Síguenos en nuestras redes

Cine y TV

Stormtroopers negros y cazafantasmas mujeres, ¿por qué tanta rabia por eso?

Los cambios hechos a personajes en cómics y películas para que sean más incluyentes ha generado controversia últimamente. ¿Qué es lo que ocurre?

Publicado

en

Una de las críticas que más se ha hecho a las grandes producciones hollywoodenses en el último par de décadas es su falta de originalidad. La gran mayoría de blockbusters de verano no son creaciones originales sino que están basadas en obras de otros medios, especialmente el cómic y la literatura, o son remakes o reboots de películas de años atrás. Aunque a mí me gustaría ver películas originales más a menudo, no tengo muchas quejas contras esta clase de adaptaciones, después de todo Hollywood ha estado adaptando obras literarias y de teatro desde sus inicios y algunos de los grandes clásicos como El Padrino, Psicosis, El Halcón Maltés y muchísimas más son basadas en libros.

Esto tiene sentido desde un punto de vista económico. Producir una película no es nada barato y las posibilidades de un fracaso en taquilla siempre tiene a los estudios nerviosos, por eso llevar a la gran pantalla a una historia o personaje que ya cuente con una buena cantidad de fanáticos es una apuesta más razonable.

Harry Potter fans scramble to get a copy of the latest Harry Potter book

Claro que esto también tiene un posible problema. Adaptar una obra o franquicia que ya cuenta con miles o millones de seguidores hará que estos sigan con lupa la producción, analizando minuciosamente cada letra de cada detalle revelado sobre el film, criticando cada elección o rumor y enojándose por minucias como el color del cinturón de un personaje, porque como grupo, los fans de una franquicia se sienten más dueños de ella que sus propios creadores.

Desde que comenzó esta fiebre por la adaptación de los cómics, literatura juvenil y viejas franquicias a principios de este siglo he visto cómo se ha criticado de todo, desde el color de los trajes de los X-Men hasta la intensidad correcta del rugido de Godzilla; y eso está bien, es bueno ser crítico ante Hollywood y exigirle cierto nivel de calidad, así pocas veces hagan caso, pero… ¿es necesario hacerlo con el nivel de rabia y fanatismo con el que se suele hacer? Se han dado casos en que los guionistas, productores o directores de una adaptación son amenazados sin cesar, especialmente en redes sociales, por atreverse a cambiar el trasfondo o el origen de un personaje. Recordemos la cantidad de quejas que recibió MGM cuando contrató a Daniel Craig para interpretar a James Bond (porque Bond nunca había sido rubio) o cuando Jessica Alba interpretó a Sue Storm (porque no era rubia natural).

Y no se llegan a imaginar la virulencia a la que pueden llegar los “fans” cuando los productores de una película se atreven a cambiar a un personaje popular de raza o género.

La verdad no es raro, sobre todo en el mundo de las adaptaciones cinematográficas, que un personaje sea representado por un actor de una raza diferente a la que pertenece. Probablemente uno de los casos más conocidos sea el de Red en el clásico de Stephen King The Shawshank Redemption (Sueños de libertad), que en la novela corta es un hombre blanco irlandés pero en el film es interpretado por el actor afroamericano Morgan Freeman. Aunque en el año en que salió esta película (1994) Internet aún no se había popularizado tanto, tampoco creo que hubieran muchas personas molestas por este cambio, después de todo, ¿a quién no le gusta ver a este gran actor interpretando a un gran personaje?  Más de lo mismo pasó un tiempo después cuando se anunció el elenco de Daredevil (2003) con Michael Clarke Duncan interpretando al villano Kingpin.

 race_and_gender_01

En esta época ya el uso de Internet estaba masificado y aunque las redes sociales no tenían la fuerza de ahora el tema del cambio de raza de este personaje sí se comentó en foros, más con curiosidad sobre la decisión que con rabia; incluso el mismo actor comentó en entrevista con MTV que quería que los fanáticos miraran por encima de eso y lo vieran simplemente por su actuación. De hecho, aunque la película no fue un gran éxito en taquilla o ni obtuvo las mejores críticas, la interpretación de Dunkan como Kingpin fue lo suficientemente estimada como para que luego lo contrataran para hacer la voz del mismo personaje en una de las series animadas de Spider-Man.

Desde entonces, los casos que se daban de fanáticos protestando por la raza de los personajes solían ser anecdóticos y objeto de burlas, como aquellos que amenazaron a la actriz Katie Leung por haber sido elegida para interpretar a Cho Chang en la saga de películas de Harry Potter, argumentando (estúpidamente) que en los libros nunca se dice que este personaje sea asiática.

DIOSES NEGROS

Para la adaptación a cine de Thor en 2011, Marvel Studios puso en el rol de Heimdall al genial actor británico de raza negra Idris Elba… y el infierno explotó.

race_and_gender_02

En la mitología nórdica los dioses siempre han sido representados como blancos y, curiosamente, Heimdall, el dios vigilante, es descrito como “el más blanco de los dioses”. En los cómics del universo Marvel los Asgardianos también siempre han sido representados como de raza blanca, ¿entonces por qué eligieron a un actor negro para este rol?

Curiosamente, las críticas más fuertes contra este casting no vinieron de parte de los fans de Thor, sino de agrupaciones de supremacistas blancos como el Conservative Citizen Council en Estados Unidos, que expresó lo siguiente en un comunicado:

«No es suficiente con que Marvel ataque los valores conservadores y promueva la izquierda, ahora los dioses mitológicos deben ser reinventados con piel oscura. Parece que Marvel cree que la gente blanca no debería tener nada que sea solo para ellos. Su próximo estreno, Thor, le dará a la mitología nórdica un insultante maquillaje multicultural. Uno de los dioses será interpretado por el DJ de hip-hop Idris Elba.»

Sobra decir que a este grupo no le interesa en absoluto la fidelidad de la adaptación de Thor y no buscaba más que mojar prensa y buscar eco en los medios conservadores… y tristemente lo lograron, pues el color de piel de Heimdall se volvió un tema de debate obligado en ese momento, debate del que participó el mismo actor:

«¿Thor es mitología, verdad? Thor tiene un martillo que vuela a él cuando chasquea los dedos. ¿Eso está bien, pero el color de mi piel está mal? Creo que es un signo de los tiempos para el futuro. Creo que vamos a ver fusión a distintos niveles y eso es bueno».

Debo hacer notar que hace muy poco también hubo revuelo cuando un correo filtrado de Sony reveló que a la compañía le interesaba la idea de contratar a Idris Elba para intepretar a James Bond cuando Daniel Craig termine su ciclo. Las reacciones fueron similares.

Desde entonces esta clase de cambios son cada vez más comunes, pero cada anuncio similar es recibido con más y más oposición y negatividad por parte de grupos de “fanáticos” que bien pueden ser una minoría, pero una que grita muy fuerte. En el último par de años pude observar con mucho desagrado las olas de comentarios racistas que generaron las noticias de que personajes como Johnny “Human Torch” Storm de Los Cuatro Fantásticos o Jimmy Olsen en Supergirl serían interpretados por actores afroamericanos. Esto no ocurre solo con personajes de cómics, pues ciertos fanáticos de los libros de Los Juegos del Hambre se “levantaron en armas” cuando supieron que Cinna, Rue y Tresh serían de raza negra (a pesar de que en el libro dos de ellos son descritos como personas de piel oscura). Así es, fanáticos de un libro que habla de rebelarse contra la opresión quejándose de la raza de los personajes.

Aparentemente hay quienes se molestan no solo porque personajes blancos (o que ellos asumen que son blancos) cambian de raza, sino también porque cambian de género. Cuando hace algunas semanas se revelaron las actrices que protagonizarán la nueva película de Cazafantasmas muchos salieron en masa a acusar a Hollywood de estar “destruyendo su niñez” y a hacer desagradables chistes sexistas al respecto… comentarios que tampoco faltaron el año pasado cuando Marvel anunció que Thor ahora sería una mujer.

Pero nada, nada se compara con las reacciones que tuvo la aparición de John Boyega en el tráiler de la esperadísima Star Wars: The Force Awakens. Hubo una explosión de comentarios del video en YouTube, mientras que los foros y las redes sociales se llenaron de mensajes criticando la inclusión de un “Stormtrooper negro” (en Twitter lo hicieron mediante el hashtag #BlackStormTrooper) y de burlas racistas de su apariencia. La excusa era que los Stormtroopers, al originarse del ejército de clones de la República, eran todos copias de Jango Fett y por lo tanto ninguno podía ser negro. Esto es falso, pues ha sido establecido varias veces en el canon oficial que el Imperio recluta Stormtroopers y que esta fuerza no está conformada exclusivamente por clones.

race_and_gender_04

También existe la posibilidad de que el personaje de John Boyega no sea un stortrooper real sino que estuviera disfrazado como uno. Pero las ganas de criticar pueden más que la evaluación de opciones… afortunadamente los geeks más sensatos nos pusimos a discutir sobre temas realmente importantes, je je je.

 ¿Por qué pasa esto? ¿A que se debe toda esta negatividad y resistencia a estos cambios?

 

EL FANTASMA DE LA CORRECCIÓN POLÍTICA

 

Se dice que vivimos en una época extremadamente sensible en que se vive con miedo de ofender a los demás a causa de las posibles consecuencias y hay algo de cierto en ello, después de todo, hace apenas algunas semanas un grupo radical cometió una masacre en Francia supuestamente en represalia por unas caricaturas ofensivas. Este terrible evento desató un nuevo debate sobre la libertad de expresión y si esta tiene un límite.

¿Qué tiene que ver esto con el tema de la raza de estos personajes? La mayoría de críticos de lo que hicieron con Heimdall, Antorcha Humana, Jimmy Olsen, las cazafantasmas y todos los demás alegan que esto se hizo porque Hollywood se arrodilla ante la “corrección política”; es decir que estarían incluyendo minorías y mujeres a la fuerza en sus películas, aún en contra de los deseos de los artistas detrás de ellas, para cumplir con una especie de cuota, de otra manera la industria tendrían que enfrentar la ira de los grupos feministas y de justicia social que boicotearían sus películas.

Esto es falso.

En los últimos años ha existido un resurgir de grupos feministas y de minorías sexuales y raciales exigiendo igualdad de derechos, oportunidades y protestando en medio de escándalos como los abusos policiales contra afroamericanos en Ferguson y Nueva York, los casos agresiones sexuales en campus universitarios y violaciones de derechos humanos en Medio Oriente. Esto ha venido acompañado también de críticas a la representación que se da a estos mismos grupos en la cultura popular, pues en las grandes producciones de Hollywood, o en los videojuegos AAA, personajes de sus géneros o razas corren mucho más riesgo de quedar convertidos en clichés o en arquetipos negativos (ustedes los conocen, el negro o gay cómico, la damisela en apuros, el que muere primero, etcétera) que los personajes masculinos blancos heterosexuales, que son por amplio margen la mayoría de protagonistas.

race_and_gender_08

Pero criticar no es censurar, criticar no es exigir un cambio. Criticar es sugerir que algo puede ser mejor y, aparentemente, hay gente escuchando. Hay estudios que saben que para un sector del público es importante verse representados en la pantalla o que incluso la historia se puede beneficiar gracias a ciertos actores de la raza o género “incorrectos”, saben que las audiencias son cada vez más variadas, que los Estados Unidos son cada vez más multiculturales, que audiencias como China o India son cada vez más importantes y las películas, cómics y videojuegos podrían comenzar a cambiar para reflejar esto.

 

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

¿Pero qué pasa cuando el cambio es al revés, cuando en su adaptación personajes que solían ser de color pasan a ser de raza blanca?

Antes de que supiéramos lo terrible que era, la película de The Last Airbender, basada en la genial serie de Nickelodeon Avatar: The Last Airbender, estuvo también bajo ataque debido a su casting. La serie original tiene mucha inspiración en las culturas asiáticas tanto a nivel filosófico como histórico y estético. Por eso resultó molesto para los fanáticos ver que la mayoría de roles principales eran ocupados por actores blancos, incluso los que en la serie tienen una tez morena.

race_and_gender_06

Esta práctica es usualmente conocida como whitewashing y consiste en tomar personajes de otras razas, especialmente personas de raza negra o asiática, y convertirlos en personas de raza blanca. Esto tiene mucho sentido cuando la adaptación cambia de escenario, por ejemplo, la hipotética adaptación de AKIRA que tendría lugar en Neo-Manhattan y no en Neo-Tokyo y posiblemente este sea el caso en Ghost in the Shell, ya que será protagonizada por Scarlett Johanson, pero no se sabe si su personaje será Motoko Kusanagi o si se desarrolle en Japón (probablemente no); sin embargo, muchas veces se hace whitewashing de los personajes a pesar de la ubicación o la época o sin importar la persona real en la que está basado el personaje (como ocurrió en 21, de 2008). El más reciente caso fue la película de Ridley Scott Exodus, la cual presentaba a un grupo de protagonistas blancos en el antiguo Egipto, curiosamente, la mayoría de personajes secundarios sí eran de raza negra.

Esto lo hacen porque en muchos círculos persiste el mito que dice que las principales audiencias del mundo son hombres blancos y que estos no suelen ver películas protagonizadas por mujeres u hombres de otra raza (u orientación sexual) porque “no se pueden identificar con ellos”.

 The Last Airbender y Exodus fueron fracasos de crítica y taquilla.

Lo “curioso” de esto es que el sector que se quejó de estos cambios en esta ocasión es prácticamente el mismo que defiende los cambios e inclusión en otras películas. ¿No es esto una muestra de hipocresía? ¿Por qué está bien cambiar personajes blancos por otras razas pero no viceversa?

LA REPRESENTACIÓN IMPORTA

Antes de continuar y explicar esto quiero compartir esta cita con ustedes:

“Cuando tenía nueve años comenzaron a presentar Star Trek, lo miré y me puse a gritar por toda la casa – ‘¡Mamá! ¡Todos! ¡Vengan rápido! ¡Hay una mujer negra en la televisión y no es una sirvienta! – En ese momento me di cuenta de que yo podía convertirme que lo que yo quisiera ser”  Whoopi Goldberg

 Esta bella anécdota de esta señora actriz debería bastar para comprender esto. Como dije antes, la norma es que los protagonistas de las grandes películas (y videojuegos y cómics y literatura popular de ficción) sean hombres blancos heterosexuales. Solo el 14% de las películas de fantasía o ciencia ficción más populares (los géneros en que solemos tener a nuestros héroes y personajes favoritos) tienen como protagonistas a mujeres, solo el 8% a hombres o mujeres de color (y el 6% es Will Smith, en serio) y ni siquiera el 1% tiene un protagonista que no sea heterosexual o que tenga alguna discapacidad, (fuente). Si incluimos aquí a personajes secundarios o películas protagonizadas por un grupo, las cifras permanecen casi iguales.

Es posible que la mayoría de nosotros no nos demos cuenta, pero la representación importa y mucho. A nivel subconsciente esta situación habla a las personas, la falta de buenos personajes de color le dice a un niño de color que las personas de su raza no importan mucho y que muy pocos logran cosas grandes, la falta de mujeres protagonistas le sugiere a una niña que la mayor parte del tiempo las mujeres estarán detrás de los hombres en importancia, lo mismo con las demás minorías. Por eso los casos de The Last Airbender y Exodus que mencionaba arriba, ya son muy pocos los papeles creados originalmente para actores no blancos, ¿por qué quitarles los pocos que ya lo son?

Una de las compañías que más se ha dado cuenta de este problema es Marvel Comics, que desde hace un tiempo está tratando de volverse mucho más incluyente y variada en las representaciones de sus personajes. Recientemente vimos como nos presentó a la genial Kamala Khan, la nueva Ms. Marvel, una joven paquistaní y musulmana que es escrita por una mujer musulmana; el equipo de X-Men se volvió de mayoría femenina, el Spider-Man del universo Ultimate es Miles Morales, un chico de ascendencia negra y latina, que ha recibido un impulso en popularidad; la nueva Thor es una mujer y el nuevo Capitán América es el antiguo Falcon, Sam Wilson, un hombre de raza negra. En televisión Marvel nos ha dado a excelentes personajes femeninos en Agents of S.H.I.E.L.D. mientras que ha creado en Agent Carter una serie con un marcado trasfondo feminista, en Netflix veremos a Jessica Jones y a Luke Cage mientras que ya hay fechas de estreno para películas de Black Panther y Captain Marvel. Además, pronto se comenzará a publicar A-Force, un cómic con un equipo de solo superheroínas entre las que se encuentran She-Hulk, Dazzler y Medusa de la misma escritora de Ms. Marvel.

A Force (2)

Recientemente, y en un giro radicalmente diferente, se comienza a rumorar que un futuro juego de Call of Duty, tal vez el próximo, tenga como protagonista a una mujer.

 

¿ESTÁN ARRUINANDO NUESTRA INFANCIA?

 

Cada vez que anuncian un remake o una adaptación de algo por lo que sentimos nostalgia es prácticamente inevitable que alguien salga con estos comentarios: «!Dejen de arruinar mi infancia!» o «¡Están violando mi infancia!» o algo por el estilo, a veces medio en serio medio en broma. Cuando anunciaron la nueva versión de Los Cazafantasmas con reparto femenino el hashtag #Ghostbusters se inundó con esta clase de mensajes, declarando nuevamente que la idea de ver cazafantasmas mujeres era un insulto contra nuestra niñez.

Esto es estúpido y deberíamos dejar de decirlo, porque no tiene sentido.

Pongamos como ejemplo una de las franquicias que más amo: Las Tortugas Ninja. La serie de dibujos animados, la primera trilogía de películas y la línea original de figuras de acción prácticamente definieron mi niñez. Cuando se anunció la película producida por Michael Bay y vimos las primeras y terribles imágenes yo fuí el primero en gritar a los cuatro vientos que estaban destruyendo mi infancia.

race_and_gender_06 

Esa película se estrenó en cines.

La película estuvo unas cuantas semanas en cines.

La película salió de los cines.

Y mi infancia no fue destruida ni violada y sigo teniendo los mismos buenos recuerdos de las tortugas ninja a pesar de que esta película exista. Lo mismo pasa con Transformers, G.I. Joe y demás series infantiles de los 80 que han sido adaptadas al cine con pésima calidad.

Es perfectamente comprensible la preocupación que se genera cuando vemos que habrá una nueva versión de algo que nos gusta mucho, pero tenemos que aceptar algo, por más que nos gusten esas franquicias simplemente no nos pertenecen y los dueños tienen todo el derecho de hacer todo el bien o mal que quieran con ellas. Las generaciones de niños y niñas que nos siguen también tienen derecho a descubrir estos personajes ya sea en sus versiones originales o en nuevas, pero sobre todo, tenemos que recordar que no importa lo mucho que cambien, las versiones que nosotros disfrutamos seguirán ahí para que las recordemos o disfrutemos de nuevo; ¿acaso el lanzamiento de Star Trek: La nueva generación o las versiones que siguieron borraron al Capitan Kirk de Shatner y al señor Spock de Nimoy de la existencia? No, y siguen siendo increíblemente populares.

Nuestras infancias están a salvo.

 

UN MUNDO DIFERENTE

 

Creo que ya es hora de ir terminando, y antes de que alguien proteste quiero aclarar algo más; no, nada de lo que escribí aquí significa que todas las historias deban adoptar estos cambios o que ahora ninguna historia pueda tener un personaje masculino o blanco. Para nada, es de esperar que la mayoría de historias sigan teniendo esta clase de protagonistas sin que por ello tengan que recibir críticas, sin embargo, sí es hora de que los escritores, desarrolladores y directores comiencen a preguntarse a sí mismos si las historias que van a contar deban usar personajes que son “la norma”, y si estas no podrían resultar más interesantes o ganar una nueva perspectiva si usan personajes más diversos.

race_and_gender_07

Lo mismo los productores, editores y distribuidores, porque las historias con personajes variados no son hechas solo porque sean lo correcto o porque quieren satisfacer a ciertos sectores, no, se hacen porque también son un buen negocio; en los últimos años hemos visto películas de acción y fantasía protagonizadas por mujeres como Frozen o la saga de Los Juegos del hambre que reúnen cientos de millones en taquilla y esas horribles películas de Madea que hace Tyler Perry no son tan exitosas porque sean buenas, sino porque llenan un vacío para las audiencias afroamericanas que nadie más esta llenando.

Y es que la cultura popular no se está volviendo más políticamente correcta, se está volviendo más diversa, incluyente y progresiva y eso es algo bueno. Tal como respondió John Boyega a los horribles comentarios que recibió por su presencia en Star Wars: ¡Acostúmbrense!

Pueden leer más de Sir Laguna en su blog Siento un Ki Maligno, seguirlo en Twitter o hacerle preguntas frikis en Ask.fm

Publicidad
Comentarios

16 Comments

  1. Amelia Robin King

    octubre 2, 2015 en 17:59 pm

    Es agradable encontrar algo de sentido común entre tanta crítica absurda. Yo vine aquí por Ghostbusters. Desde niña soy fan, igual que de TMNT y Jem y cuando me enteré de los reboots me emocioné. Con la tecnología de hoy en día y la calidad de muchas películas de estos tiempos esperaba cosas geniales, y en verdad tanto TMNT y Jem me decepcionaron no por ser reboots sino por alejarse demasiado de la esencia de las franquicias y por tener guiones tan flojos. en serio con buenos guiones habría pasado muchas cosas. Ahora con Ghostbusters me deprime en verdad tanto sexismo, palabra que yo tengo mucho cuidado de usar, pero no se le puede llamar de otra forma cuando las quejas y burlas se basan en el hecho de que las protagonistas son mujeres. Yo confío en el trabajo de Paul Feig y la guionista, que a mí me han demostrado que saben hacer comedias con protagonistas mujeres. Yo siempre soñé con una versión de Cazafantasmas mujeres , ¿por qué? porque de niña yo quería jugar a ser una heroína y no una damisela en desgracia o la novia del héroe, ahora es una realidad. El ejemplo que citas de Star Trek es la pura verdad, la representación importa mucho.

  2. Nicolás Bauzá

    febrero 13, 2015 en 0:15 am

    Coincido plenamente con el articulo. Hay que acostumbrarse. Pero tengo una objeción: Y si en vez de cambiar ciertos aspectos de un personaje para hacer historias mas diversas culturalmente empezaran a popularizar personajes mas diversos culturalmente? Marvel Comics tiene personajes muy diversos desde hace mucho. Si lo que quieren es que las personas de tez oscura (por poner un ejemplo) se sientan representadas lo mejor es recurrir a personajes de tez oscura. Para que volver afroamericano a Tony Stark si se tiene a Black Panther o Luke Cage esperando en el banco? (de nuevo, un simple ejemplo). Si llegase a realizarse una adaptación cinematográfica de Ultimate Spider Man con un trepamuros afroamericano, lo llamamos Peter Parker para que la gente se identifique con un héroe popular o introducimos al gran Miles Morales? En mi opinión, si la única explicación para estos cambios es el intento de abarcar un mayor publico representado, si bien es una buena razón para hacerlo, es una pobre explicación.
    Después están los demás casos donde las quejas no tienen sentido, como el Bond rubio o el «Stormtrooper» negro, eso es puro fanatismo descarriado.
    Y otro punto curioso con Exodus y The Last Airbender es que en la primera la gente se quejo por un protagonista blanco en medio de Egipto, pero ese mismo realismo no se nota en las criticas a la adaptación de Avatar, porque yo no vi muchos esquimales negros que digamos (tampoco arios como nos muestra la película, pero en fin, que se puede esperar de tal bazofia).
    Así que para resumir, esta perfectamente bien tratar de abarcar un mayor publico representado, pero esto se puede realizar a la vez que se respetan las historias de los personajes.

  3. Gab Threepwood

    febrero 11, 2015 en 15:09 pm

    Supongo que la resistencia proviene del acostumbramiento y de las añoranzas de otras épocas. Yo soy uno de los que no está de acuerdo con que los cazafantasmas sean mujeres, simplemente porque quiero y siempre voy a querer a los personajes originales. No tengo problema con que los cambios de raza (lo de Alba para Fantastic Four sí me molestó, no por la raza, sino porque me parece que había 10000000 actrices mejores antes que ella), porque siguen siendo en esencia el mismo personaje mas si creo que cambiar los personajes de los cazafantasmas a mujeres implica que la saga va a tornarse una sátira de las dos entregas anteriores, cargada de clichés, one liners y todas esas cosas. Salvando las distancias, lo mismo que sucedió con Starsky & Hutch, en donde convirtieron una serie policial de culto, en una comedia.

    • Juanita Navarro Páez

      febrero 11, 2015 en 23:16 pm

      No entiendo cómo una película con protagonistas mujeres significa inmediatamente una sátira llena de clichés.
      Por otra parte, no sé si la comparación con Starsky & Hutch sea la más adecuada para el caso, ya que el cambio de actores (Ben Stiller y Owen Wilson tienen una enorme carrera como comediantes y venían de hacer Zoolander) sí nos daba una idea de que una serie policíaca iba a ser convertida en comedia, mientras que ambas Cazafantasmas son comedias protagonizadas por comediantes y para la versión nueva también será una comedia protagonizada por comediantes, solo que esta vez serán comediantes mujeres.

  4. Jlink Proxy

    febrero 11, 2015 en 1:47 am

    Y antes de que se me pase, creo yo que a muchas veces si existe eso del elenco políticamente correcto, igual y estoy hablando un poco con ignorancia, pero vi un poco raro ver a un chicano en la película de fury, más en el ejército de Estados Unidos en los años 40.

    • Sir Laguna

      febrero 11, 2015 en 10:05 am

      Hola, Entiendo sus puntos, aunque ya me expresé sobre ellos en el artículo sobre la diferencia que hay cuando el aspecto cultural entra en juego.

      Sobre el tema de «Fury», no es raro. En la segunda guerra mundial al menos 500.000 latinos formaron parte del ejercito estadounidense (http://en.wikipedia.org/wiki/Hispanic_Americans_in_World_War_II), asi que la presencia de este personaje no es forzada.

      • Jlink Proxy

        febrero 14, 2015 en 22:50 pm

        Estuve investigando un poco y si encontré algunas cosas. Al parecer en un principio México protegió a los chicanos de involucrarse en la guerra, pero cuando esté la declaro por la inundación de un barco en el golfo, además de mandar el escuadrón 201, permitió que mexicanos y de descendencia mexicana se enlistaran en las fuerzas estado unidenses.

  5. Jlink Proxy

    febrero 11, 2015 en 1:44 am

    señor laguna un artículo excelso y como siempre, cuando se trata de minorías me encanta venir a comentar, porque hay alguns que siempre me gusta comentar en estos temas :).

    El primero, es de dos ejemplos que comento y que me gustaría dar una opinión personal al respecto. El caso de Su Storm a mi también me incómodo, y no por el hecho de que jessica de alba fuera latina sino que le pondrán el cabello de rubia para parecerse más al personaje, esto se me hizo más ridículo cuando en la segunda entrega de los cuatro fantásticos hasta le pusieron pupilentes, ¿no era mejor conseguirse una actriz rubia si querían ser fieles al cómic?. En cierto modo, aunque haya sido un grupo conservador pero entiendo la crítica de la elección Idris elba en thor. Personalmente me encanto su actuación, simplemente es magistral, sin embargo el cómic esta basado en mitología nórdica donde todos los personajes son blancos, es decir, aunque es excelente actor, creo que es deformar un poco una cuestión cultural. Para darme a entender mejor, es como si hicieran una película basada en dioses aztecas y que estos fueran rubios de ojos azules, incluso negros, o más aún, que hicieran una película basada en culturas africanas o hindúes y pusieran gente blanca, no me estoy quejando, sólo intentó decir que cuando hay una base cultural de fondo hacer un elenco multicultural esta demás, y eso va más allá del racismo, es respeto al material de origen y a la historia.

    Eso si, este último punto ya lo tocaste de forma excelsa en el artículo. Yo siento que debe haber más diversidad, definitivamente es necesaria, sólo que igual creo que también es importante que no se lleguen a ciertos puntos innecesarios, llevar racismo en donde no lo hay. Creo que, al menos para mi, si existe diversidad bienvenida sea, es la que puede aportar precisamente temas y cosas interesantes que a veces no vemos, pero que eso no signifiqué que nos vamos a razgar las vestiduras por ver un elenco de gente blanca.

    • Juanita Navarro Páez

      febrero 11, 2015 en 9:36 am

      Hola.

      Con respecto a tu comentario sobre Idris Elba, la verdad es que, de plano, Thor de Marvel se toma bastantes libertades sobre la mitología nórdica. No es una adaptación fiel y cambia muchas cosas de los mitos escandinavos (nada más ver que Thor no fue criado junto con Loki y que Laufey era la madre, no el padre de Loki), de hecho, tengo entendido que Thor como héroe no es muy popular en Escandinavia precisamente por esos cambios (esto lo ilustra una chica danesa http://satwcomic.com/nordic-halloween ). Entonces no creo que la idea del transfondo cultural específico para Thor de Marvel (porque si fuera una película sobre la figura mitológica de Thor sí tendrías toda la razón) tenga mucha cabida a la hora de elegir un elenco.

      • Jlink Proxy

        febrero 14, 2015 en 22:53 pm

        Explicado de esa forma tienes razón, gracias por el dato. Aún así de todos modos rescato lo que dijiste como ejemplo del punto. El cómic de thor no es popular en su tierra precisamente por la falta de respeto a la fuente original, ósea un elemento cultural, aunque creo que replanteando las cosas que la solución general es, que si no estas de acuerdo con algo simplemente no lo veas o consumas, en lugar de arrastrarlo y relacionar lo a otras cosas, tal vez ese es el verdadero problema, se hacen problemas donde no los hay.

  6. Lily Nicht Genug

    febrero 10, 2015 en 11:41 am

    Por parte de la inclusión de mujeres, es por la idea de que no pueden ser fuertes, y si lo son, a algunas las muestran como que su poder es ser sexys y usar esto como ataque, lo cual es algo ridículo (y niegueme que en muchas películas o series se ha usado este digamos, cliché). Replantear eso ya es otro cuento…

    En cuanto a las personas de raza negra, bueno, yo no crecí en un ambiente como el estadounidense donde tal racismo es más marcado, y en Colombia también, donde se hacen aún burlas al respecto y ahí volvemos a la sensbilidad y a la corrección política y los límites que se establecen.

    Yo jamás en una serie o película me he sentido representada, y no porque sea latina, mujer o lo que sea…Si no que yo veo a eso personajes aparte y no busco mi personalidad en ellos, ya que todos somos mundo aparte…

    Yo fui de las que alegó con «The Last Airbender» y pues, si, en fin. Pero eso si fue, la cagada, en cuanto a casting, libreto, todo.

    En fin, si, toca acostumbrarse, como a todo.

  7. Maquinangel

    febrero 9, 2015 en 23:07 pm

    Creo que es gente que se queja porque tienen boca, digo, Twitter. Es cierto, nada de lo que hagan los productores, directores y demas, podrán cambiar las historias originales. Es facil disfrutar a día de hoy de las grandes obras clásicas. A mi me ha dado por ver últimamente las películas de Alfred Hitchcock, el hombre era un genio, y la Academia simplemente no lo nominaba.

    Eso nos recuerda que todo esto al fin y al cabo, es un negocio, no una caridad. Así que, segun sus calculos y consejos de gente experta, se hacen los cambios. De entrada, el beneficio es que se hable de ellos por el simple escandalo. Ya despues vendran las ventas. Aunque, como ya se dijo, tambien se puede fracasar, pero al menos se habran arriesgado.

    De hecho no vi, ni voy a ver la nueva de las Tortugas Ninja ni la de Saint Seiya, prefiero que mi «infancia» siga intacta jejeje. Ya en serio, no pasa nada si hacen las películas o uno las ve, ahí esta Netflix o el cable, o el Festival de Torrento para ver los clasicos, tal y como uno los recuerda, el asunto es que los que se quejan, alguna vez lo entiendan.

    • Gab Threepwood

      febrero 11, 2015 en 15:15 pm

      Me senté a ver Saint Seiya con mucha emoción y terminé maldiciéndome a mi mismo por haberla visto, Te recomiendo que te mantengas lejos de ese film, mi amigo. Sobre todo de la parte de las 12 casas, cuando llegan a Cancer. De terror.

      • Maquinangel

        febrero 11, 2015 en 18:11 pm

        Vaya, no imagine que fuera tan mala. Y si, me mantendre alejado de esa pelicula. Gracias por la sugerencia.

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: