotado en ella. Esta fue la forma que el escritor encontró para dejar claro que tanto ella como Warren estarían bien y no se iban a transformar.
  • El destino del ‘ángel’ quedó ambiguo debido a lo que este simboliza: el fanatismo. No se puede acabar fácilmente con eso.
  • Los protagonistas murieron porque Flanagan quería mostrar que las acciones importan más que las creencias. Tenían que sacrificarse para salvar a los demás sin necesidad de ser cristianos.

Como pueden ver, Misa de medianoche es una serie que no tuvo miedo a tocar algunos temas más controversiales. ¿Cuál es su interpretación? Esperamos sus comentarios.


Otros análisis ‘A Fondo’

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas