Connect with us

Publicado

en

SimCity 4 es el último SimCity que vale la pena mencionar. El reboot homónimo de 2013 hizo todo lo que estuvo a su alcance para fallarle a los fanáticos del juego original de urbanización, creado por Will Wright a finales de los ochenta. Una necesidad de conexión permanente -posteriormente reversada- y los problemas que todo eso generó terminaron por hundir la fama del hasta entonces icono en los ‘juegos de dios.’

De ahí que cuando Cities: Skylines fue lanzado en 2015 para PC atrajo todo ese público abandonado por la ambiciosa Electronic Arts dueña de SimCity, delegando de esta forma a un digno exponente del género de la corona de construcción. Especialmente, al corregir ciertas molestias de SimCity como la exigencia de zonas residenciales, comerciales e industriales de un tamaño definido junto a una carretera para su crecimiento.

Algo que se mantiene es la sensación de poder al escoger qué construir y dónde hacerlo, creando la ciudad de tus sueños con estaciones de policía, bomberos, escuelas, parques, casas, oficinas, fábricas; o sin nada de eso y un completo caos para sus habitantes, como en la vida real. Es un género pasivo pero altamente recompensante, y gracias a Cities: Skylines se ha podido mantener vivo con una calidad sin rival en el mercado.

Ya estaba disponible en otras consolas caseras como PS4 y Xbox One, pero nada mejor que poderlo llevar a todas partes gracias a la magia de Nintendo Switch. Sobre su desempeño en el sistema, ese es otro asunto…

 

Fuente: Paradox Interactive

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas