Síguenos en nuestras redes

Cine y TV

Star Wars: The Force Awakens – La reseña

La Fuerza es intensa en esta cinta, haciendo que vuelvan los sentimientos de aventura que nos fascinaron en la juventud, y conquistarán nuevas generaciones.

Publicado

en

Cómo sucedió con la familia Skywalker durante las primeras entregas cinematográficas de Star Wars, J.J. Abrams tenía una carga pesadísima e importante por la cual responder al aceptar el reto de dirigir Star Wars: The Force Awakens, la nueva cinta con la que Disney y LucasFilm pretendían darle nuevos aires a la saga. Debemos reconocer que la Fuerza es intensa no solo en el director sino en buena parte del equipo de la misma, haciendo que vuelvan los sentimientos de aventura y descubrimiento que nos fascinaron en la juventud, y seguramente conquistarán a las nuevas generaciones.

En Star Wars: The Force Awakens seguimos el cruce de caminos de varios personajes nuevos y algunos antiguos en una amalgama de sucesos que pueden recordarnos el enfoque central que tuvo la primera trilogía, revisando la raíz de cada conflicto personal relacionado en su mayoría con el bien y el mal representados en la Fuerza. Esto se combina con una ambientación central que nos deja conocer rápidamente el estado de la galaxia 30 años después de Return of the Jedi, exponiendo el ataque a la Nueva República por parte de una facción remanente del antiguo Imperio Galáctico conocida como la Primera Orden, y los esfuerzos a todo nivel de la Resistencia para contraatacar.

La nueva generación incluye a la recolectora de chatarra Rey que es una experta en sobrevivir a condiciones inclementes (y se roba todo el show), el stormtrooper Finn que decide desertar, el hábil piloto de la Resistencia Poe Dameron, dueño de un carismático droide llamado BB-8 (de alta importancia durante buena parte de la cinta), y el villano de turno Kylo Ren, un fanático hardcore de todo lo que tenga que ver con el Lado Oscuro. Todos ellos nos muestran buena parte del legado de Star Wars reflejado en sus experiencias: amor por la aventura, temor ante lo desconocido, dudas frente al camino a tomar. Todos brillan con marcadas diferencias y dejando espacio para un crecimiento inteligente de sus historias en las secuelas.

Por otra parte tenemos el glorioso retorno de Han Solo y Chewbacca (más experimentados pero igual de entretenidos), la General Leia Organa que comanda las fuerzas de Resistencia contra la Primera Orden, y los droides R2-D2 y C-3PO. En cada facción encontraremos otros personajes de apoyo, revelando en su mayoría algunos detalles de interés (la intensidad del General Hux es notable) y dejando algunas dudas para que el público fabrique sus propias teorías, como el misterio del supremo líder Snoke, jefe totalitario de la Primera Orden, o Maz Kanata, la extraña alienígena consejera. Estos dos últimos no pierden fuerza debido a su construcción CGI, al contrario, sacan ventaja de la misma para hacer interpretaciones competentes en sus respectivos intereses.

Star Wars The Force Awakens (4)

Al igual que con la regla de dos en los Sith, Star Wars: The Force Awakens presenta dinámicas pequeñas que funcionan perfecto de cara a todo el conjunto de la cinta. Por ejemplo Finn y Rey (interpretados por John Boyega y Daisy Ridley) son los que tienen una mayor química durante el avance de la historia, como si fueran veteranos actores que conocen cada uno de sus secretos, e incluso parecen jóvenes cómplices de sus picardías y secretos. Algo parecido sucede con Kylo Ren (Adam Driver) y el General Hux (Domhnall Gleeson): exponen diversas formas de manejar la Primera Orden generando un marcado contraste debido a la notoria rivalidad y las diferencias de sus métodos (uno usando el Lado Oscuro y el otro la militancia fanática).

Para complementar lo que en su mayoría son excelentes actuaciones, J.J. Abrams, Lawrence Kasdan y Michael Arndt nos regalan una historia de un ritmo apasionante que hace pausas correctas para que absorbamos información. Puede ser comprendida por un novato en la franquicia y definitivamente será amada por los seguidores más cercanos de la saga, abriendo espacios para risas, gritos, e incluso lágrimas. Es verdad que el primer tercio de la cinta exhibe de manera un tanto exagerada ciertos aspectos de A New Hope (¿jugando con la nostalgia?), pero también recogen momentos de mucha sorpresa, dejándome boquiabierto en al menos tres ocasiones. Y para aquellos que extrañan el Universo Expandido antiguo (ahora conocido como Legends) debo dejarles un pequeño dato: los escritores dejaron una que otra referencia al mismo, dando sus propios giros de tuerca combinados con elementos originales importantes.

Star Wars The Force Awakens (2)

El tono de Star Wars: The Force Awakens es claro: tenemos una aventura de vieja escuela que abandona buena parte de la moda gris de la actualidad, donde la aventura, la sorpresa y el descubrimiento (personal y del mundo) son partes esenciales. Obviamente esto incluye elementos dramáticos necesarios para organizar el presente y construir el futuro apoyados de manera milimétrica en los elementos audiovisuales disponibles. Abrams en colaboración con su jefe de fotografía Daniel Mindel escogieron realizar tomas prácticas para el relato, con paisajes bellos, efectos espectaculares, batallas de alto impacto, trabajo musical sobrio de John Williams y una sensación orgánica que creíamos perdida luego de la trilogía de Vader (Episodios I al III). Y si, los combates con sable de luz son imperdibles, dejando de lado la coreografía precisa para mostrar momentos más viscerales y punzantes.

En la cinta solo encuentro dos errores fundamentales. El primero que mencioné anteriormente es la dependencia inicial del legado de las primeras cintas de Star Wars para iniciar el relato (parece una copia al carbón en ciertas escenas), pero es algo que se reduce gracias a la buena combinación de historia, actuación y ambiente. El segundo es más serio: varios personajes quedan completamente desaprovechados, dejando un sabor amargo por su baja participación tanto en tiempo en pantalla como en impacto sobre los sucesos. De cierta manera es como si fueran incluidos por cumplir con ciertos estereotipos de la franquicia, no como un apoyo para la historia en concreto.

Hace poco George Lucas comentó que al ver la película sabía que era todo lo que los fanáticos de la saga habían pedido. Y no se equivoca. Star Wars: The Force Awakens es una de las mejores cintas de ficción del año, combinando actuaciones de primer nivel, un guión que a veces apunta a lo seguro pero brinda un nivel de emoción altísimo, y un equilibrio que ni el mismo Anakin Skywalker habría logrado con la Fuerza. Es la película que esta galaxia necesitaba para recargar su energía y brillar durante muchos años más.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas