Síguenos en nuestras redes

Cine y TV

Superman: Red Son, ¿cuáles son las diferencias entre la película y el cómic?

¿Qué tanto cambió la historia del Superman comunista?

Publicado

en

¿Qué hubiera pasado si Superman no hubiera caído en Kansas, sino en Ucrania durante la Guerra Fría? ¿Cómo sería el mundo si el Hombre de Acero fuera comunista? Ese es el planteamiento de Superman: Red Son, la novela gráfica de 2003 escrita por Mark Millar.

Recientemente se estrenó en ‘streaming’ una película animada basada en este cómic, la cual podemos ver en Colombia gracias a Google Play. Esto ha puesto de nuevo al ‘Superman comunista’ en los titulares. No obstante, el mundo ha cambiado mucho desde entonces. Algunos elementos de la historia ‘no han envejecido bien’. Como era de esperarse, esta película —co-escrita por el mismo Millar— tiene varios cambios con respecto a la obra original.

Estas son las principales diferencias que tiene Superman: Red Son con respecto al cómic original de 2003. Sobra decir que van a encontrar ‘spoilers’ de ambas obras.

Superman

Tanto en el cómic como en la película, Superman solo quiere lo mejor para la humanidad. Sin embargo, esa obsesión lo lleva a convertirse en un tirano con casi todo el mundo bajo su control. En el cómic, está completamente influenciado por la ideología autoritaria soviética.

Las cosas son diferentes en la película. En esta, Superman se entera de la existencia de los gulags —las prisiones inhumanas a las que llevaban a quienes se oponían al régimen— y eso lo impulsa a matar a Stalin para tomar control del estado. Aunque termina implementando un ‘imperio’ que no admite la disidencia, el camino que lo lleva a esos extremos resulta mucho más comprensible que en el cómic. Sus sentimientos y emociones son mucho más claros y ‘humanos’, por lo que resulta más difícil verlo como un villano. Su historia es una tragedia sobre un hombre bienintencionado que permitió que el mundo sacara lo peor de él.


Lois y Lex

En el cómic, estos dos personajes se encuentran en una relación sin amor en la que ambos se obsesionan con Superman de distintas maneras. La inteligencia de Luthor es tan alta que la presentan de formas algo absurdas, como jugando varios juegos de ajedrez mientras lee a Maquiavelo. Esto es bastante atenuado en la película. Adicionalmente, su relación con Lois es mucho más amorosa y su fijación en acabar con Superman es menos obsesiva.

Lois y Lex en Superman: Red Son

Aun así, se le presenta como un villano. Pone en peligro a la gente de Metrópolis arrojando un satélite sobre la ciudad y sacrifica a Superior Man —la versión de Bizarro en la película— para alterar a su rival. Por eso resulta incómodo cuando, igual que en el cómic, termina como un gran héroe a pesar de que nunca tuvo un arco de redención.

Por su parte, Lois tiene varios diálogos sobre temas feministas que resultan forzados y no encajan en la historia. Al final, es su discurso y no una carta de Luthor lo que convence a Superman de detenerse en su intento de invadir Estados Unidos y dejar sola a la humanidad.


Mujer Maravilla

Uno de los mejores cambios que tiene Superman: Red Son. En el cómic, Diana se enamora de Superman. Sin embargo, él solo tiene ojos para el estado. Cuando ambos son prisioneros de Batman, Superman la convence de escapar del lazo de la verdad para salvarlo. Eso hace que envejezca prematuramente y comience a odiarlo. Al final se alía con Estados Unidos contra él.

En el filme, Diana no está interesada en los hombres y ambos dan comienzo a una gran amistad. Superman no le pide que se sacrifique por él, sino que ella decide hacerlo para salvarlo. Lo abandona no por su rechazo romántico, sino porque ve que —en su afán de salvar a los humanos— se está convirtiendo en un tirano y no atiende a razones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Durante la batalla de Superman contra los Linternas verdes de Estados Unidos, Diana los interrumpe ofreciendo convertirse en una mediadora de paz. El rechazo final de Superman, en el que ella le demuestra que es mucho más poderosa que él, hace que decida alejar definitivamente a las Amazonas del mundo de los hombres.


Batman

El Batman de Red Son es un terrorista que quiere vengar a sus padres disidentes, que murieron a manos de hombres de Stalin. En la animación, su odio se debe a que Superman no acabó con los gulag antes de que sus padres murieran en uno de ellos. En la novela gráfica, sus acciones no causan muertes. En la cinta, es un villano al que no le importa acabar con vidas humanas.

Batman en Superman: Red Son

Parece que no querían complicar mucho la moralidad de los personajes. Querían que viéramos a Superman como alguien que sigue siendo primordialmente bueno a pesar de sus errores. Un Batman como este no da pie a que pensemos que “tal vez tenga algo de razón”.


El giro en la trama

En el cómic se revela que Superman no es un extraterrestre, sino que es un descendiente de Lex Luthor que viene del futuro. Su linaje ha llevado la humanidad a su punto más alto de evolución y desarrollo, pero no pudieron salvar la Tierra.

Red Son cómic

Este giro es una gran sorpresa, pero no encaja bien con los temas políticos de Red Son. La película se deshace por completo de este final y termina con Lex Luthor renunciando a la presidencia tras la desaparición de Superman, que observa los eventos desde la audiencia.


Capitalismo vs. comunismo

La historiadora colombiana Diana Uribe suele decir que “no podemos imaginarnos realmente el comunismo, ya que ese nombre está manchado por la versión retorcida y autoritaria que Stalin implementó en la Unión Soviética”. No tenemos un marco para hablar de cómo sería el mundo con el sistema comunista que soñó Marx o el que propuso la revolución checa.

Pero inevitablemente tenemos que hablar sobre cómo esta historia toca ese tema. En el cómic, Millar asocia el comunismo directamente con la represión. Superman convierte el mundo en una utopía en la que “nadie pasa hambre y no llueve si a alguien le falta un paraguas”, pero cualquiera que disienta recibe un lavado de cerebro. Es verdad que también muestra a Estados Unidos, el único país capitalista, sumido en el hambre y la violencia. No obstante, Lex Luthor salva la economía y el país en cuestión de minutos cuando se vuelve presidente.

En la película, la transformación de Superman en tirano es más paulatina. Las razones de esto se deben más a la presión por crear un ‘mundo perfecto’ que al sistema comunista en sí. No se da cuenta del miedo que la gente siente hacia él. Aunque al final Lex también logra arreglar la economía de su país, el enfrentamiento deja de ser entre sistemas económicos y se vuelve una lucha de egos. Esto no era claro en el cómic. Aquí resulta explícito gracias a las palabras de Diana, que demuestra lo ridículo que es este enfrentamiento ideológico.

Al final, con la desaparición de Superman, el ‘Imperio Soviético’ va a entrar en caos y Estados Unidos se va a convertir en su salvador. Es simplista, pero mejor que el final del cómic.


Hay otros cambios menores. Jimmy Olsen es afroamericano, desaparecen personajes como el hijo de Stalin, hay un prólogo que muestra a Superman cuando era niño y agregaron una escena en la que Superman invade Corea que no encaja con la filosofía del personaje.

¿Qué versión les gustó más? ¿Qué opinan de los cambios? Esperamos sus comentarios.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas