Síguenos en nuestras redes

Esports

Valorant y el impredecible ‘status quo’ de la escena competitiva

¿Tiene Valorant lo que se necesita para entrar al salvaje mundo de los esports?

Publicado

en

Valorant

Valorant se lanzó el pasado 2 de junio en todo el planeta y, con menos de un mes de vida pública, se ha convertido en una sensación en múltiples esferas. En la fase beta, el juego alcanzó un alarmante número de más de un millón de usuarios simultáneos en Twitch. Todos estaban observando por una oportunidad de experimentar por su cuenta este fenómeno.

Es claro que Valorant es un título cuya jugabilidad base está inspirada en dos juegos con una estructura sólida en el entorno de los esports: Counter-Strike: Global Offensive y Overwatch. El primero, por sus similitudes en su sistema de combate de precisión semirealista. El segundo, por su mecánica de personajes, habilidades especiales y definitivas. Pero antes de determinar si Valorant está cargando el ataúd de los juegos que influenciaron su nacimiento, hay que ver el estado de la escena competitiva.

Counter-Strike

Counter-Strike y su más reciente rendición, Global Offensive, han sido una de las mayores franquicias en los esports por más de una década y media. Además de ser uno de los juegos con mayor simplicidad en lo que respecta a estilo de juego y facilidad de comprensión, también es uno de los títulos que puede amasar millones de observadores anualmente.

Cada año, Valve organiza torneos divididos entre Majors y Minors. Los Majors son los torneos principales con acumulados hasta de un millón de dólares. Bajo ese sistema existe una variedad de ligas que le dan mucha más consistencia a la apretada agenda de los profesionales. La gran mayoría de equipos profesionales tiene una escuadra dedicada a Counter-Strike.

Últimamente el juego ha llamado la atención de los corredores de apuestas y, por supuesto, todo lo negativo que trae consigo. Varios jugadores han sido vetados de la escena competitiva por confabularse con estos sitios para arreglar partidas.

Algunos de los jugadores veteranos ven en Valorant un fresco comienzo al ser un título con accesibilidad inmediata gracias a su estado gratuito. Personalidades de la escena como Tenz, Freakazoid, ScreaM y Brax han oficializado su retiro de CS:GO para pasarse al nuevo juego de Riot tras ver un estancamiento en la escena que solo ha tenido oídos sordos por parte de Valve.

Overwatch

Nadie puede negar el hecho de que Overwatch tuvo su momento de gloria en su lanzamiento y, con la apertura de la Liga Overwatch, los esports tuvieron un notable reconocimiento junto a otras ligas deportivas como la NFL y la NBA. Aunque esto se debe parcialmente a que los dueños de los equipos tienen inversiones en el certamen oficial de Blizzard.

Sin embargo, la escena competitiva de Overwatch no disfruta de una ventaja de antigüedad como lo hace CS:GO y, a pesar de que la liga tiene una muy ferviente y apasionada base de fanáticos, ha tenido problemas para mantenerse a flote. Debido a la pandemia causada por el COVID-19, los planes que habían para implementar un sistema de partidas en cada una de las ciudades que participan a nivel global se fueron al traste.

Adicionalmente, la escena sufrió un golpe particularmente considerable cuando Jay “sinatraa” Won, el actual jugador más valioso de la Liga Overwatch y DPS de San Francisco Shock, anunció su retiro para jugar en un equipo que se prepara para competir en Valorant. Eso sin contar que personal y jugadores de la segunda división han renunciado a sus equipos.

Expertos opinan que la oportunidad perfecta para recuperar lo que antes fue un espectáculo está en Overwatch 2. Algunos expresan que el juego debe pasar a un formato gratuito para que vuelva a atraer jugadores novatos y de alto nivel. Otros agregan que Blizzard debe invertir en más divisiones asumiendo que no se deba esperar un resultado redituable inmediato.

Valorant comienza sus primeros pasos en la escena

Riot está muy ansioso POR comenzar a crear un entorno competitivo para Valorant. Para ello, ha comenzado a dar sus primeras iniciativas con la Serie Ignición: un formato de torneos con equipos profesionales interesados en construir el ecosistema que necesita Valorant para estar a la altura del ‘status quo’ de los esports.

Uno de los grandes inversores en esta iniciativa es el equipo G2, que decidió irse de cabeza en esta apuesta e inspirar a otras organizaciones a que también hagan el salto de fe. Ellos estarán a la vanguardia competitiva con el torneo G2 X IGNICIÓN. Otros equipos —tales como TSM, T1, Sentinels e Immortals— han establecido escuadras de Valorant para probar las aguas.

De forma inesperada, Japón también ha entrado al juego y abrirá un espacio en el evento dedicado a los esports nipones: RAGE.

De estas competencias se espera que haya un horizonte que puedan seguir los jugadores adeptos y profesionales con metajuegos y estrategias que puedan establecer y darle rienda suelta a otro potencial logro que se apunta Riot en el entorno competitivo de los esports.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas