Connect with us

Videojuegos

Call of Duty: Modern Warfare – Reseña

¿Podrá Infinity Ward mostrarnos la cara cruda de la guerra de hoy en día a través de Call of Duty: Modern Warfare? GamerFocus, Going Dark.

Publicado

en

Hace un año, todos recordamos la polémica decisión que tomó Activision al anunciar Call of Duty: Black Ops 4. En aras de impulsar el juego multijugador y competitivo, Treyarch optó por no incluir una campaña para un jugador y agregó un modo de batalla real con el nombre de «Blackout». Algunos fans se sintieron traicionados por este movimiento del desarrollador.

En el 2019, Activision se dio cuenta de las consecuencias de remover este contenido y prometió que el próximo Call of Duty tendría una campaña en solitario. La compañía cumplió la promesa y con creces. Al traer de vuelta a Infinity Ward a la mesa de desarrollo, un proyecto para traer de vuelta a esos jugadores, e integrarlos a un campo de juego compartido con otros sistemas, empezaba a tomar forma. El 25 de octubre de 2019, Call of Duty: Modern Warfare sale al mercado.

Esta nueva entrega actúa como un ‘reboot’ de la franquicia de combate moderno, con esa jugabilidad de la que el público se enamoró en el 2007, revisada y mejorada para una nueva audiencia. Por supuesto, acompañado una campaña para un jugador que mostraría la realidad actual que se vive en la guerra.

La historia de Modern Warfare trae a una cara conocida al campo de batalla: el Capitán del Servicio Aéreo Especial Británico (SAS), John Price. El mundo se encuentra bajo la amenaza terrorista de la organización Al-Qatala, un comando de insurgentes provenientes de la región ficticia de Urzikistán, la cual es liderada por Omar “El Lobo” Sulaman. El Lobo es un sobreviviente de la incursión rusa de su país, muy similar a la toma de Afganistán en los años 80, la cual trae a la ecuación a otro caudillo de una guerra sucia: el General Roman Barkov.

La trama se divide en la perspectiva de tres jóvenes soldados que han sido reclutados para apoyar el cumplimiento de la misión del Capitán Price: Alex, un oficial de la CIA que estaba rastreando un cargamento de armas químicas en forma de gas y fue atacado por una célula de Al-Qatala; Kyle Garrick, Sargento de la SAS, quien estuvo en la primera línea de respuesta en el ataque terrorista de Piccadilly Circus en Londres; y Farah Karim, líder de los rebeldes de Urzikistan, quien con su hermano Hadir, sobrevivieron a la invasión rusa de su pueblo cuando eran niños.

Aunque las misiones de la campaña se desempeñan de una manera lineal, lo que hace interesante a esta historia es la forma en la que la balanza moral del jugador se pone a prueba. Infinity Ward tenía bastante claro que la idea era mostrar la realidad del conflicto con crudeza y pone en las manos del usuario algunas decisiones que podrían cuestionar su sentido de lo que es correcto. Otros temas que suman a esta impactante narrativa incluyen escenas de tortura y los niños como participantes de una guerra sin sentido.

Claro que estos momentos siguen sin superar al infame “No Russian” de Modern Warfare 2, también narrado por Infinity Ward. Algo que también hay que notar es que en Rusia el juego ha sido vetado del mercado. Honestamente, no los culpo por hacerlo. Los Spetznaz son una caricatura exagerada de un soldado ruso, quienes no pelean por su nación, sino por su beneficio personal. Y, aunque personajes como Nikolai y Kamarov intentan mostrar un lado más heroico del ejército ruso al trabajar junto a Price, estos matoncitos de Barkov dejan un mal sabor de boca.

En temas de jugabilidad, Modern Warfare ha sido modificado para asemejarse a la mecánica de combate táctica que se vio por primera vez en el 2007. El estilo caótico de correr y disparar de Black Ops 4 ha sido reemplazado por uno más técnico y estratégico que pondrá a los jugadores a examinar y vigilar sus alrededores. Los especialistas han sido relegados a aspectos de avatar para traer de vuelta los equipos predeterminados, los cuales funcionan como guías para los recién iniciados. Para el nivel 4 ya se puede comenzar a experimentar con personalizaciones para un estilo de juego mucho más íntimo.

Para las personas que sufren por acumular una ventaja de racha, Infinity Ward conservó la función de ayudas de campo para brindar un mejor apoyo al juego, ya sea al equipo, o de manera individual. Por supuesto, las ventajas de racha continúan siendo un determinante en una batalla, y mucho más con la inclusión del Juggernaut: un traje de artillería pesada que contiene una ametralladora vulcan para liquidar a lo que se encuentre en frente; y el vehículo de transporte de personal, con la potencia de un mini tanque. Estos aditivos están justo antes de terminar de manera ceremonial la partida con un misil nuclear táctico.

Mientras que la personalización de controles provee suficiente afinación para un toque personal, lo que me ha dejado sorprendido es la integración de teclado y ratón como juego de consola. Una gran parte de las opciones que se pueden usar para estos periféricos está disponible y ofrece una transmisión limpia de comandos al sistema. Esto sienta un gran precedente en la gama de alternativas que tiene un usuario al jugar.

Por lo que creo que es el más grande logro de Modern Warfare es la integración de un ecosistema de juego cruzado entre las plataformas PlayStation 4, Xbox One y PC. Para que los usuarios sientan que hay no una desventaja contra ellos, el juego dispone de filtros para jugar con solo los de su mismo sistema, si usan el mismo tipo de control o, si no sienten temor a Dios, un escenario mixto entre controles y plataformas. Las listas de amigos son manejadas desde el portal de Call of Duty para que ahora sí no haya excusa de crear una buena sesión de juego entre compadres.

En el modo multijugador, Call of Duty: Modern Warfare tiene distintos modos para acomodar a toda clase de personas con ciertas preferencias en sus partidas. Los modos clásicos como Combate por Equipos, Dominación y Todos contra Todos siguen siendo los favoritos de la casa.

Para una experiencia mucho más compleja está el modo Guerra Terrestre, que puede albergar hasta 64 jugadores en una partida y dispone de vehículos para una batalla a gran escala. Sin embargo, yo me he quedado encantado con Tiroteo 2v2, una modalidad rápida e intensa que no toma demasiado tiempo. Todos los interesados tendrán un sabor para elegir.

No obstante, no puedo decir lo mismo del modo cooperativo Operaciones Especiales. En papel, la idea de una misión de cuatro jugadores para cumplir múltiples objetivos en un mapa abierto suena a simple vista interesante. Pero en realidad, aquí es una idea pésimamente ejecutada.

Los mapas son ridículamente inmensos y la forma de ingresar enemigos es tan irregular y exagerada que hasta los equipos más experimentados terminarán abrumados. Este modo no aporta a la experiencia de Modern Warfare y, para ser sinceros, los otros sistemas no se están perdiendo de nada.

La composición gráfica de Modern Warfare es deslumbrante desde un punto de vista cinematográfico. Escenas de acción adecuadamente orquestadas en escenarios bastante realistas, salvo por algunos momentos en donde la física de muñeca de trapo de los soldados se enloquece. Incluso me sentí cazando a Osama Bin Laden como en Zero Dark Thirty en una de las misiones. Los momentos en los que hay que usar gafas de visión nocturna son los mejores por esa incertidumbre en la oscuridad.

En la versión de PC Activision se alió con Nvidia para optimizar los gráficos con la tecnología RTX y agregar algunas tecnologías propietarias de Nvidia como Nvidia Highlights y Ansel. Una novedad en la aplicación de raytracing es que los desarrolladores usaron la API DTX de DirectX 12 para que en el futuro pueda servir con las aplicaciones de raytracing de otras compañías.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestras pruebas de raytracing las hemos realizado con una RTX 2080TI y la experiencia gráfica realmente se ve diferente. No es que el apartado gráfico cambie por completo con RTX, el verdadero cambio se ve cuando luego de algunas horas de juego se desactiva esta tecnología: algunos reflejos que eran «normales» ya no se ven claros, las sombras no se sienten tan reales y detalles de relleno de luz simplemente se vuelven más simplistas.

Es de destacar la optimización del juego, al activar RTX no hemos sentido un gran cambio en el rendimiento del juego tanto en multijugador como en el modo campaña.

Claro que, en mapas grandes como los de Guerra Terrestre, el juego tiende mucho a esforzarse por mantener el flujo de cuadros por segundo, por lo que algunas texturas tardan en cargar en la versión de PS4. En la versión de PC, la experiencia no tuvo este tipo de inconvenientes, principalmente por que contamos con un disco SSD.

Mientras que el doblaje latinoamericano está bien implementado, la experiencia se siente mejor en su idioma original. Nada mejor que un acento rudo pero elegante como el británico. Tal vez haya que revisar un poco los niveles de sonido en el modo multijugador. En más de una vez tuve que quitarme los auriculares por el exceso de ruido de las ventajas de racha.

Call of Duty: Modern Warfare
8.5/10 Nota
Lo que nos gustó
- Una historia impactante cuyas acciones morales caerán sobre el jugador.
- Un escenario de juego cruzado que marca un precedente en la historia de los juegos de acción.
- Adaptabilidad casi impecable con periféricos como teclado y ratón.
- La optimización de PC es bastante notable.
Lo que no nos gustó
- El modo exclusivo de Operaciones Especiales es peso muerto para los usuarios de PlayStation 4.
- Balance deficiente en el volumen de sonidos.
- En mapas grandes el desempeño se ve comprometido en consola.
En resumen
Sin duda alguna, Call of Duty: Modern Warfare es uno de los títulos más amigables que todos los curiosos y veteranos podrán disfrutar en esta franquicia. El entorno de juego cruzado entre plataformas es un triunfo que había tardado en llegar, e invita a aquellos que dejaron de jugar hace mucho tiempo a regresar al campo de batalla; ya sea por su impactante historia, o por sus opciones de multijugado. Aunque tenga peso muerto como el modo de Operaciones Especiales, a la larga, no perturba la experiencia de juego que Infinity Ward ha entregado de forma eficaz.

Reseña realizada con una copia digital de Call of Duty: Modern Warfare para PlayStation 4 brindada por Activision y una de PC entregada por Nvidia.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas