Síguenos en nuestras redes

Cine y TV

The Boys, temporada 2 – Impresiones

Los muchachos de Butcher siguen haciendo de las suyas en esta excelente serie de Amazon.

Publicado

en

the boys segunda temporada

Mucho se ha hablado sobre la ‘saturación’ de superhéroes en la cultura popular. En las últimas dos décadas, esta clase de personajes comenzó a dominar no solo el mundo de los cómics, sino también del cine y la televisión. A causa de esto, no son pocos los que sienten que estas historias de valentía y heroísmo son repetitivas y aburridas. Ese es el mundo al que llegó la serie de The Boys y de inmediato comenzó a subvertir expectativas sobre lo que significa ser “sobre superhéroes”, especialmente en su temporada 2.

The Boys, basada en un cómic de Garth Ennis y Darick Robertson, nos muestra un mundo en el que los superhéroes son algo común. La mayoría de ellos son representados y controlados por una empresa llamada Vought. Ellos crearon a ‘Los Siete’, un grupo análogo a la Liga de la Justicia y los Avengers. Este grupo no solo lucha contra el crimen, sino que protagoniza películas taquilleras y promociona toda clase de productos.

A pesar de su popularidad, estos héroes en realidad son personas corruptas y desagradables que abusan de su poder en beneficio propio. Su líder, Homelander (Vengador), es un sociópata capaz de violar y asesinar sin remordimiento.

En contraparte tenemos a Billy Butcher, un hombre con deseos de venganza que forma un grupo de humanos “comunes y corrientes” para revelar la verdad sobre Homelander, Los Siete, y descubrir los secretos que Vought guarda sobre la verdadera naturaleza de los superhéroes.

La primera temporada usó los clichés sobre este tipo de personajes para hacer una verdadera deconstrucción de género. Nos mostró a seres muy poderosos, pero transformados en monstruos gracias a las trampas de un capitalismo salvaje que es capaz de convertir el heroísmo en un producto. Esto hizo que la consideráramos una de las mejores series de 2019. La segunda temporada de The Boys no solo continuó por esa línea, sino que se volvió más intensa.

A pesar de ser una temporada corta, de solo ocho episodios, fue capaz de manejar bien muchos temas complejos y líneas argumentales. La más importante de ellas está relacionada con la aparición de Stormfront (Torrencial), la nueva integrante de Los Siete.

Stormfront The Boys Temporada 2

A continuación van a encontrar ‘spoilers’ de la temporada 2 de The Boys

El manejo de este personaje demuestra lo bien que esta serie es capaz de manejar temas controversiales y de actualidad. En un comienzo, ella parece ser una ‘rebelde’ que no se deja manipular de Vought ni le tiene miedo a Homelander. Tiene un tono feminista en algunas de sus afirmaciones y es tan confiada de sí misma que puede llegar a agradarnos facilmente.

Esta manipulación de la audiencia tiene un propósito claro. A los pocos episodios nos enteramos que no solo es una villana. Es una asesina tan o más peligrosa que el mismo Homelander y literalmente una Nazi con más de 100 años de edad.

Stormfront, que comparte nombre con un tristemente popular foro racista de internet, usa memes y lenguaje de la cultura en línea para manipular sutilmente a sus seguidores. Está basada en personas reales que hacen lo mismo y se aprovechan de plataformas como redes sociales para radicalizar a personas en la extrema derecha y propagar ideas racistas.

Eso nos lleva a su relación con Homelander. Stormfront detecta fácilmente que el ‘hombre más poderoso del mundo’ no es más que un ‘chico’ necesitado de atención. Así, es capaz de manipularlo sexualmente para ponerlo de su lado y va soltándole poco a poco su retórica sobre la superioridad blanca. Su relación es una clara referencia al vínculo que tiene la ultraderecha con los partidos políticos conservadores, especialmente en Estados Unidos.

Stormfront Torrencial Homelander Vengador

No resulta sorprendente que, a pesar de que su narrativa contra la entrada de “supervillanos” a su país no era más que una referencia poco velada a los inmigrantes, no enfrentó mucha oposición del público hasta que se reveló que ella es literalmente una Nazi. Como ella misma dice, “están de acuerdo con todo lo que digo, es la palabra ‘Nazi’ lo que les molesta.” De hecho, hace énfasis en lo mucho que el capitalismo es capaz de tolerar, incluso apoyar, ideologías como la suya siempre y cuando represente más dinero.

Dato curioso: en los cómics, Stormfront es un hombre.

Pero ella no es el único personaje llamativo de la temporada 2 de The Boys. Los ‘muchachos’ de Butcher tienen un desarrollo muy interesante, comenzando por el buen Hughie. Inicialmente parecía un estereotipo del ‘nerd’ que no tiene mucho que hacer en este grupo de experimentados ‘tipos duros’, pero sigue cargando una y otra vez con su propio peso. Aunque estuvo a punto de ‘quebrarse’ e incluso morir (otra vez), su decisión de dejar a Butcher atrás y seguir luchando a su propia manera es una muestra de madurez y evolución para un personaje que era completamente dependiente de la opinión de otros sobre él.

Lo mismo se puede decir del buen ‘Frenchie’ y su relación con Kimiko. También de una Reina Maeve cuya determinación de finalmente oponerse a Homelander avanzó poco a poco a lo largo de los episodios. O de un Butcher que es capaz de finalmente aceptar los hechos que no puede cambiar y hacer lo correcto, aunque vaya contra sus instintos.

Por su parte, Homelander sigue siendo fascinante. La idea de que los protagonistas tengan que enfrentar una fuerza imparable como él nos llenó de tensión durante todos los episodios. Su versión de “Superman, pero malvado”, resulta mucho más interesante que otros intentos de hacer lo mismo, como Brightburn. Su escena final de la temporada, en lo alto de un rascacielos, deja ver su perturbado estado mental. Nos hace temer por el momento en que finalmente se desate, algo que parece inevitable.

Sí, la temporada 2 de The Boys fue fantástica, pero tuvo una buena cantidad de problemas. Uno especialmente molesto es que los protagonistas, que se supone son capaces de enfrentar seres súperpoderosos gracias a su ingenio, siguen siendo salvados en muchas ocasiones por apariciones ‘deus ex machina’ de otros superhéroes.

Otro defecto es que, en varias ocasiones, la trama se acomoda demasiado fácil al objetivo de los protagonistas. La infiltración de Hughie y Lamplighter (Farolero) en el edificio de Vought es el mejor ejemplo de esto. La serie hace de lado cualquier lógica sobre la seguridad de un lugar como éste para permitir que la trama avance. Lo mismo pasa con la captura de Starlight (Estrella), que parece un evento aislado del resto del mundo de la serie.

The Boys starlight maeve torrencial

Hay personajes que merecían más desarrollo del que tuvieron, especialmente Marvin “Mother’s” Milk. Otro ejemplo es Deep (Profundo). Todo estaba listo para que tuviera una redención honesta, pero se desaprovechó por completo. Si esto quería decir algo sobre su personaje o sobre si los abusadores de verdad merecen una segunda oportunidad, esa idea se perdió en la ejecución.

También resulta rara la revelación final sobre la congresista Victoria Neuman. Ella es presentada como una análoga de Alexandria Ocasio-Cortez, una congresista real de Estados Unidos, pero el final deja demasiadas dudas sobre su propósito y la metáfora es arruinada. Sus acciones carecen de sentido y esperamos que realmente tengan algo interesante preparado al respecto para la temporada 3.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas