Conecta con nosotros

Videojuegos

Blade Assault – Reseña

Bl-Hades Assault.

Publicado

el

Sabemos que las comparaciones suelen ser odiosas. Hay muchos que creen que recurrir a ellas en una crítica es una “salida fácil”. Sin embargo, resultan muy útiles a la hora de describir algo de forma clara para una audiencia. Es por eso que existen conceptos que, por definición, son comparaciones: ‘metroidvania’, ‘roguelike’, ‘soulslike’, etc. Teniendo esto claro, podemos decir que Blade Assault es como Hades, pero en 2D.

Esta obra del estudio surcoreano Team Suneat pretende conquistarnos con una estética retro y ambientación ‘cyberpunk’ que, a pesar de los años que han pasado desde que se volvió común, sigue siendo muy popular. Afortunadamente no son solo apariencias, pues tiene una jugabilidad intensa y llena de acción que —combinada con sus elementos de ‘roguelike’— ofrecen una experiencia muy entretenida.

Blade Assault comienza contándonos la historia de Kil. Este joven guerrero parece ser un soldado de Esperanza, una bella ciudad de alta tecnología que flota sobre los restos de un mundo destruido. Por alguna razón, el protagonista se ha rebelado contra sus jefes —Electra y Panus— por lo que es exiliado de la ciudad y arrojado a su muerte.

Kil logra sobrevivir y despierta en las entrañas de la ciudad inferior, donde los ‘ciudadanos de segunda’ se defienden de los ataques de los mutantes. Tras unirse a la resistencia, Kil decide invadir la tierra de los mutantes y abrirse paso hasta Esperanza para cobrar venganza contra su élite corrupta.

Y la historia prácticamente se detiene ahí. Durante las siguientes horas vamos a recorrer una y otra vez los mismos seis niveles, obteniendo recursos y haciéndonos cada vez más fuertes para llegar más lejos con cada intento. Fiel a sus raíces ‘roguelike’ —o más bien ‘roguelite’— no podemos salvar a mitad de una partida. Con cada muerte, regresaremos a la base y debemos comenzar la aventura de nuevo. Algunos de nuestros recursos son recurrentes, pero la mayoría de mejoras se pierden al final de cada intento de llegar a Esperanza.

Blade Assault reseña crítica análisis juego opinión

Esta estructura se ha hecho cada vez más común y uno de los juegos que ha estado más cerca de perfeccionarla es el excelente Hades. El juego de Supergiant Games —cuya reseña pueden leer aquí— está dividido en cuartos con recompensas al azar en los que a veces podemos elegir entre varias opciones para ir creando un ‘build’ de personaje. Blade Assault copia esta idea y, aunque no está tan pulida, funciona bastante bien.

Al terminar cada cuarto del juego, se nos da la opción de elegir una puerta de acuerdo a la recompensas que queramos. Estas pueden ser Núcleos elementales (fuego, electricidad y hielo) que potencian nuestros ataques, habilidades o nos dan más opciones de combate. Joyas que podemos usar para abrir los cofres, pagar a los personajes que encontremos en la partida para obtener mejoras y Rosas que sirven para alterar y potenciar ataques. También podemos encontrar Monedas y Chips. Solo estas dos últimas se mantienen en nuestro inventario después de una partida y podemos usarlas para comprar mejoras permanentes para el personaje y las armas.

Hablando de personajes, Kil es bastante versátil. Tenemos un muy buen control sobre él y eso resulta vital ante lo intensos y caóticos que se pueden poner los combates. La cantidad de enemigos, sus diferentes ataques y la velocidad a la que ocurre todo puede causar que perdamos el hilo de lo que está ocurriendo. Es verdad que partida tras partida podemos aprender a “leer” la situación y actuar acorde, pero las aglomeraciones de enemigos y disparos pueden hacer que no veamos los ataques a tiempo. Esto no parece ser un error de diseño. El juego está balanceado para que podamos lidiar con grupos de rivales en lugar de uno a uno.

Blade Assault reseña crítica análisis juego opinión

Podemos desbloquear hasta tres armas para Kil: la espada de energía, una lenta pero poderosa hacha y un rifle para atacar a cada distancia. Cada una tiene diferentes habilidades pasivas y movimientos que cambian la forma de jugar. También podemos desbloquear dos personajes más: la ninja Jenny y la espadachín Darcy. Aunque se controlan de forma similar a Kil, sus habilidades evolucionan en formas radicalmente diferentes.

La cantidad de personajes y formas de jugar con ellos es la principal fuente de variedad de Blade Assault. Resulta que, a pesar de su naturaleza ‘roguelite’ hay poca variación en los escenarios en sí. Siempre terminamos visitando cuartos similares con configuraciones parecidas de enemigos. En ese sentido se parece más a los clásicos juegos de acción de los ochenta y comienzos de los noventa: muy lineales y sin forma de grabar la partida. La gran diferencia es, por supuesto, que en este título los personajes se vuelven más poderosos con cada intento.

Una novedad interesante es el ‘Sistema de niveles de asalto’. Entre más nos demoremos en un nivel, más aumentará la dificultad. Agregando nuevos tipos de enemigos, dando más habilidades a los jefes y poniendo peligros extra en nuestro camino. Hay formas de reducir el nivel de asalto, pero lo verdaderamente interesante es que podemos arriesgarnos a aumentarlo abriendo ciertos cofres o aceptando ofertas de curación.

Blade Assault reseña crítica análisis juego opinión

Una partida completa de Blade Assault, derrotando el jefe final, puede tomar alrededor de una hora, pero tener el nivel de poder y la habilidad necesaria para llegar a ese punto tomará muchas partidas. Algo que puede disminuir nuestro interés en pasar por los mismos escenarios una y otra vez es la falta de historia. Después de pasar el tutorial, no nos enteramos de casi nada más sobre los personajes y el mundo del juego casi hasta llegar a los jefes finales.

Tampoco ayuda que, a pesar de la calidad del arte en pixeles, la mayoría de diseños no son muy originales ni llamativos. Los primeros niveles se desarrollan en una ciudad destruida, bodegas y alcantarillas genéricas y aburridas. Las cosas mejoran en las zonas invadidas por arañas mutantes del tercer nivel y el laboratorio lleno de plantas, pero no es nada que no hayamos visto antes. A nivel de música, hay agradables composiciones de jazz, pero la mayoría de melodías se limita a acompañar la acción sin resaltar.

Es verdad que Blade Assault no tiene muchos elementos originales, pero eso no significa que no sea divertido. De hecho, sus partidas cortas y la variedad de estilos de juego que podemos lograr con diferentes ‘builds’ puede hacerlo bastante adictivo. De momento solo está disponible en Steam, pero ojalá llegue a Nintendo Switch algún día. Esa es la plataforma en la que más podría brillar.

En esa o en Steam Deck, si es que llega algún día.

Blade Assault
7.6/10 Nota
Lo que nos gustó
- Acción rápida e intensa.
- Buena variedad en potenciales 'builds' de personajes.
- Arte en pixeles de muy buena calidad.
- Perfecto para partidas cortas.
Lo que no nos gustó
- Diseños poco interesantes u originales.
- No está traducido al español.
- Pésimo ritmo en el desarrollo de la historia.
- Todavía tiene muchos 'bugs' y errores de gramática.
En resumen
A pesar de lo mucho que copia la estructura y otros sistemas de Hades, no cabe duda que Blade Assault cuenta con personalidad propia y resulta suficientemente divertido como para diferenciarse de los juegos que lo inspiraron. Con una historia más interesante y mejores diseños, tendría el potencial para convertirse en un clásico del mundo indie. Sus desarrolladores prometieron constantes actualizaciones en forma de nuevos personajes, armas, jefes y equipo, así que en algunos meses podría ser mucho mejor de lo que es ahora. Ya veremos en qué se convierte.

Reseña hecha con una copia digital de Blade Assault para Steam brindada por Neowiz Games.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas