Connect with us

Cine y TV

Spider-Man: Lejos de casa – Reseña

En comparación con De regreso a casa, la última película de Spider-Man supone una mejora en ciertos aspectos. Sin embargo, es un paso atrás en otros.

Publicado

en

Tras ser picado por una araña radioactiva, Peter Parker obtiene fuerza y velocidad sobrehumanas. En un principio decide utilizar estos dones en beneficio propio. Sin embargo, su creciente ego le arrebataría alguien muy importante. Al enterarse de que su tío Ben fue asesinado, Peter va a la caza del responsable. Para su horror, descubre que el asesino es un ladrón que pudo haber detenido. Desde ese entonces, aprendió que un gran poder conlleva una gran responsabilidad y se propuso a luchar contra el crimen con el fin de que su negligencia no volviera a costarle la vida a alguien.

Esta es la historia de origen de Spider-Man, creado en 1962 por Stan Lee y Steve Ditko. ¿Por qué gastar un párrafo hablando de la que quizás es la historia de origen más conocida de los cómics? Son impresiones mías, pero creo que mucha gente ha olvidado lo que representa el lanzarredes o nunca lo han entendido.

Dentro de los cómics, Spider-Man es uno de los pocos personajes cuya historia de origen es consistente. A pesar de ser simple y arquetípica, es un relato atemporal. Prueba de ello es que se mantuvo inalterada durante medio siglo. Sin embargo, he de conceder que incluso las historias más atemporales deben ser actualizadas.

El trepamuros ha contado con múltiples reinterpretaciones y actualizaciones. Para citar las más exitosas, me referiré a Spider-Man 2099 y Ultimate Spider-Man.

Creado en 1992, Spider-Man 2099 sigue a Miguel O’Hara: un lanzarredes producto de la corrupción de la multinacional Alchemax. A diferencia de Peter, Miguel es un individuo más irascible. No cuenta con el código moral de Peter y no está motivado por altruismo. ¿Esto lo hace un mal Spider-Man? No, ya que el guionista Peter David se tomó la cortesía de hacer explícitas las diferencias entre ambos arácnidos.

Con el fin de rejuvenecer al personaje e introducirlo a una nueva generación de lectores, Marvel Comics creó Ultimate Spider-Man (2000). Aunque esta serie tiene sus problemas, consiste en una actualización exitosa de la mitología arácnida. La historia de origen es la misma, pero estaba ambientada en un contexto moderno.

Nuevamente, ¿por qué gastaría más párrafos explicando esto en vez de hablar de Lejos de casa? Porque esta cinta hereda varios de los problemas de Spider-Man: De regreso a casa (2017), una película que no funciona como reinterpretación ni actualización. Cabalga sobre el legado del personaje con el argumento de que todos saben de qué trata, pero introduce elementos que contradicen su origen y esencia.

Spider-Man: Lejos de casa

Hablemos propiamente de Lejos de casa. La última película dirigida por Jon Watts y protagonizada por Tom Holland supone una mejora en ciertos aspectos con respecto a De regreso a casa. La mayoría del elenco entrega actuaciones excepcionales. La comedia es una seña de identidad de este filme y la maneja de forma hábil.

Al criticar Spider-Man: Lejos de casa como una película de superhéroes cualquiera, me atrevería a decir que la recomiendo

En materia de cinematografía, la película es generalmente competente y las coreografías de sus escenas de acción son superiores a las de la anterior película. Esto se debe a que los combates involucran de formas más creativas las habilidades de Peter. No menos importante, los efectos visuales en las batallas contra Mysterio (Jake Gyllenhaal) —¿El maestro de las ilusiones, enemigo icónico desde 1964, es el antagonista de la cinta? ¡Quién lo hubiera visto venir!— son espectaculares.

Al criticar Spider-Man: Lejos de casa como una película de superhéroes cualquiera, me atrevería a decir que la recomiendo. Es divertida de principio a fin y tiene buenas actuaciones. Los que disfrutaron de De regreso a casa disfrutarán de esta cinta.

He aquí el problema: Spider-Man: Lejos de casa no es una película cualquiera. Es la adaptación de un personaje con más de medio siglo de historia y una caracterización consistente a lo largo de diferentes medios. ¿Y qué mejor forma de arruinar la caracterización de un personaje que alterando fundamentalmente su origen?

Spider-Man: Lejos de casa

Hablemos del difunto Tony Stark, el «tío Ben» del héroe arácnido en el Universo Cinematográfico de Marvel. ¿No estás de acuerdo con esto último? No te preocupes, ya que la película martillará en tu cabeza la idea de que Tony Stark es la figura paterna de Peter con referencias cada cinco minutos. Esto va desde murales hasta menciones directas de que Peter es el heredero de Tony Stark. No bromeo cuando digo que es una presencia mucho más grande en la película que el propio Mysterio.

Lo diré de forma directa: el tío Ben no es un rol intercambiable, mucho menos con un personaje como Tony Stark. Son individuos social y moralmente distintos.

Tony Stark es un multimillonario egocéntrico que sufre una epifanía tras ser herido por la metralla de una bomba. Ben Parker es un hombre de clase media. Humilde y altruista por naturaleza, trata de enseñar a Peter sus valores con la intención de convertirlo en la mejor versión de sí mismo. La inherente virtud de Ben es la piedra angular de la moralidad de Peter y la razón por la cual muchas reinterpretaciones del personaje le atribuyen la oración «un gran poder conlleva una gran responsabilidad».

Hablando de responsabilidad, esta es una característica que el Peter Parker de Tom Holland carece en exceso. Esto se ve reflejado en sus constantes descuidos alrededor de su identidad como Spidey y las estúpidas convenientes justificaciones que encuentra el filme para encubrirla. A lo largo de la cinta, Peter clama que es su secreto mejor guardado. Sin embargo, no tiene problema alguno en estar desenmascarado en frente Nick Fury (Samuel L. Jackson), Mysterio y varios agentes de S.H.I.E.L.D. En ese entonces, todos estos personajes son perfectos desconocidos para Peter. Este descuido conllevará a varios problemas en el futuro del arácnido.

Sin embargo, no hay acto más irresponsable que el que lleva a que las cosas salgan de control y pone a sus amigos en peligro de muerte. Al terminar el primer tercio de la cinta, Peter recibe un artefacto: el «Macguffin de Tony Stark». Peter sabe que es un objeto muy poderoso con connotaciones bastante cuestionables en materia de derechos humanos. Es algo que claramente no puede estar en manos de cualquiera.

Sería bastante irresponsable que Peter decidiera dar el Macguffin a alguien que conoce apenas unos días. Eso sería estúpido e irresponsable. ¿No creen?

Y ya que estamos hablando de eso, ¿el chico que perdió a su tío debido al crimen común de la Gran Manzana y su inicial negligencia dejaría dicha ciudad desprotegida para tomar vacaciones? Claro que no. Afortunadamente, hay una respuesta del por qué el lanzarredes del UCM haría todo esto: es nuevo y diferente.

Mientras que la culpa y código moral del Peter de los cómics generalmente son un impedimento para su vida social y laboral, el Peter del UCM no tiene que ni quiere preocuparse de ese «estorboso» bagaje. Aún más conveniente, heredó millones de dólares de Tony Stark para que no tenga problemas económicos.

¿Qué es el Peter Parker de Tom Holland frente al legado de Spider-Man? Un personaje completamente nuevo que carga con un legado que no merece. Un personaje relegado a tomar el manto de Tony Stark mientras viste las prendas del héroe más icónico de Marvel. Un personaje sin las complejidades y dilemas que hacían al héroe original tan humano. Un personaje que, sin importar por donde se le mire, no es Spider-Man.

Por desgracia, la interpretación de Peter no es la única que falla.

Spider-Man: Lejos de casa

Michelle «MJ» Jones (Zendaya) fue introducida en Spider-Man: De regreso a casa. No sería una exageración afirmar que a duras penas figuraba como un personaje terciario en esa película. Sin embargo, este personaje es ascendido a interés amoroso de Peter en los primeros cinco minutos. Ignoremos que Peter no tenía interés alguno en MJ en De regreso a casa. En vez de aprovechar para desarrollar la relación de estos personajes y hacer que su romance tenga sentido, la cinta no se molesta en explicar por qué Peter está enamorado de ella. Como si esto no fuera suficiente, la película añade un innecesario triángulo amoroso. El resultado de todo esto es un romance forzado.

La MJ original es compleja. Aunque superficial a primera vista, basta con leer sobre su pasado para identificar a una mujer con inseguridades. Previas experiencias la llevaron a desarrollar una persona fiestera, pero distante… excepto con Peter.

Spider-Man: Lejos de casa

Ya fuera por su conocimiento de que Peter era Spider-Man o algo más, Mary Jane se sentía especialmente identificada con el joven de Queens. La capacidad de ponerse en sus zapatos es lo que le permitió quedarse al lado de Peter y apoyarlo en sus momentos más difíciles. A su vez, esto es lo que motiva a Peter a entregarse completamente a ella. He ahí la química entre ambos: su simbiosis.

La MJ de Zendaya es la supuesta superficialidad del personaje hecha carne. Solo demuestra verdadera preocupación por Peter una vez descubre su secreto.

Spider-Man: Lejos de casa no es una película de Spider-Man. Ninguno de sus personajes crece ni lidia con dilemas de importancia. Es solo una historia sobre un niño que sabe nada sobre poder, mucho menos de responsabilidad.

Spider-Man: Lejos de casa
2.5/5 Nota
Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas