Síguenos en nuestras redes

Cine y TV

Sangre de Zeus – Impresiones

La mitología griega nunca antes vista.

Publicado

en

Sangre de Zeus

Hoy en día, hablar de qué es o no es ‘anime’ lleva a un extenso y casi interminable debate. Los puristas afirman que es un estilo de animación con producción mayoritariamente japonesa. Otros argumentan que en Japón el término ‘anime’ abarca todos los tipos de animación que existen. De lo que sí estamos seguros es que la serie animada de Netflix llamada Sangre de Zeus tiene todo para atraer a una población adulta que gusta de este tipo de contenido.

Sangre de Zeus es la más reciente producción del estudio americano Powerhouse Animation. El estudio ganó notoriedad con la adaptación del icónico videojuego Castlevania, creada por la dupla de Adi Shankar y Warren Ellis. Aunque tengan el mismo estilo visual, Sangre de Zeus fue concebida por Vlas y Charley Parlapanides bajo el nombre Gods & Heroes.

En comparación con otras adaptaciones de la mitología griega, que ponen a los dioses del Olimpo en una luz mística y heroica, Sangre de Zeus los baja de ese halo de divinidad y los retrata como seres semejantes a los humanos. Ellos tienen sus propias opiniones, bagaje emocional y problemas interpersonales. La diferencia es que siguen teniendo superpoderes. Estas son nuestras impresiones de Sangre de Zeus.

Una leyenda desde una perspectiva diferente

La historia comienza con una representación de la batalla épica de los dioses contra sus progenitores, los titanes. Después de la derrota de los creadores del universo, estos maldijeron la Tierra con el surgimiento de los gigantes: criaturas con el único propósito de arrasar con todo a su paso.

Sangre de Zeus

Los dioses volvieron a emerger victoriosos de la gigantomaquia y enterraron los cuerpos de los gigantes en el mar. No obstante, restos de estos cadáveres fueron arrastrados hasta la orilla y su carne fue consumida por humanos. Esta les dio fuerza sobrehumana y un aspecto demoniaco.

Aquí es donde entra nuestro protagonista: Herón, un joven humilde y pobre que vive con su madre a las afueras de una polis urbana siempre cubierta por las nubes. El fatídico día que llegan los demonios —liderados por el cruel Seraphim— a destruir la ciudad, Herón descubre que es hijo del gran dios del trueno Zeus.

Sangre de Zeus

Con gran resentimiento hacia su padre por haber abandonado a su madre y él a su suerte, Herón comienza una épica odisea. En esta descubrirá quién es y cuál será su destino entre los humanos que lo acompañan en su viaje. Al mismo tiempo, algunos dioses buscarán suprimir su existencia.

A esta aventura llena de acción y tragedia se entrelaza una maraña de intriga y conspiración entre estos seres divinos. Sería injusto reducir todo a una disputa marital. Sin embargo, ninguna de las partes sale bien librada de este conflicto en el que se han visto involucrados reyes, amazonas y hasta sátiros. Dadas las circunstancias que han abierto el camino hacia este cataclísmico evento, es muy difícil no sentir empatía por Herón e incluso Seraphim, actores principales en este capricho entre seres divinos.

Tal vez es por su diseño, pero Herón tiene ese aspecto de niño bonito atolondrado sin un control de su ira por la tragedia que cae ante su ser. Las pruebas que vemos en su viaje para convertirse en un digno representante del Olimpo son emotivas y bien implementadas.

Las impresiones de Sangre de Zeus no son para los blandos

Como dijimos, los dioses de Sangre de Zeus están solo un escalón por encima de los seres humanos. Zeus es retratado en algunas facetas como los cuentos de la mitología griega: un hombre travieso que hace uso de sus habilidades como dios para tener aventuras en la Tierra con múltiples mujeres, dejando bastardos esparcidos por todos lados. Sin embargo, también muestra un lado inseguro y evasivo al momento de encarar a Herón. Esto es causado por sus mismos ‘daddy issues’ cuando él fue joven. Aunque se muestra como una figura paterna con el semidios, no muestra el mismo afecto por sus otros hijos bastardos: Apolo y Hermes.

Hera no es mejor que su esposo. Consumida por los celos, carga un rencor irreconciliable contra Herón y su madre: Electra. Su orgullo le impide ver otras aproximaciones del conflicto y hará lo que sea para que sea respetada como la reina de los cielos.

La serie es brutal en su contenido violento. La sangre y las tripas no discriminan y todo es exhibido de forma explícita para satisfacer a aquellos que gozan con emociones fuertes. Las batallas están llenas de acción y pondrán al televidente al borde del asiento. No obstante, la animación de la serie es inconsistente. Así como hay un hermoso despliegue visual en las peleas importantes, las escenas con menor actividad parecen haber pasado por un Power Point.

Nuestras impresiones de Sangre de Zeus concluyen en que es una historia interesante con un componente dramático e invertida de forma eficaz en sus personajes para llevarnos a un clímax impresionante. Resulta sencillo dejar atrás sus problemas técnicos cuando nos concentramos en la trama. Seguimos dudando de la definición de ‘anime’ para esta serie, pero definitivamente es una animación para adultos que ningún fanático se puede perder.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas