Connect with us

Cine y TV

Watchmen (episodio 2) – Ese no es un disfraz de fantasma

El segundo capítulo de esta serie revela un par de secretos, pero no son tan sorpresivos.

Publicado

en

Cuando hablamos sobre el primer episodio de Watchmen, mencionamos con preocupación que la serie no definió el rumbo que seguiría con su historia y personajes. No parecía tener una visión coherente de sus temas. Tras ver el segundo episodio, seguimos pensando lo mismo. Sin embargo, al menos ya tenemos una imagen más clara.

Al igual que el cómic, esta serie parece girar en torno al misterio de un asesinato. ¿Quién mató al jefe de policía Judd? ¿Por qué? El paralelo con El Comediante de la historia original es claro y estas preguntas deben convertirse en la razón por la que veremos el siguiente capítulo. Sin embargo, no son interesantes y las motivaciones de los protagonistas siguen siendo difusas.

Igual que el primer episodio, este comienza con un ‘flashback’. Este se ambienta en la primera guerra mundial. Un soldado afroamericano en el campo de batalla recoge la propaganda de un general alemán que pregunta por qué luchan en nombre de un país que los considera ciudadanos de segunda clase. Dicho soldado es el padre de Will, el niño que sobrevivió a la masacre de Tulsa y a quien Sister Night encuentra al lado del cadáver colgado de Judd.

Nuevamente, las políticas raciales marcan el tema principal de la historia. Will le dice a Ángela que su jefe y figura paterna tenía algunos ‘esqueletos escondidos en su armario’. Ella luego encuentra un uniforme del Ku Klux Klan literalmente escondido en el armario del fallecido.

No podemos negar que es un ‘giro en la trama’ algo obvio, pero es un descubrimiento que tendrá importantes repercusiones en la protagonista. No cabe duda que había una relación especial entre ambos. ¿Cómo es posible que un hombre al que amara tanto fuera un racista? ¿Era acaso un informante de la Séptima Caballería? La respuesta no parece tan sencilla.

A pesar del drama emocional y que por fin vemos la fatídica Noche Blanca en un recuerdo, todavía no comprendemos bien a Sister Night. Eso está muy bien, pues la serie apunta a que ella tampoco se conoce a sí misma.

Otro elemento que nos había dejado con dudas era la misma policía. Nos preguntábamos si esta serie estaba tomando un enfoque ‘pro-brutalidad policial’, pero este episodio complica la respuesta. Nixonville, un empobrecido campamento habitado por personas blancas, se convierte en el objetivo de un fuerte enfrentamiento promovido por las mismas ‘fuerzas del orden’. El componente racial e ideológico que tienen estos enfrentamientos en el mundo real es subvertido. Nixonville no es el objetivo porque sean blancos. Tampoco porque entre ellos se oculten racistas y miembros de la Caballería. Es porque las fuerzas policiales tienen MUCHAS GANAS de golpear a alguien. ¿Es la brutalidad algo innato en los hombres de azul?

Algo en lo que esta serie sigue siendo fantástica es en la construcción de su universo. Gracias a los titulares de periódicos, charlas casuales y eventos en segundo plano nos seguimos enterando de qué está pasando en el mundo y qué efectos continúan teniendo las acciones de Ozymandias, la existencia de vigilantes enmascarados y seres como el Dr. Manhattan. Aquí se hace mucho énfasis en recordarnos los alcances y limitaciones de este personaje, algo que probablemente va a ser muy importante más adelante. Por ejemplo, vemos a alguien usar un poder que, según creíamos, sólo pertenecía al hombre azul de Marte.

Nuevamente damos una mirada a la vida del personaje de Jeremy Irons, que puede o no ser Adrian ‘Ozymandias’ Veidt. Sus escenas tienen un tono completamente diferente a las demás. Lucen casi oníricas y los eventos que vemos en ellas tienen una lógica irreal.

Tal como sospechamos, sus sirvientes son seres creados y controlados por él. Si realmente es Veidt, ellos probablemente sean clones. Ya sabemos que este personaje tiene afinidad por la genética. La pareja de asistentes que vimos en el primer episodio es ‘obligada’ a participar en una obra teatral que relata el origen del Doctor Manhattan, con efectos letales para uno de ellos. Aquí se nos da la más grande pista sobre la identidad del personaje gracias a la frase “Nada termina realmente”, algo que Manhattan dice a Veidt en el último tomo del cómic.

Volvamos a Will. Este anciano, magistralmente interpretado por el ganador del Oscar Louis Gossett Jr., le revela a Sister Night que es su abuelo —otro giro en la trama que muchos vieron venir— y realiza un exagerado escape a pesar de estar en silla de ruedas. Sus palabras solo crean más intriga frente a lo que está ocurriendo, pero cumplen el doble objetivo de crear preguntas en los televidentes mientras desarrollan sutilmente el trasfondo de la protagonista.

A pesar de todo, hay varios problemas con este episodio. Los personajes secundarios, especialmente vigilantes como Glass y Red Scare, siguen sin recibir el tratamiento que merecen. Tememos que la serie prefiera dar más importancia a ‘crear misterios’ en lugar de desarrollar el trasfondo de sus protagonistas. Esperamos que futuros episodios arreglen esto.

También es una serie confusa a la hora de manejar el simbolismo y la metáfora. La escena en la que la policía pretende tumbar la ridícula estatua de Nixon recuerda de inmediato a las escenas del ejército derribando la de Sadam Hussein durante la guerra de Iraq, pero es una comparación que carece de sentido en el contexto de los eventos. También sigue usando de forma extraña el lenguaje y símbolos del supremacismo blanco, sobre todo en escenas como la ya mencionada de Nixonville y dotando de cierta validez a los críticos de las reparaciones a los afroamericanos víctimas de la masacre de Tulsa.

No debemos olvidar que esta serie es escrita por dos hombres blancos. Esperamos que tengan una buena asesoría de personas afroamericanas a la hora de escribir sobre estos temas. Las cosas se pueden poner ‘problemáticas’ si no son manejados con el cuidado que merecen.

Pronto veremos el tercer episodio. Esperamos que este finalmente deje claro cuáles son los objetivos de esta serie, mantenga la intriga y maneje mejor a los personajes secundarios. Pero sobre todo que nos muestre más de American Hero Story. Esta falsa serie —encabezada por una larga advertencia de contenido que resulta bastante irónica— cuenta de un modo muy sobreactuado, violento y divertido la historia de Hooded Justice. Este hombre ya era legendario en el mundo del cómic de Watchmen y no podemos esperar por saber más de él.

Probablemente sea a través de Hooded Justice que comprenderemos a Sister Night. Ambos personajes están más relacionados de lo que creemos.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas