Conecta con nosotros
Age of Empires IV - reseña Age of Empires IV - reseña

Videojuegos

Age of Empires IV – Reseña

¿Vuelven los RTS al ruedo?

Publicado

el

La última vez que la franquicia de Age of Empires recibió un nuevo título fue en 2005. 16 años después, Age of Empires IV llega envuelto en una ola de críticas y grandes expectativas, por lo que esta reseña se encargará de explicar las fortalezas y defectos de este nuevo juego de estrategia en tiempo real (RTS), una rareza en una época en la que el público prefiere nombres como Fortnite o League of Legends.

Carátula oficial de Age of Empires IV.

Desde su anuncio, hecho por primera vez en 2017, Age of Empires IV fue recibido con mala cara. Si bien algunos se emocionaron por traer novedades a la franquicia, muchos otros adoptaron una actitud de «¿para qué un nuevo juego basado en la Edad Media si ya tenemos el Age of Empires II? Esto es totalmente innecesario». A pesar de la resistencia del público, Microsoft confió en el proyecto y lo sacó al aire a como diera lugar.

Hoy las críticas se siguen viendo, pero las opiniones varían más. Curiosamente, ahora que es una realidad, los jugadores le han dado una oportunidad, incluidos nosotros.

A continuación, desglosaremos en esta reseña todo lo que puede ofrecernos Age of Empires IV, el título de Relic Entertainment, World’s Edge y Xbox Game Studios:

¿Para qué pagar cable si ves documentales en Age of Empires IV?

Algo que han disfrutado los fanáticos de todos los Age of Empires ha sido su relación cercana con batallas y otros hechos históricos. Las campañas han sido fundamentales para desarrollar un amor por culturas de otros lugares y momentos. ¿Quién no disfrutó de los relatos de personajes como William Wallace, Juana de Arco, Genghis Khan, Federico Barbarroja, Atila el Huno, etc? Todavía la gente los recuerda con cariño.

Relic Entertainment tenía claro esto y quiso ir más allá. El resultado fue increíble: tomas de campiñas, paisajes y ciudades reales donde algún momento en el pasado ocurrieron grandes hazañas. Los planos y la narración generan un nivel de inmersión increíble propio de los mejores años de cierto canal cuyo nombre comienza con H.

En los videos de introducción de las campañas y entre escenarios se puede saber sobre el recorrido de los personajes, qué posesiones tuvieron, cómo fueron retratados en su época, dónde estuvieron sus ejércitos y qué armas usaban. En estos te explican cómo se construían los castillos, así como la utilidad de las ballestas por encima de los arcos o qué había de interesante por hacer en la vida medieval. La cantidad de información disponible emociona a cualquier entusiasta de la historia y termina ganándose el corazón de los nostálgicos con solo haber probado el juego un par de horas.

¿Era esto necesario para que el juego fuera divertido? No, pero se aprecia muchísimo el empeño por hacer algo de buena calidad.

«Ven y te tomo de la mano; juguemos a Age of Empires IV«

Los escenarios introductores del juego se encargan de cubrir una falencia muy notoria en entregas anteriores y en el género de estrategia en tiempo real en general: tratar de acercarse al público que no está muy familiarizado con este tipo de juegos. No es que no hubiera tutoriales, es que faltaba una voz amable que explicara con todo tipo de señales qué es lo que se debe hacer.

Reseña Age Empires IV. Los escenarios de introducción son fáciles de entender.
Los escenarios de introducción son fáciles de entender.

Así, las campañas explican qué es lo que hay que hacer en cada escenario, cuáles son las decisiones que podría tomar el jugador para ganar y usa ayudas gráficas para señalar elementos a los que se debería prestar atención. Además, la interfaz es limpia, muestra las correspondientes teclas de acceso rápido y se diferencia bien de lo que está pasando en el campo de batalla.

No solo las campañas ayudan a aprender a jugar. Se ha reutilizado el concepto de ‘Arte de la guerra’ para presentar desafíos que son necesarios para adaptarse al ritmo de las Escaramuzas y las partidas multijugador. Estos te enseñan a aprender contraunidades, cómo generar una economía estable, cómo realizar un asedio, etc.

Reseña Age Empires IV. El título está más al alcance de nuevos jugadores.
El título está más al alcance de nuevos jugadores.

Claramente se ve una intención para que el juego llegue a más público. Sería bueno ver más contenido como órdenes de construcción y consejos de jugadores profesionales aprovechando que hay una sección llamada ‘Comunidad’. Por ahora, esta solo sirve para redirigir al foro oficial y dar novedades, pero sí debería aprovecharse este espacio para más información y promocionar deportes electrónicos cuando haya torneos.

Reseña de Age of Empires IV: ¿Qué pasó con las gráficas?

Una queja constante es la comparación en ciertos elementos gráficos de entregas anteriores de la franquicia.

Uno de los mayores puntos que se le critica a a Age of Empires IV son sus gráficos. A menudo se le compara negativamente con Age of Empires III por los reflejos del agua, así como las físicas ‘ragdoll‘ de los soldados al ser golpeados por un cañonazo, elementos faltantes en este título más reciente. Con esto, es natural preguntarse «¿por qué un título de 2021 no está más aventajado en gráficas?»

Claramente se podría haber hecho más al respecto, pero es seguro que esta fue una decisión consciente. Actualmente son pocos los juegos, especialmente en PC, que buscan tener una calidad gráfica de última generación. La razón es sencilla: no todos se pueden permitir un PC gamer.

Ante esto, es evidente que se prefirió que el juego alcanzara a más personas y que hubiera una claridad visual que permitiera una jugabilidad más competitiva. Por eso, las armas y proyectiles se ven más grandes, las explosiones no son tan escandalosas ni hay complejas animaciones de muerte. Quienes jugarán a menudo encontrarán aceptable sacrificar mejores gráficos por tener clara toda la información en pantalla.

Aun así, ciertas animaciones de combate podrían haberse visto mejor. A vista de algunos las tropas pueden verse un poco caricaturescas, pero personalmente el estilo gráfico terminó siendo más agradable a medida que se pasaban las horas.

Resolviendo el mayor desbalance de AoE II

Reseña Age Empires IV. En AoE IV hay espacio para el uso de la infantería.
En AoE IV hay espacio para el uso de la infantería.

Para bien o para mal, la jugabilidad de Age of Empires II tenía tantos años y estaba tan bien definida que terminó dejando por fuera de la viabilidad a ciertos estilos de juego o unidades. Este era el caso de la infantería, que resultaba a menudo inútil frente a mecánicas como el quickwall (muros rápidos), que implicaba construir casas y muros en cuestión de segundos y le impedía ocasionar algún daño.

La fórmula cambió con esta entrega, pues ahora los edificios permiten el paso entre ellos. Antes la infantería solo se prestaba como respuesta a ciertas estrategias o en momentos muy situacionales y ahora es una opción válida. Además, el uso de armadura ligera y pesada se presta ahora para una jugabilidad más amplia y que obliga a los participantes a mezclar unidades en su propio ejército. Hay que reconocer que hubo un ejercicio muy consciente de balance de unidades y que se ha logrado que todas cumplan una función en el juego.

No se trata solo de unidades

Por otro lado, se ve que hay una jugabilidad más rápida y dinámica. Para muchos el juego temprano carecía de acción y al mismo tiempo castigaba gravemente los errores de macromanejo. Ahora se pasa menos tiempo en la Edad Oscura y se inicia la acción con menos esfuerzo. La velocidad de recolección aumentada ayuda bastante, por lo que emplear ciertas estrategias ya no requiere tanta minuciosidad.

Sería bueno decir que todas las civilizaciones están balanceadas. Sin embargo, se siente que las civilizaciones con más potencial para ataques tempranos tienen la ventaja. Quienes están más por delante son los Franceses, que reciben muchas bonificaciones económicas y tienen acceso a caballería pesada desde la Edad Feudal. Por supuesto, no estaría mal contar con más civilizaciones, pero es casi seguro que si traen más, será en un paquete de expansión con precio propio.

La inclusión de los edificios distintivos, estructuras que permiten avanzar de edad, fue una excelente idea que permite no pausar la economía y al mismo tiempo da a los jugadores la posibilidad de decidir qué tan agresivo o defensivo quieren jugar. Además, proporcionan mucha identidad con sus diseños y efectos únicos.

Reseña de Age of Empires IV: esto SÍ es un asedio

Cuando se habla de las partidas multijugador, es posible vivir una gran experiencia de cuenta de las cientos de posibilidades en las que se puede desarrollar el juego. Después de todo, se siente que hay más libertad en la elección de civilizaciones que antes. Obviamente, se puede sufrir bastante en caso de no contar con las unidades necesarias para contrarrestar al enemigo. Afortunadamente, hacer un cambio de tecnologías es más fácil.

Uno de los momentos más emocionantes que se pueden vivir en Age of Empires IV es llevar a cabo (o defender) un asedio. El detalle de tener soldados y armas de asedio apostados en los muros, poder invadirlos con torres de asedio o romperlos genera una gran tensión que se desata en un caos de fuego, flechas, espadas, rocas y cadáveres. Ningún otro título recrea una experiencia así de forma tan natural.

No cuesta encontrar partidas. Los recursos no escasean y se motiva al jugador a ser proactivo y dominar el mapa para obtener beneficios. También se evita perder el tiempo por enemigos que no aceptan la derrota y se esconden indefinidamente. Con destruir sus edificios distintivos ya están por fuera de la partida.

Si se aprovecha, se pueden pasar horas de diversión en el multijugador.

Reseña de Age of Empires IV: un desastre para el casteo

Reseña de Age of Empires IV. El modo Observador es paupérrimo para quienes narran partidas.
El modo Observador es paupérrimo para quienes narran partidas.

Por su parte, el modo Observador deja mucho que desear. Si algo esperaba la comunidad apasionada por los deportes electrónicos, es que Microsoft y compañía entendieran que se necesitan de herramientas apropiadas para disfrutar las partidas de terceros. En vez de eso, tenemos una interfaz muy parecida a la del jugador que no permite seguir la pista de tantas cosas que pasan al tiempo.

Los jugadores de Age of Empires II: Definitive Edition ya habían dado con una solución. Un equipo externo desarrolló un programa llamado CaptureAge que deja al alcance toda la información de la partida: tecnología desarrolladas, número de aldeanos, coste de cada ejército, vida total restante del ejército de cada equipo, etc. Además, permite alejar la cámara para ver más acción al tiempo.

CaptureAge es un programa al que han recurrido quienes se dedican al casteo.

Tristemente, Age of Empires IV no cuenta con nada parecido. Narradores como T90 han compartido su frustración por las nulas herramientas del modo Observador. La principal preocupación es que habrá poco interés en mantener este juego vigente si no se desarrolla un ambiente propio para los deportes electrónicos. Eso costará si no se presta atención a los llamados ‘casters’.

Y sí, es ridículo tener que agregar a alguien de amigo en Steam para poder ver sus partidas.

Reseña de Age of Empires IV: está incompleto

Reseña de Age of Empires IV. El juego fue lanzado con elementos que fueron prometidos y que todavía no tiene.
El juego fue lanzado con elementos que fueron prometidos y que todavía no tiene.

Lo más grave es que hay elementos que no llegaron con el lanzamiento del juego. Seguramente esto se hizo como argumento para «presentar novedades» cada cierto tiempo y mantener entretenidos a los jugadores. Entiendo por qué se hace esto pero aun así no lo comparto.

Por ejemplo, las partidas clasificatorias aún no están disponibles. En las partidas en línea se puede encontrar mucha diferencia de habilidad, así que tener algo puntuado pronto sería una buena idea. Por supuesto, no está mal dar un tiempo para que todos compartan y aprendan cómo se juega.

Además, tampoco está la opción para agregar modificaciones (mods) ni para entrar a un editor de mapas. Muchos jugadores acudían a esto para hacer sus propios desafíos o hacer el juego personalmente más cómodo.

Tampoco hay clanes, los modos de juego son limitados y algunos usuarios han reportado problemas para personalizar teclas de acceso rápido (algo importantísimo en juegos RTS) sobre todo con algunos tipos de ratones y teclados.

Age of Empires IV
8.5/10 Nota
Lo que nos gustó
-Es mucho más amigable para el jugador nuevo.
-Tiene una ambientación increíble entre videos "documentales", banda sonora, etc.
-Las campañas son muy divertidas. -La jugabilidad es fácil de comprender y es muy dinámica.
Lo que no nos gustó
-El modo observador es demasiado básico.
-Algunos elementos siguen siendo solo promesas: mods, editor de mapas, clasificatorio, etc.
-Hay problemas para configurar teclas de acceso rápido.

En resumen

Age of Empires IV tiene todo para revivir el interés en los juegos de estrategia en tiempo real (después de todo, exjugadores profesionales de Starcraft están probándolo). Además, se trata de un juego muy divertido que el público va a saber valorar. Mientras se siga tratando con cariño este título y finalmente se atiendan los aspectos que faltan por mejorar, tiene todo para ser un destacado de este año.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas