Connect with us

Videojuegos

Code Vein – Reseña

El último Souls-like de Bandai Namco Entertainment nos lleva a un mundo postapocalíptico con vampiros y los mejores clichés del anime.

Publicado

en

Ha pasado una década desde el lanzamiento de Demon’s Souls. Si bien este RPG de acción no popularizó esta clase de juegos, cronológicamente es el inicio de el subgénero «Souls-like». Tal ha sido la popularidad de este tipo de títulos que FromSoftware, estudio responsable de Demon’s Souls, es identificado como progenitor y especialista de esta clase de juegos. Esto no quiere decir que sea la única desarrolladora que ha aprovechado la popularidad del subgénero.

A lo largo de los últimos años, otras desarrolladoras han probado suerte. Deck13 Interactive creó The Surge (2017); Team Ninja, Nioh (2016); Grasshopper Manufacture, Let It Die (2015); A44, Ashen (2018); y Team Cherry, Hollow Knight (2017). Por supuesto, estos no son los únicos ejemplos.

Si bien mantienen los pilares que hacen que un título sea un Souls-like, cada uno de los juegos mencionados puso algo nuevo sobre la mesa. De no haberlo hecho, la saturación de títulos hubiera acabado con el subgénero o mermado su popularidad.

Ahora es el turno de Shift, estudio conocido por God Eater. ¿Pondrá algo nuevo sobre la mesa? ¿O Code Vein pasará a la historia como un Souls-like del montón?

Para bien o mal, Code Vein es un título con el que tengo una «larga» historia. No solo estuve pendiente de este RPG de acción desde su anuncio en abril de 2017, sino que tuve la oportunidad de probarlo en diversas etapas de su desarrollo. Mientras que en E3 2018 probé una demo, justo antes de que el juego fuera aplazado hasta 2019, hace unos cuantos meses formé parte de la beta cerrada.

Por un lado, esta experiencia me ha permitido observar cómo ha evolucionado el juego y familiarizarme de antemano con varias de sus novedades. Por otro lado, contribuyó a que mis expectativas estuvieran más altas de lo usual.

En cualquier caso, por fin he tenido la oportunidad de probar el producto final de Shift y Bandai Namco Entertainment. A lo largo de esta reseña, haré eco de varias opiniones y comentarios que hice en mis anteriores impresiones. Esto se debe a que el juego no ha cambiado en varios aspectos con respecto a lo que jugué en E3 2018.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Por qué no comenzar con lo primero que se toparán los jugadores al comenzar Code Vein? Por supuesto, me refiero al creador de avatares.

En mis primeras impresiones de la beta cerrada comenté que, aunque no tan amplias como las de anteriores juegos de FromSoftware, las opciones de personalización eran considerables. Hoy he de retractarme, ya que el creador de personajes de Code Vein posiblemente es uno de los más versátiles dentro del género de los RPG de acción. No solo hay muchas más opciones que en la beta, sino que se concede completa libertad al jugador para personalizar cada elemento estético y moldearlo a su gusto.

De hecho, ya hay múltiples videos en YouTube que muestran recreaciones muy fieles de personajes de anime hechas con el creador de personajes de Code Vein.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué hay de la jugabilidad? Si bien esta no ha cambiado demasiado con respecto a lo visto en la demo de E3 2018 y la beta cerrada, tuve la oportunidad de familiarizarme con algunos aspectos no incluidos en anteriores versiones del juego.

La gran novedad de Code Vein en materia de jugabilidad son los Códigos de Sangre y los Regalos. Mientras que los primeros son clases, cada una de las cuales aumenta estadísticas puntuales para beneficiar ciertos estilos de juego, los últimos son las habilidades únicas que vienen con cada Código de Sangre. A diferencia de la saga Dark Souls, en la que los jugadores distribuyen los puntos de experiencia en las aptitudes de su preferencia, en Code Vein se puede utilizar bruma —la «moneda» del juego— para subir de nivel y aumentar las estadísticas básicas del personaje.

Los Regalos comprenden habilidades pasivas y activas. Estas últimas consumen el recurso conocido como Icor —que puede recargarse al realizar ataques físicos, contraataques y emboscadas por la espalda— y tienen un tiempo de recarga, por lo cual no pueden abusarse. Pero no se equivoquen: esto no es un incentivo para no utilizar los Regalos. Al contrario, el combate en Code Vein gira en buena parte alrededor de la constante empleo de estas habilidades.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Todo esto ya lo sabía desde la beta. Lo que no sabía es que los Regalos pueden maximizarse —ya sea por medio de la inversión de recursos o utilizándolos constantemente— para ser utilizados en conjunto con otros Códigos de Sangre. ¿Qué significa esto? Pues que en las fases tardías del juego hay un mayor énfasis en la construcción de un personaje acorde con el estilo del juego del jugador. No solo eso, sino que la mezcla de decenas de Códigos de Sangre y Regalos posibilita la creación de cientos de builds. Esto a su vez incentiva la rejugabilidad.

No obstante, el sistema de Códigos de Sangre y Regalos tan solo es una parte de lo que hace novedosos los combates de Code Vein. La otra mitad consiste en los compañeros y cómo afectan la dinámica del típico Souls-like.

Cada uno de los compañeros contará con sus especialidades y Regalos, algunos de los cuales serán comunitarios. Resulta vital que los jugadores encuentren a un aliado que que complemente su estilo de combate. Igual de importante, todos los compañeros tendrán la capacidad de revivir al protagonista sacrificando parte de su vida. Por fortuna, este también podrá hacer lo mismo por sus aliados.

Sin embargo, este «compañerismo» va más allá del campo de batalla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la base de operaciones, los jugadores podrán interactuar con múltiples NPC. Algunos de estos ofrecen servicios específicos —mientras que Davis permite viajar a Las Profundidades, mapas que ofrecen recompensas específicas, Muramase permite mejorar y transformar equipamiento—, pero todos forman parte de un sistema de trueques. A lo largo de la aventura, los jugadores podrán encontrar objetos que podrán obsequiarse a los NPC a cambio de puntos. No obstante, la cantidad de puntos dependerá de si el regalo es del gusto del personaje. Estos podrán canjearse por gestos, minerales para transformar equipamiento, armas, consumibles, etc.

Estos trueques no son el único medio por el cual familiarizarse con los personajes. En sus viajes, los jugadores encontrarán Vestigios. Al ser restaurados por Io en la base, los jugadores no solo recibirán nuevos Códigos de Sangre y Regalos. También tendrán la oportunidad de ver las memorias del personaje al cual pertenecía el Vestigio. Es a partir de este recurso que realmente se conoce más de los personajes y su mundo.

Para terminar esta reseña, hablaré brevemente de los aspectos negativos del juego.

Code Vein

Aunque al final del día es correcta y cumple con su propósito, la historia de Code Vein puede resultar simplona y predecible. Esto no se debe exclusivamente a sus clichés, sino a que su trama es terriblemente reminiscente a la de Dark Souls.

Si bien la presentación del juego es bastante llamativa, la versión para PlayStation 4 y Xbox One cuenta con varios bugs gráficos. Entre estos destacan elementos del escenario que aparecen y desaparecen dependiendo de la posición de la cámara. Más grave es el framerate oscilante, que puede conllevar a muertes indeseadas.

Por último, el apartado multijugador se siente mal implementado. Si bien es posible pedir ayuda a otros jugadores, esto viene con algunas restricciones. La más destacada es que no es posible subir de nivel al jugar en línea con otro jugador. Como si esto no fuera un disuasorio suficiente, la presencia de un NPC compañero en el campo de batalla resulta más que suficiente para hacer frente a la mayoría de enemigos.

Por fortuna, los que quieran un reto pueden optar por ir en solitario a las misiones.

Code Vein
7.5/10 Nota
Lo que nos gustó
- El sistema de regalos y códigos de sangre permite una completa personalización mecánica.
- La personalización estética es bastante robusta.
- La adición de compañeros complementa la narrativa del juego y permite que se distinga de otros títulos del género.
Lo que no nos gustó
- El juego tiene bugs gráficos y no está bien optimizado. El framerate es oscilante, incluso en zonas sin enemigos.
- El multijugador termina quedando en un segundo plano.
- La adición de compañeros puede trivializar la dificultad de una buena parte de la aventura.
En resumen
A pesar de la linealidad de su trama y fallas a nivel técnico, Code Vein logra brillar con luz propia frente a otros RPG de acción gracias a sus novedades. La libertad que concede en materia de personalización, tanto a nivel jugable como estético, es notable incluso al compararse con juegos de FromSoftware. No menos importante, la armonía entre sus mecánicas y trama logra que incluso los personajes más clicheados tengan un peso emocional. Aunque oscilante, la dificultad dejará satisfechos a los amantes de los Souls-like.

Reseña hecha con una copia digital de Code Vein para PS4 brindada por Bandai Namco Latinoamérica.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas