Conecta con nosotros

Cine y TV

Titanes del Pacífico: La Insurrección – Reseña

La segunda parte de Titanes del Pacifico supone el regreso de los Kaiju y el debut de nuevos Jaeger.

Publicado

el

En retrospectiva, Titanes del Pacífico resulta un producto muy curioso. No es incorrecto calificarla como una película para masas, no muy diferente a la franquicia de Transformers o el Universo Cinematográfico de Marvel. Ciertamente no es un análisis filosófico de la naturaleza humana ni resulta una crítica a nuestra sociedad. Ni siquiera cuenta con un desarrollo de personajes destacable. Solo es una cinta de acción con una trama simple. Pero he ahí la sorpresa: es perfecta tal cual es.

Esto no solo se debe al evidente amor de Guillermo del Toro por el género mecha, el cual transpira en cada una de las escenas de la película, sino precisamente por la simplicidad de su historia y personajes, además de su énfasis en la acción. Al final del día, Titanes del Pacífico es una carta de amor a series como Gundam, Mazinger y Getter Robo. Y si bien estas obras no están privadas de debates filosóficos y políticos, la sinceridad de la cinta con respecto a lo que constituye su principal atractivo hizo que se convirtiera en uno de los éxitos de 2013.

Es por esto que resulta aún más curioso que su secuela, que parece cumplir los mismos pasos que su predecesora, se sienta como una película inferior. Por fortuna, esta reseña se encargará de determinar a qué se debe esto.

Titanes del Pacífico: La Insurrección se ambienta una década después de la cinta original. Con el sacrificio de Stacker Pentecost (Idris Elba) para cerrar el portal a través del cual los monstruos conocidos como Kaiju accedían a la Tierra, la humanidad ha vivido un periodo de paz. Sin embargo, muchas ciudades costeras aún no se han recuperado del todo y esto ha llevado a que sus habitantes dejen de confiar en sus respectivos gobiernos. En consecuencia, se han visto en la necesidad de construir sus propios Jaeger para protegerse de cualquier futura amenaza.

Esta premisa no solo toma en cuenta todo lo ocurrido en la primera película, sino que trata de expandir el universo creado por Guillermo del Toro. De hecho, varias ideas propuestas a lo largo de la trama resultan interesantes. Por desgracia, Titanes del Pacífico: La Insurrección arruina el potencial de este planteamiento a través de un exceso de escenas expositivas. Además de fallar en comunicar orgánicamente la mencionada premisa, estas gastan un buen porcentaje del filme recordando eventos ocurridos en el anterior.

Titanes del Pacífico - La Insurrección

La intención de Steven S. DeKnight es clara. Titanes del Pacífico: La Insurrección pretende poner al día a todos, incluso a aquellos que no vieron la cinta original. Aunque respetable, esto termina perjudicando a la cinta al no permitir que los personajes se comuniquen como seres humanos normales. Y si bien los talentos de DeKnight brillan en puntos específicos de la película, parece como si no entendiera que el cine es un medio visual. ¿Para qué contar algo cuando puede mostrarse? Esto no solo ayuda a crear un producto visualmente más llamativo, sino que economiza tiempo para emplearlo en cosas como desarrollo de personajes. Por desgracia, esta es otra área en la que la cinta palidece en comparación a su predecesora.

Los tráileres de Titanes del Pacífico: La Insurrección han sugerido que Jake Pentecost —hijo del mencionado Stacker, interpretado por John Boyega— y Nate Lambert (Scott Eastwood) son los protagonistas. Esto no es del todo acertado. Pentecost y Lambert son sin duda los pilotos titulares de Gypsy Avenger, el Jaeger más representativo de la cinta. Sin embargo, este último toma un asiento trasero en la historia para dar espacio a Amara Namani (Cailee Spaeny). Esto en sí no es necesariamente malo, pero el problema yace en que la película no cuenta con desarrollo de personaje alguno. Esto se debe en buena medida al excesivo gasto de tiempo en exposición. Por desgracia, esta dista de ser la única razón.

Si bien podría argumentarse que los personajes de John Boyega y Scott Eastwood ya están bien establecidos dentro de la historia, este no es el caso con el de Cailee Spaeny. Titanes del Pacífico: La Insurrección hace un trabajo aceptable al establecer sus motivaciones. No obstante, estas resultan insignificantes cuando su conflicto personal es omitido para dar paso a las escenas de acción. Como si esto no fuera suficiente, debe compartir escenas con otros cadetes. En vez de enfocarse tanto en exponer, la cinta hubiera podido centrarse en el entrenamiento de estos personajes y el desarrollo de su relación. Por desgracia, este último ocurre fuera de cámara y esto impide que los espectadores realmente se interesen en los nuevos pilotos.

Titanes del Pacífico - La Insurrección

A pesar de todas sus falencias narrativas, hay un aspecto en el que Titanes del Pacífico: La Insurrección está a la altura de su predecesora. Y para fortuna de la secuela, es uno de los más importantes. Por supuesto, este consiste en la acción. Sin embargo, hay que aclarar que la acción en esta película es fundamentalmente distinta a la de la primera cinta. Esto se debe a la anatomía más delgada de los Jaeger.

Mientras que los mechas de la película original lucían más voluminosos —lo cual se traducía en movimientos limitados, pero con un gran peso detrás de ellos—, los de La Insurrección son más gráciles. Aunque esto justifica peleas mucho más frenéticas, estas aún conservan elementos de realismo. Al igual que la primera entrega, esto es complementado por los creativos diseños de los Jaeger y sus aplicaciones en batalla. Por supuesto, estas otorgan más variedad a los combates.

Incluso teniendo en cuenta lo entretenida que puede ser a nivel visual, todo gracias a sus excelentes efectos especiales y coreografías, Titanes del Pacífico: La Insurrección termina sintiéndose como una serie de escenas de acción conectadas entre sí a través de diálogos que no aportan a la trama ni sus personajes. Aunque esta secuela puede justificar el pago de los boletos gracias a sus espectaculares peleas de robots gigantes, tiene incluso menos substancia narrativa que su predecesora.

Titanes del Pacífico: La Insurrección
2.5/5 Nota
Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas