Connect with us

Videojuegos

Las controversias de Call of Duty

La más popular franquicia de juegos bélicos ha dado mucho de que hablar.

Publicado

en

Una serie de videojuegos no se convierte en una de las franquicias más populares del mundo sin enojar a algunas personas. Este ha sido el caso de Call of Duty. Esta popular saga de juegos de disparos con temática militar, la cual está a punto de cumplir 16 años en el mercado, ha sido protagonista de una buena cantidad de controversias a lo largo de su existencia.

Algunas de ellas han sido algo tontas. Cuando Call of Duty: Modern Warfare 2 abandonó los servidores dedicados, fue amenazada por los jugadores con un boicot que nunca se hizo realidad. Advanced Warfare fue acusado de trivializar los funerales militares con el infame texto “Pulsa F para presentar tus respetos”. La situación se convirtió en un meme.

¿Cómo olvidar el enojo causado a los fanáticos cuando se lanzó Black Ops 4 sin campaña para un jugador o cuando Infinite Warfare presentó una historia de ciencia ficción? Ninguna de estas ‘controversias’ fue tan divertida como la vez que dijeron que los peces de Call of Duty: Ghosts tenían una inteligencia artificial avanzada.

Pero hay otras controversias que no solo fueron más delicadas, sino que han tenido importantes repercusiones en la industria de los videojuegos. 


Nada de Ruso

Aunque muchas misiones de la saga se confunden entre sí a causa de escenarios y objetivos similares, hay una que nunca vamos a olvidar: ‘Nada de Ruso’, de Modern Warfare 2.

En algunas de las misiones iniciales de este juego controlamos a un agente de la CIA infiltrado en una organización terrorista. En una de ellas entramos fuertemente armados a un aeropuerto y cometemos una masacre contra los civiles inocentes que se encuentran en el lugar. Aunque tenemos la opción de no disparar a ninguno de ellos, tampoco podemos hacer nada para evitar que nuestros compañeros lo hagan. Debido al contenido perturbador de esta escena, se nos da la opción de no jugarla y saltar directamente a la siguiente misión.

Esto obviamente desató toda clase de reacciones. Algunos periodistas criticaron fuertemente que se diera al jugador la opción de participar de una masacre de civiles. Otros consideraron que el impacto de la escena era importante para la historia de la campaña. La opción de saltarse el nivel también recibió fuertes críticas a favor y en contra.

El impacto de ‘Nada de Ruso’ sigue siendo debatido hoy en día. Muchos desarrolladores citan la controversia como la razón por la que hoy se analizan con más detenimiento las implicaciones de los temas manejados en ciertos títulos. Los detractores del medio continúan recordando su existencia en sus diatribas contra los videojuegos. 

Sin embargo, su más importante legado es que volvió comunes las discusiones críticas sobre el tratamiento que hacen los videojuegos de temas ‘pesados’ como el terrorismo.


Oliver North en Call of Duty: Black Ops II

Black Ops II fue un punto de giro para la franquicia Call of Duty. Fue el primero en presentar un escenario futurista y una trama que podía ser alterada de acuerdo a las decisiones del jugador. Sin embargo, las raíces de la sub-saga Black Ops están en la guerra fría y Black Ops II tiene varias misiones que se desarrollan durante los años ochenta. En estas aparecen personajes reales que jugaron un papel en ese ‘conflicto sin balas’ contra la Unión Soviética: Manuel Noriega, David Petraus y Oliver North.

El caso de este último resulta especial, ya que el verdadero Oliver North —que en el pasado fue coronel de los Marines— hizo la voz del personaje y sirvió como consultor militar del juego. Incluso hizo varios videos promocionando Black Ops II. Esto no sentó muy bien en un sector de la comunidad, ya que él fue condenado en 1989 por el escándalo Irán-Contra.

North ayudó al gobierno del presidente Ronald Reagan a vender en secreto armas a Irán, supuestamente con el objetivo de que liberaran a siete rehenes apresados por Hezbollah. Las ganancias de esta venta fueron usadas para financiar a los ‘Contras’, grupos de guerrillas nicaragüenses que se oponían al gobierno de izquierda de su país. Ambas partes de este plan, la venta de armas y financiamiento de un grupo armado, fueron completamente ilegales.

Este escándalo fue bastante sonado en los medios estadounidenses y no son pocos los que consideran a North un ‘traidor a la patria’. En las décadas siguientes, el ex-coronel rehabilitó su imagen y se ha convertido en un popular comentarista en medios de derecha como Fox News. Sin embargo, hay quienes no quieren que se olvide que en el pasado colaboró con gobiernos y grupos rebeldes acusados de violar derechos humanos.


Fósforo Blanco

La más reciente controversia pertenece a Call of Duty: Modern Warfare (2019).

Como bien saben los jugadores, a medida que vamos acumulando bajas en algunos modos multijugador de la saga, vamos ganando diferentes ventajas. Estas pueden ser desde mejoras en el radar hasta la capacidad de solicitar soporte aéreo. A mediados de 2019 se anunció que una de estas recompensas en el nuevo juego es un ataque con fósforo blanco. Esto desató una animada conversación sobre ‘la línea’ que estaba cruzando Call of Duty.

En el mundo real, el uso del fósforo blanco está fuertemente restringido y su uso puede ser considerado un ‘crimen de guerra’ por la convención de Ginebra bajo ciertas circunstancias.

En un artículo publicado en IGN, John Phipps —un veterano de la guerra de Iraq— argumenta en contra de lo que él llama “glorificar la violación de las leyes del conflicto armado”. El fósforo blanco es realmente un arma aterradora. Este crea fuegos muy difíciles de apagar con una temperatura suficientemente alta para quemar la piel, músculos y derretir los huesos. Aspirar el humo causado por estos químicos puede quemar los órganos y matar por asfixia. Las muertes causadas por fósforo blanco son consideradas especialmente agonizantes.

En su defensa, Geoff Smith —diseñador del modo multijugador— alega que su uso en el juego es justificado porque el modo multijugador no aspira a ser realista y en éste “no hay buenos ni malos”. Solo querían un arma incendiaria que sirviera para oscurecer el campo de batalla.

Esto no calmó a los críticos. Ellos hicieron notar que el fósforo blanco fue bien usado en otro juego bélico. En Spec-Ops: The Line usamos esta arma para abrirnos camino entre líneas enemigas. Sin hacer spoilers, podemos decir que muestra sin tapujos las terribles consecuencias que tiene en los afectados. Sobra mencionar que el modo multijugador de Modern Warfare no tendrá la misma introspección con este tema.

Spec-Ops: The Line (2012)


Estos son solo algunos ejemplos de las razones por las que Call of Duty ha desatado controversias. ¿Qué opinan? ¿Recuerdan otros más? Esperamos sus comentarios.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas