Connect with us

Cine y TV

Watchmen (episodio 6) – El hombre del minuto

Un viaje al pasado nos revela el secreto del abuelo de Ángela y la forma en que el racismo sigue siendo una herida en el costado de EEUU.

Publicado

en

Los fanáticos de Watchmen, el cómic de Alan Moore y Dave Gibbons, recuerdan bien a los Minuteman. Ellos fueron el primer grupo de ‘vigilantes enmascarados’ del mundo. Aunque esa obra no se enfoca en ellos, su historia marca el punto de quiebre en el que el mundo del cómic diverge del mundo real. La presencia de estos ‘superhéroes’ alteró el rumbo de la historia.

Uno de ellos, Justicia Encapuchada, fue el primer ‘superhéroe’ en existir. En los cómics, su identidad nunca es revelada. Ahora, la serie finalmente nos explica quién era.

Ya había presentado mis sospechas sobre él en el análisis del segundo episodio y tenía razón. Will Reeves, abuelo de Ángela Abar, era Justicia Encapuchada. En este episodio conocimos su historia y exploramos lo que lo llevó a convertirse en un justiciero.

Dos cosas marcaron para siempre la vida de Will. Una fue la masacre de Tulsa que vimos en el primer episodio. No podemos olvidar que esta sucedió en realidad. Esto le presentó un mundo en el que su raza lo convirtió en objeto de odio por parte de muchas personas. En segundo lugar tenemos Fe en la ley, el ‘western’ que le encantaba de niño y en el que un comisario negro tenía el amor y respeto de la gente blanca por ser un héroe.

Tras ser atacado, torturado y amenazado de muerte por sus compañeros blancos en la policía, Will se dio cuenta de que su cargo como oficial de la ley no le traía respeto y que no podía detener el supremacismo blanco. Tomó la capucha y la soga, íconos de los linchamientos de afroamericanos, y decidió hacer justicia por cuenta propia. Esto ocurrió a finales de los años treinta. Al mostrar el entonces recién lanzado primer número de Action Comics, la serie hace un paralelo entre las tramas presentadas en Watchmen y Superman.

Will era un hombre lleno de rabia. Su mundo sólo continuó alimentando esa rabia mediante la injusticia social. Los primeros episodios de Watchmen me hicieron creer que esta serie buscaba ‘restaurar’ la imagen de las fuerzas policiales estadounidenses convirtiéndolas en los héroes de una historia contra el racismo. Me alegra haberme equivocado. Damon Lindelof, creador de la serie, es bastante consciente de que la policía no ha sido más que opresora de las minorías a través de los tiempos y aquí lo refleja mejor que nunca.

Cíclope, la organización criminal a la que se enfrentó Will, puede tener nombre y técnicas tomadas directamente de los cómics —su capacidad de controlar mentalmente parece adecuada para Hydra o Intergang—, pero en realidad no es más que otro nombre para el Ku Klux Klan, igual que la Séptima Caballería. El que estuviera conformada por miembros de la policía es una referencia a cómo los supremacistas blancos siguen aprovechando su presencia en esa institución para llevar a cabo sus abusos, tanto en el mundo de la serie como en el real.

La asociación con los Minuteman también puso a Will en contacto con los males del mundo de los superhéroes: el deseo de fama, dinero y gloria. Aunque su relación con Capitán Metrópolis parecía ser una atracción sincera, era un hombre que no daba importancia a las preocupaciones de su pareja. Ridiculizó sus teorías y menospreció a las personas de color.

En una escena anterior, Will le dijo a su esposa que necesitaba un grupo como los Minutemen para luchar contra Cíclope. Pero igual que la policía, ellos también lo dejaron solo, reflejando el drama de muchas personas oprimidas que nunca encontraron apoyo en la sociedad.

Toda esta historia es presentada a través de los ojos de Ángela, nieta de Will. Ella está experimentando la vida de su abuelo gracias a Nostalgia, unas píldoras que permiten volver a vivir los recuerdos de alguien. Casi todo el episodio se nos muestra en blanco y negro con una gloriosa fotografía que resalta la elegancia de las calles de Nueva York en los años treinta y cuarenta. Hay asomos de color que se dejan ver cuando estas escenas son invadidas por recuerdos de otra época, como la masacre de Tulsa, creando un efecto surreal e impactante.

La música de este episodio, con fuertes influencias de jazz, hace un uso maravilloso de los tambores. Esto se suma a las largas tomas para lograr un ambiente de tensión y urgencia. Recuerda bastante a Birdman, de Alejandro Gonzalez Iñarritú.

Otro paralelo interesante lo encontramos en Cíclope. Este es un nombre con el que también se refieren al calamar gigante que ‘atacó’ Nueva York. Ambas conspiraciones buscaban engañar a la población valiéndose de un ataque psíquico. También hay que notar las similitudes de Justicia Enmascarada con Sister Night y la forma en que ambos usan el maquillaje sobre sus ojos para ocultar su raza, aunque usando colores opuestos.

Que el primer superhéroe del mundo haya sido un hombre negro ocultando su raza es una revelación importante que cambia la forma en que tenemos que mirar la serie. Nos da una comprensión mayor de ese mundo y las trágicas similitudes que tiene con el nuestro. Aunque tal vez Moore y Gibbons no lo hayan planeado así, también le da una riqueza extra a su cómic.

El trauma de Will es una herida racial. Es la misma historia negra de Estados Unidos, marcada por la esclavitud, segregación e intolerancia. Su venganza está más que justificada, pero aún no sabemos en qué consistirá esta. Probablemente lo veamos el próximo episodio.

¿Qué pasó con Adrian Veidt? No vimos a Ozymandias en este episodio. Su extraña situación no encajaba en este capítulo, pero eso no significa que no tengamos revelaciones sobre él. 

En una entrevista con Collider, Damon Lindelof explicó uno de los grandes misterios sobre este personaje. ¿Por qué recibe un pastel de cumpleaños cada día? Algunos ya habían adivinado esto, pero el escritor confirmó que es porque cada una de sus apariciones ocurre un año después de la anterior. ¿Qué quiere decir esto? Pues que hemos estado viendo las aventuras del señor Veidt en Europa, la luna de Júpiter, durante cinco años.

Ya llevamos dos tercios de Watchmen y estoy sorprendido por la forma en que me tiene atrapado. Los próximos episodios prometen muchas revelaciones y acción. Solo espero que tengan la misma calidad que han demostrado hasta ahora.

Watchmen (episodio 5) – Susurros descuidados

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas