Conecta con nosotros

Videojuegos

Clockwork Aquario – Reseña

El renacer de un juego perdido durante casi 30 años.

Publicado

el

Este juego tiene todos los elementos necesarios para destacar por derecho propio, pero es imposible separarlo de su curiosa historia. Aunque podemos jugarlo por primera vez en 2021, se supone que este juego debía haber llegado a manos de los jugadores de arcade en 1992, hace casi 30 años. ¿Valió la pena la espera? Vamos a descubrirlo en esta reseña de Clockwork Aquario.

Pero antes, debemos hablar de esa historia. Este título iba a ser el último juego para arcade del estudio Westone, conocidos por su trabajo en la serie Wonder Boy. Su objetivo era explotar al máximo las capacidades de la infame Sega System Board 18 con gráficos coloridos, muchos personajes de gran tamaño en pantalla y música de alta calidad. Tristemente, su sueño no se pudo hacer realidad.

Un juego rescatado del olvido

El juego estaba prácticamente terminado y listo para salir a la venta, pero iba a llegar a un mercado en el que los juegos de plataformas en 2D eran ignorados en las salas de arcade en favor de vistosos títulos con gráficos tridimensionales. Clockwork Aquario fue cancelado, archivado y prácticamente olvidado, con un código que acumulaba polvo metafórico en alguna bodega de Sega… hasta mediados de 2020, cuando recibimos una noticia inesperada.

La distribuidora Strictly Limited Games, determinada a no dejar que este título desapareciera, obtuvo los derechos de manos de Sega. Con la ayuda del estudio ININ Games y antiguos miembros del equipo de Westone, recuperaron el código, lo restauraron y revivieron Clockwork Aquario para Nintendo Switch y PlayStation 4.

Clockwork Aquario Nintendo Switch Reseña crítica análisis opinión review

Ahora que conocen la historia, ¿entienden qué es lo que hace especial a este juego? Aquí en GamerFocus abogamos mucho por la preservación de videojuegos y triunfos como este, que rescatan obras tan interesantes de la oscuridad, nos hacen muy felices.

Más que un simple juego de plataformas

ININ Games no se limitó a ‘portear’ el juego tal cual iba a ser originalmente. Desde el menú podemos acceder a toda la música del juego en versiones originales y mezcladas; una galería con arte conceptual, publicitario y otras imágenes curiosas; y acceso directo a una etapa de bonificación para dos jugadores. Tampoco faltan los diferentes filtros y ajustes visuales que nos permiten ver la acción como si se tratara de una pantalla CRT. Aunque siempre hay un par de elementos más “detrás de cámaras” que nos gustaría ver en un título como este, agradecemos mucho estos extras. Además, los menús están en español.

Pensando en los jugadores que no vivieron la experiencia del arcade, Clockwork Aquario viene con diferentes “modos de juego” perfectos para recrear qué se sentía gastar nuestras monedas en estas salas. Hay un ‘modo de entrenamiento’ con créditos ilimitados que nos permite aprender a jugar en los dos primeros niveles. Luego tenemos los modos fácil, normal y difícil, que nos piden superar el juego completo —cuatro niveles—  con solo nueve, cinco y tres créditos.

Clockwork Aquario Nintendo Switch Reseña crítica análisis opinión review

Una vez superado el juego en cualquiera de estas dificultades podemos jugar el ‘modo arcade’. Además de poder disfrutar la experiencia completa con créditos infinitos, nos permite acceder al modo de servicio (Dip Switch) para ajustar la configuración a nuestro gusto como en una máquina de arcade real.

¿Cómo se juega Clockwork Aquario?

La historia y elementos técnicos de esta restauración hacen que este título sea especial, ¿pero qué hay del juego en sí? A simple vista, es un título de acción y plataformas bastante tradicional. Avanzamos de izquierda a derecha golpeando o saltando sobre los enemigos para aturdirlos y una segunda vez para derrotarlos.

La mecánica que lo identifica es la capacidad de agarrar a los enemigos que hemos aturdido para arrojarlos contra otros. Entre más enemigos, globos y objetos golpeemos de esta manera, ganaremos más puntos. Como bien saben, el objetivo en los juegos de arcade no es necesariamente llegar al final, sino hacerlo con la mayor puntuación para dejar nuestras iniciales en una alta posición.

El diseño de niveles no resulta especialmente llamativo y no parece ser muy adecuado para el modo cooperativo de dos jugadores, en el que además podemos tomar a nuestro compañero y arrojarlo. A pesar de eso, resultan muy atractivos por su colorido, variedad y musicalización. El mundo de Aquario, al que viajamos para acabar con los planes del malvado Dr. Hangyo, está localizado en una base submarina, pero eso no le impide tener escenarios que parecen a cielo abierto, vibrantes bosques con enormes peces voladores robóticos y una peligrosa fábrica con cintas transportadoras que nos arrojan a toda velocidad contra los enemigos, poniendo a prueba nuestros reflejos.

Los tres personajes disponibles son Hack Rondo, Elle Moon y el robot Gash. Aunque se controlan igual, hay sutiles diferencias entre ellos, como la duración de sus saltos y el alcance de sus golpes. Lo verdaderamente importante es que todos tienen mucha personalidad que logran expresar pese a sus limitadas animaciones.

Clockwork Aquario Nintendo Switch Reseña crítica análisis opinión review

Pero la mayor prueba de habilidad está en los cinco jefes. Aparte de contar con divertidos diseños, nos obligan a aprendernos sus rutinas de movimientos y reaccionar rápidamente a sus ataques.

Cada crédito de Clockwork Aquario nos da dos vidas y cada personaje soporta dos golpes antes de perder una. Podemos encontrar pociones que nos restauran la salud y si conseguimos suficientes gemas verdes podemos ganar vidas extras. También podemos encontrar una estrella que nos permite disparar por tiempo limitado, pero ni siquiera los jefes sobreviven mucho tiempo si disponemos de una.

A pesar de todo, Clockwork Aquario es un juego pensado para arcade

Si ustedes son la clase de jugadores que abandonan un juego tras ver los créditos, no le van a encontrar mucha gracia a este título. Como buen juego de arcade, pueden terminarlo en menos de 30 minutos y los nueve créditos del modo fácil son más que suficientes para lograrlo. Quienes verdaderamente lo disfrutarán son los “perfeccionistas” que se aprenderán cada nivel para pasar el modo difícil, preferiblemente sin perder ninguna vida, y con una puntuación digan de ganar la admiración de los asiduos de la «sala de maquinitas.»

Para los demás, no va a ser más que una simple curiosidad.

Clockwork Aquario
7/10 Nota
Lo que nos gustó
- Gráficos coloridos y vistosos.
- Muy buena musicalización.
- Galerías de arte y música.
- Poder jugar un título que dimos por desaparecido.
Lo que no nos gustó
- No ofrece rejugabilidad si no nos retamos a mejores puntaciones.
- El modo para dos jugadores es bastante caótico.
- Trama poco interesante.
- Diseño de niveles anticuado.
En resumen
Clockwork Aquario es un adorable representante de una época muy importante en la historia de los videojuegos. Sus sensibilidades retro seguramente no serán del interés de muchos jugadores modernos. Su historia simple tampoco hace mucho para atraer miradas. Sin embargo, aquellos que quieran un título alegre y colorido para hacer ‘speedrun’ y partidas perfectas tendrán en este un candidato perfecto. La historia de su “rescate” también lo hace digno de estar en la colección de los amantes de los videojuegos como medio. Es un título que pudimos perder y es un milagro que podamos jugarlo.

Reseña hecha con una copia digital de Clockwork Aquario para Nintendo Switch brindada por ININ Games.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas