Conecta con nosotros

Cine y TV

[Opinión] Sobredosis de tráilers

¿La gran cantidad de tráilers, teasers y avances arruinan las experiencias del espectador?

Publicado

el

terminator-genisysDurante los últimos días sucedieron dos cosas que me hacen pensar bastante sobre un fenómeno que seguramente muchos de ustedes han notado. Primero, un amigo publicaba en redes sociales que debido a la gran cantidad de tráilers que salieron sobre Furious 7 no disfrutó de muchas escenas de la cinta debido a que ya las había visto antes de la función; el segundo suceso fue el nuevo tráiler de Terminator Genisys, que contiene un gigantesco SPOILER sobre la trama (si lo desean ver es bajo su responsabilidad, ojo).

Creo que con estos ejemplos queda un poco claro el tema que voy a tratar. La gran cantidad de tráilers, teasers y avances sobre grandes producciones de entretenimiento han logrado que de una u otra forma se arruinen las experiencias del espectador; a veces no es gran cosa pero muchas veces acaban de tajo con el factor sorpresa de una película (como el citado caso de Terminator Genisys). Esta forma de promocionar tiene sus razones, pero también debería tenerse en cuenta el grado de riesgo que generan tanto para el consumidor como para los productores.

Las producciones cinematográficas de corte acción/aventura como las realizadas dentro del Marvel Cinematic Universe requieren de una gran inversión que debe ser recuperada, la idea de las distribuidoras y estudios es convocar a la mayor cantidad de gente a los cines para generar ganancias y obtener un retorno de inversión rápido, esto los lleva a crear la expectativa a través de estos tráilers; pero por ese afán de conseguir beneficios se crea una saturación de contenido que puede hacer que sepamos buena parte de la historia de una cinta antes de que llegue a los cines.

avengers-age-of-ultronOtro asunto involucrado es el de los compromisos comerciales con patrocinadores externos y también para posicionar la marca en diferentes eventos. Hablemos del caso Avengers: Age of Ultron, que recientemente tuvo una campaña junto a la marca Gillete para promocionar una nueva línea de máquinas de afeitar usando diseños basados en los héroes de Marvel; eso tiene un costo que debe ser recuperado por ambas empresas, y una de las maneras de lograrlo es usar tráilers. En algunos casos es bien realizado (como el de Gilletea pesar de las exageraciones obvias), pero en otros hace que se pierdan las ganas de ver la película (como cuando se hace un teaser del tráiler del tráiler principal. No, gracias).

Para poner otro ejemplo de esta situación, Forbes reveló en 2014 los costos de colocar un comercial de televisión durante la transmisión del Super Bowl, el evento deportivo más importante de Estados Unidos, un anuncio de 30 segundos costó 4 millones de dólares y uno de 60 segundos tenía un valor de 8 millones de dólares; además, si quieres aprovechar al máximo esos costos debes entregar un gran video con escenas nunca vistas de tu película, arriesgando secuencias importantes o elementos de la historia. Podríamos pensar que por ser Avengers, Superman o Harry Potter todo está asegurado, pero en ese tipo de industrias lo peor que se puede hacer es excederse en la confianza.

Incluso la repetición extrema o la expectativa creada de manera artificial mediante tráilers es perjudicial. Para este caso tomaré como ejemplo a Batman V. Superman Dawn of Justice; el esperado tráiler ha sido anunciado para diferentes fechas que no se han cumplido, y ahora se lanzó un teaser para promocionar un tráiler que será exhibido en teatros selectos IMAX de Estados Unidos, y a pesar de que luce bien lo veo como un movimiento redundante y de cierta manera innecesario.

batman-v-supermanAdemás hay que añadir la propia curiosidad del espectador y de los medios como nosotros que es aprovechada por los estudios y distribuidores. Digamos que los tráilers también se convirtieron poco a poco en una necesidad de consumo, una adicción para los espectadores y una buena manera para los medios de crear contenidos informativos, aunque algunos exageran y ponen en riesgo la experiencia a cambio de visibilidad. Y pues como pasa frecuentemente gracias a las redes sociales, los SPOILERS accidentales o calculados de mala manera nos pueden dañar el rato.

En este punto nos debemos poner serios. Primero como medios, ya que de nosotros depende informar de manera responsable sobre estas producciones y evitar que el usuario se coma un SPOILER de manera accidental; debemos avisar si el contenido tiene material que pueda dañar la experiencia del espectador de manera clara y visible. Si alguna vez en GamerFocus fallamos en ese aspecto, les pedimos que nos informen para tomar los correctivos hacia el futuro.

Además debemos ser responsables como espectadores, dejar de mantener las ansias de obtener material por adelantado a pesar de que se vea sexy y atractivo (no, Scarlett Johansson y Vin Diesel no son excusa). Nosotros mismos podemos cuidarnos y consumir de manera responsable estos tráilers, e igualmente compartirlos de manera adecuada: las redes sociales nos convierten en medios informativos y por lo tanto deberíamos avisar si esto puede dañarle la función a nuestros amigos o contactos.

furious-7Con esto no digo que deba nulificarse el uso de tráilers como medio para darnos a conocer una película; su uso responsable puede despertar emoción y ganas de ver una producción que en principio no nos interesaba (me pasó con el más reciente de Ant-Man y con el emotivo segundo avance de Star Wars: The Force Awakens). Pero la saturación logra que se ahogue hasta el más entusiasta y eso sería contraproducente para la industria cinemátográfica tradicional (que cada vez necesita más recursos para sobrevivir) y para el público que desea experiencias frescas y sorprendentes.

1 Comentario

1 Comentario

  1. maskedlizard

    16 de abril del 2015 at 22:10 pm

    A mediados del 2009 tuve oportunidad de asistir a una muestra de 15 minutos de Avatar en 3D, cerca de seis meses antes del estreno. Para la época obviamente fue brutal y valió mucho la pena (después le perdí bastante estima a «James Cameron’s Pocahontas»).

    Pero lo del presente no tiene nombre: ¿Ir a un teatro solo por un tráiler o en su defecto el spot del teaser del tráiler del clip? No jodás.

Deja tu comentario

Cine y TV

Transformers: El despertar de las bestias – Reseña

No puede ser tan mala como las de Michael Bay. ¿Cierto?

Publicado

el

A pesar del tiempo que ha pasado desde su estreno, va a ser difícil superar el daño que las horribles películas de Michael Bay le hicieron a esta franquicia. Bumblebeecuya reseña pueden leer aquí— fue un paso en la dirección correcta y nos gustó mucho, pero no nos hizo olvidar a sus pésimas predecesoras. Transformers: El despertar de las bestias tiene una enorme responsabilidad y en esta reseña descubriremos si es lo que el universo de los robots de Hasbro necesita.

Lo que más nos llamaba la atención de esta película es la introducción de personajes de Guerra de bestias. Esta serie de mediados de los años 90 es una de nuestras partes favoritas de Transformers y no podíamos esperar para ver a nuestros Maximals y Predacons favoritos en la gran pantalla. También nos tenía muy entusiasmados la presencia del villano de la legendaria película animada de 1986. En ese sentido no podemos negar que quedamos un poco decepcionados. Los Predacons ni siquiera aparecen.

Esta historia se desarrolla en 1994. Los Autobots liderados por Optimus Prime siguen atrapados y escondidos en la Tierra cuando una llave transwarp, capaz de retornarlos a Cybertron, es descubierta por los humanos. Pero ellos no son los únicos que la quieren. Los sirvientes de Unicron, una poderosa entidad devoradora de planetas, la buscan para atraer a su amo y ofrecerle el planeta como cena.

Dejemos las cosas claras de una vez. Transformers: El despertar de las bestias es mucho mejor que las terribles películas dirigidas por Michael Bay, pero no está a la altura de Bumblebee. El filme protagonizado por Hailee Steinfeld se benefició de ser una historia “más pequeña” que ponía más énfasis en el drama que en la acción, pero esta entrega quiere volver a las grandes batallas épicas que deciden el destino del mundo. Los efectos especiales están a la altura de la tarea y las secuencias de combate y persecuciones no están nada mal. Pero una trama mediocre y un desarrollo brusco no la dejan ser mejor.

La lucha por la llave transwarp es una excusa genérica para la historia, pero podía funcionar bien. El problema es que se pierde en aburridas explicaciones sobre la mitología y el pasado de los Transformers mientras descuida elementos que resultan más importantes. La cohesión argumental de escena a escena es demasiado débil, las relaciones entre personajes evolucionan tan rápido que se sienten forzadas y los eventos se sienten extrañamente divorciados del mundo y lugares en que ocurren. Va mucho más allá de la tradicional suspensión del sentido común que nos suele pedir esta clase de películas.

En el centro de todo se encuentra el infaltable protagonista humano. Noah Diaz —interpretado por Anthony Ramos (Hamilton, En el barrio)— es un joven afrolatino que recientemente abandonó el ejército y cuya familia se encuentra en problemas económicos. Un incidente lo lleva a conocer al Autobot Mirage, que ansioso por hacerse amigo de un humano lo involucra en los eventos que terminarán en una lucha por el destino del planeta. También tenemos a Elena (Dominique Fishback, de Proyecto Power), una practicante de arqueología que descubre accidentalmente la llave transwarp y también se ve enredada en la aventura.

Transformers: El despertar de las bestias Reseña crítica análisis opinión

Noah es un buen personaje. Su trasfondo militar lo hace adecuado para enfrentar los problemas en que se está metiendo. Su desconfianza hacia los Transformers es una fuente interesante de drama, igual que la evolución de su amistad con el entusiasta Mirage. Hay un paralelo interesante entre él y Optimus por el desagrado mutuo que se sienten y la incapacidad de ambos de trabajar con quienes son “diferentes”. Hubiera sido interesante si no fuera porque la película insiste en describir una y otra vez lo parecidos que son. ¿Por qué desconfían de la audiencia? ¿Acaso no creen que seamos capaces de entender el subtexto más sencillo?

Optimus también llama la atención porque en este punto de la historia no es el líder admirable que conocemos. Se rehúsa a trabajar con los humanos y su afán por solucionar las cosas pone en evidencia su desesperación. Su arco y el de Noah son interesantes, pero como dijimos se desarrollan de forma muy brusca y sin sutilezas.

Transformers: El despertar de las bestias Reseña crítica análisis opinión

Los demás personajes son un poco decepcionantes. Elena no es más que la tradicional “chica inteligente” que está allí para dar información. Arcee y Wheeljack a duras penas tienen personalidad y Bumblebee desaparece durante casi toda la película. Le va peor a los Maximals. A pesar de lo importantes que son para el trasfondo de la historia, solo Optimus Primal y Airazor tienen algo de relevancia. Cheetor y Rhinox a duras penas aparecen en pantalla y no tienen personalidades definidas. Por si fuera poco, solo se transforman una vez y es en una escena tan caótica que ni siquiera podemos apreciar los detalles de sus diseños.

Hablando de diseños, no fuimos fans de como lucen la mayoría de robots. Algunos de ellos están “sobrediseñados”, con demasiadas partes móviles y detalles innecesarios que los vuelven confusos visualmente. Mirage pierde personalidad por culpa de esto y los villanos apenas son diferenciables. Los Maximals lucen absurdos. ¿En verdad era necesario que las partes del pico de Airazor se movieran así al hablar? Antes de que se lo pregunten, ni siquiera vemos a Unicron transformarse.

Hemos sido muy negativos en esta reseña, pero a pesar de sus defectos tenemos que aceptar que Transformers: El despertar de las bestias es una película entretenida. La gran escena de acción final es genuinamente emocionante e incluso nos hizo preocupar por el destino de un par de personajes. La relación entre Noah y Mirage es divertida y es agradable ver las interacciones entre Transformers en pantalla. La banda sonora con hip-hop noventero también es un acierto.

Transformers: El despertar de las bestias Reseña crítica análisis opinión

Esta película realmente tenía potencial. El talento y los materiales están ahí, pero es como si los hubieran ensamblado en el orden incorrecto. Su ridícula revelación final, justo antes de los créditos, causa vergüenza ajena. Si las relaciones se hubieran desarrollado con más calma y no se hubiera enfocado tanto en elementos irrelevantes de la mitología la historia hubiera “respirado” mejor y habría estado a la altura de Bumblebee

Transformers: El despertar de las bestias tendrá que conformarse con ser la segunda mejor película ‘live-action’ de Transformers. Eso no es mucho decir, pero cualquier cosa que nos aleje de las películas de Michael Bay es positiva.

Transformers: El despertar de las bestias
2.9/5 Nota
Continue Reading

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: