Connect with us

Cine y TV

Spider-Man: Un Nuevo Universo – Reseña

El multiverso está en peligro y solo un grupo de seis Spider-Men podrá detener la catástrofe sin perder el sentido del humor.

Publicado

en

Desde su debut cinematográfico en 2002 con Spider-Man, la calidad de las películas protagonizadas por el trepamuros ha fluctuado. Esto va más allá de lo subjetivo. Al fin y al cabo, por alguna razón u otra, cada uno tiene su propia cinta preferida del lanzarredes. Sin embargo, es precisamente esta diferencia en gustos lo que reitera el hecho de que las películas del lanzarredes varían en calidad.

Incluso si lo anterior está abierto a debate, hay un hecho que permanece: hasta la fecha, no hay un consenso de cuál es la mejor película del héroe arácnido.

Bueno, eso era lo que pensaba antes de ver Spider-Man: Un Nuevo Universo.

A lo largo de los últimos 16 años, las cintas del trepamuros han supuesto una adaptación de aspectos puntuales de la mitología del icónico personaje. Sin embargo, esto suele ser acompañado por la ausencia o falta de comprensión de aspectos importantes. Un buen ejemplo de esto es Spider-Man: Homecoming (2017), una cinta que imita la típica actitud del personaje, mas no comprende su psicología. Por supuesto, ser fiel a la obra original no es lo único de lo que un director o productor debe preocuparse a la hora de hacer una adaptación.

Construir un buen ritmo, crear una atmósfera apropiada, realizar un buen desarrollo de personajes, presentar la acción de forma distinguible, evitar huecos argumentales… estas son algunas de las tareas que deben ser realizadas por el cineasta. Al fin y al cabo, ya que el cine es un medio narrativo audiovisual, la historia debe tener coherencia narrativa y cinematográfica para así entregar un relato entendible tanto a nivel argumental como visual.

No obstante, varias películas del lanzarredes no tienen éxito en esto. El ejemplo más claro sería The Amazing Spider-Man 2 (2014), pero también aplicaría a cintas como Spider-Man 3 (2007) y la mencionada Spider-Man: Homecoming.

Spider-Man: Un Nuevo Universo

¿A qué se debe esta pequeña retrospectiva? Si bien Spider-Man: Un Nuevo Universo no es perfecta —de hecho, su argumento prueba ser el eslabón más débil—, es la primera película del lanzarredes que entrega un todo equilibrado. Cuenta con una espectacular presentación, una dirección que evita que simplemente sea ruido visual, una caracterización correcta de diferentes héroes arácnidos, un villano con una motivación entendible, un buen balance entre comedia y drama… Para resumir, la lista de puntos positivos supera abundantemente a los negativos.

Por supuesto, ¿qué clase de reseña sería esta si no analizamos estos elementos?

Spider-Man: Un Nuevo Universo

Salgamos primero de lo más evidente: la excelente presentación visual de la película. Utilizando un método similar al de las películas animadas de Pixar, Spider-Man: Un Nuevo Universo combina elementos de animación en 2D y 3D. Esto no solo sirve para crear personajes más expresivos, ya que la animación se hizo sobre bocetos y storyboards, sino que cumple con el objetivo que buscaban los productores Phil Lord y Christopher Miller: hacer sentir al espectador como si estuviera dentro de un cómic.

Y lo lograron.

Cada escena de la cinta no solo rebosa de color —y cuando no lo hace, está directamente relacionado con la emoción que trata de transmitir la película—, sino que utiliza toda clase de efectos visuales para amplificar la acción o las emociones de una escena. Entre estos recursos destaca la exposición de información vía cómics —lo cual no sería tan bueno si estas secciones no fueran visualmente espectaculares y muy cómicas— y la utilización de burbujas de pensamiento.

Spider-Man: Un Nuevo Universo

Por supuesto, no se puede evitar mencionar los estilos únicos en los que están renderizados tres de los héroes arácnidos: Spider-Man Noir, Peni Parker y Spider-Ham. Esta decisión de diseño no solo le da más variedad a la cinta, sino que enfatiza el hecho de que estos personajes provienen de universos radicalmente distintos a los de Miles Morales, Peter Parker y Gwen Stacy. Desgraciadamente, más allá de su diseño y cómo interactúan entre sí y con los mencionados protagonistas de la cinta, son personajes que no añaden a nivel narrativo.

Antes de criticar el argumento de Spider-Man: Un Nuevo Universo, ha de resaltarse lo que hace bien. Como se mencionó, representa correctamente a cada héroe arácnido y los diferencia de tal forma que ninguno se sienta igual. El desarrollo de personaje de Miles y Peter —su relación alumno-mentor, específicamente— está bien desarrollada. Mientras que el primero no tiene experiencia alguna con sus poderes arácnidos —al fin y al cabo, esta película es su historia de origen—, el segundo es una versión más vieja y cínica del lanzarredes que todos conocemos. A pesar de esto, su naturaleza le dicta hacer lo correcto y sus interacciones con Miles actúan como una experiencia curadora. Al final del día, esta se convierte en una relación simbiótica.

Sin embargo, esta relación podría haberse hecho aún mejor.

Spider-Man: Un Nuevo Universo

Como se mencionó, la adición de los otros trepamuros —aunque excelente para aquellos que adoren el fan-service— no agrega a la trama y —en el peor de los casos— sus interacciones sustraen tiempo que pudo haberse utilizado para profundizar la relación entre Peter y Miles, además de la de este último con otros personajes. Entre estos destaca Aaron Davis, el tío de Miles y su figura de admiración.

Aun así, ha de enfatizarse que la presencia de Gwen y los demás héroes nunca se siente como una obstrucción. De hecho, su sentido del humor e interacciones hacen que la película sea todo un espectáculo de principio a fin.

Al igual que los héroes, los villanos están organizados en un grupo. Si bien el número de antagonistas también pudo haberse recortado en beneficio de desarrollar mejor a los principales, su presencia no resulta intrusiva ni impide que las motivaciones de Kingpin —que lidera al mencionado grupo de villanos— estén bien planteadas.

Spider-Man: Un Nuevo Universo

Si bien la extensión limitada de esta reseña puede sugerir que estoy amplificando los problemas mencionados, la verdad se aleja de eso. Como dije hace unos párrafos, la lista de puntos positivos supera abundantemente a los negativos. Aunque hay aspectos narrativos que pueden mejorarse, la ejecución de la trama y el cómo hábilmente puede ir de un momento cargado de comedia a uno trágico —y viceversa— demuestran el gran talento detrás de Spider-Man: Un Nuevo Universo. Esto también puede verse en las excelentemente coreografiadas escenas de acción y el humor que constantemente rompe la cuarta pared sin volverse repetitivo o fastidioso.

Pero más importante, esta es una película que entiende lo que significa ser Spider-Man: cualquiera puede estar debajo de la máscara… y lo único que se necesita para probarlo es un salto de fe. Como todo en la vida, ¿no creen?

Spider-Man: Un Nuevo Universo
4/5 Nota
Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas