Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Crash Bandicoot 4: It’s About Time – Reseña

¿Recuerdan el meme de «Crash Bandicoot es el Dark Souls de los juegos de plataformas»? Ha vuelto, pero ahora es de verdad.

Publicado

en

Tras el éxito comercial y crítico de las remasterizaciones de los primeros cuatro juegos de Crash Bandicoot, originalmente desarrollados por Naughty Dog, resultaba lógico que Activision se animara a nutrir la franquicia del marsupial naranja con una entrega completamente nueva. Presentado dentro del marco del Summer Game Fest, Crash Bandicoot 4: It’s About Time fue desarrollado por Toys for Bob. Desde su anuncio, el estudio dio a conocer que ignoraría los eventos de juegos posteriores a la trilogía original. Más importante, introduciría nuevas mecánicas en la forma de las máscaras quantum y un total de cinco personajes jugables.

Cabe señalar que Toys for Bob no es el primer estudio que ha tratado de hacer una secuela de la trilogía original. Hace casi 20 años, Traveller’s Tales lo intentó con Crash Bandicoot: The Wrath of Cortex (2001). Para abreviar, incluso si no fue un fracaso comercial, el juego fue criticado universalmente por su falta de innovación.

Ahora, ¿Crash Bandicoot 4: It’s About Time está a la altura del legado? ¿O tenemos un nuevo The Wrath of Cortex en nuestras manos? Nos complace anunciar que si este juego peca por algo, no es por lo mismo que falló el título de 2001.

Como se ha dado a conocer en el material promocional, la historia de Crash Bandicoot 4: It’s About Time comienza poco después de la tercera entrega. Tras ser desterrados al pasado, Neo Cortex, N. Tropy y Uka Uka desesperadamente tratan de volver al presente para vengarse del marsupial naranja. Lo logran después de múltiples intentos, pero eso termina creando huecos en el espacio-tiempo. Como siempre, dependerá de Crash y su hermana Coco el detenerlos. Para ello, deben recolectar las cuatro máscaras quantum. Sin embargo, los dos marsupiales no estarán solos. A lo largo de la aventura los ayudará una Tawna de una dimensión paralela y dos aliados inesperados en la forma del doctor Neo Cortex y el retirado Dingodile.

Si bien este trío de personajes solo puede controlarse en misiones puntuales —lo que resulta lógico, ya que desbalancearían el juego—, todos ofrecen una experiencia de juego diferente a la de Crash y Coco. Los más interesantes son sin lugar a duda Neo Cortex y Dingodile. Mientras que el primero destaca por su habilidad de crear plataformas por medio de sus enemigos, el segundo se distingue por poder utilizar las cajas de dinamita como armas y planear por medio de su aspiradora/soplador.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Antes de comenzar su aventura, los jugadores tienen la opción de elegir entre el modo moderno y retro. Mientras que el primero desecha el clásico sistema de vidas, lo que permite que los jugadores regresen al último punto de control sin importar cuántas veces mueran, el segundo lo mantiene. Sin embargo, la cantidad de vidas que se consiguen al jugar normalmente hacen que esta decisión termine siendo irrelevante. Ya explicaremos por qué Crash Bandicoot 4 es tan generoso con las vidas.

En lo que respecta a mecánicas básicas, Crash y Coco se controlan más o menos igual que en N. Sane Trilogy (2017). Ambos pueden girar, saltar, deslizarse, gatear y caer de panza/nalgas. Sin embargo, los que hayan jugado la trilogía original o su remasterización notarán algunos cambios. El más importante es que Crash y Coco pueden encadenar hasta dos saltos normales desde el principio del juego. Mejor aún, pueden hacerlo otra vez tras rebotar sobre un enemigo o caja. De esta forma, Crash y Coco son mucho más móviles que en cualquier otra entrega de la franquicia.

Crash Bandicoot 4 It's About Time reseña

La implementación de esta habilidad puede llevar a pensar que Crash Bandicoot 4: It’s About Time es más sencillo que sus predecesores. A diferencia de pasadas entregas, en las que la dificultad provenía de saltos precisos y tener que lidiar con enemigos al mismo tiempo, los saltos en It’s About Time son tan generosos que resulta difícil morir por culpa de caídas. Sin embargo, aquí es donde entra el cambio más grande a la formula de los juegos clásicos. A sabiendas de la movilidad mejorada de Crash y Coco, Toys for Bob introdujo intrincados rompecabezas que requieren tener una conciencia espacial completa y buena coordinación ojo-mano.

Algunos de estos rompecabezas solo requieren de las habilidades básicas de los marsupiales, pero otros giran alrededor de las mencionadas máscaras quantum. Estas aparecen en porciones de algunos niveles y conceden nuevos poderes a los hermanos marsupiales. Lani-Loli permite que ciertos objetos aparezcan y desaparezcan, sean cajas u obstáculos; Akano concede la habilidad de utilizar el giro de materia oscura, que refleja ciertos ataques y permite que los marsupiales planeen; Kupuna-Wa puede ralentizar el tiempo; e Ika-Ika permite cambiar la dirección de la gravedad.

Crash Bandicoot 4 It's About Time reseña

Aunque las primeras aplicaciones de estas máscaras son simples, Crash Bandicoot 4: It’s About Time eventualmente exige que los jugadores analicen bien su entorno antes de comprometerse a saltar y, una vez lo hagan, que su ejecución sea perfecta. Superar It’s About Time al 100% es un proceso de ensayo y error. Hablando del rey de Roma, si bien estos rompecabezas están repartidos a lo largo de todo el juego, los que más sufrirán por su culpa son los que busquen completar el juego al 100%. Como anteriores títulos, todos los niveles en Crash Bandicoot 4: It’s About Time cuentan con una gema que puede conseguirse al destruir todas las cajas y las reliquias que pueden obtenerse al superar el nivel a contrarreloj. Sin embargo, Toys for Bob ha añadido nuevos coleccionables que extienden la experiencia de juego.

Además de la gema que puede conseguirse al romper todas las cajas —tarea que probará ser difícil debido a que la cantidad generalmente roza las 200 y algunas están bien ocultas—, todos los niveles tienen cinco gemas extra. Tres de estas pueden conseguirse al recolectar frutas wumpa, lo que ofrece un incentivo extra para romper cajas. Las otras dos pueden obtenerse al superar el nivel sin morir más de tres veces y encontrándola en una zona oculta. Más allá de incentivar la rejugabilidad y extender la experiencia de juego, estas gemas tienen una función extra: desbloquear apariencias para Crash y Coco. Para fortuna de aquellos que no sean capaces de obtener las seis gemas en su primer intento, It’s About Time concede una alternativa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras derrotar a N. Brio, los jugadores desbloquean el modo N. Vertido. Este consiste en una versión alternativa de los niveles con una nueva dinámica y presentación. Al igual que los niveles normales, estos conceden un total de seis gemas. Ya que los trajes de cada nivel requieren de seis gemas para desbloquearse, las gemas de un nivel normal y su versión N. Vertida pueden sumarse para desbloquearlo.

Estos no son los únicos coleccionables nuevos. Al completar un nivel sin morir, los jugadores recibirán una reliquia N. Sanamente perfecta. Adicionalmente, de no haber muerto, pueden encontrar en todos los niveles un Videocassette Flashback. Estos desbloquean nuevas pruebas —ambientadas antes del comienzo del primer juego— que podrán a prueba los reflejos y la conciencia espacial de los jugadores más hábiles.

Para concluir, vale la pena hablar de las múltiples opciones de accesibilidad y modalidades multijugador que ofrece Crash Bandicoot 4: It’s About Time. Además de un modo para daltónicos y subtítulos adaptables, It’s About Time ofrece la opción de resaltar la sombra de los personajes. Esto facilita varias secciones de plataformas. En lo que respecta a modos multijugador, estos son locales y permiten la participación de hasta cuatro jugadores. Hay dos dinámicas: Contrarreloj, en la que los jugadores deben llegar al punto de control en el menor tiempo posible, y Combos y cajas, en el que deben romper cajas en el menor tiempo posible para acumular combos.

Crash Bandicoot 4: It's About Time
8.5/10 Nota
Lo que nos gustó
- El volumen de contenido justifica el precio completo.
- El nuevo estilo visual y la animación dotan a los personajes de aún más personalidad.
- Los que busquen un reto, Crash Bandicoot 4 cumple con creces.
Lo que no nos gustó
- El manejo tridimensional del personaje en las secciones 2.5D puede llevar a muertes injustas.
- Con la excepción de unas cuantas pistas que homenajean melodías clásicas, la banda sonora no es muy memorable.
En resumen
A pesar de que su historia resulta apresurada y el control en algunas secciones 2.5D puede resultar frustrante, Crash Bandicoot 4: It's About Time es un heredero más que digno del legado del marsupial naranja. Su presentación visual no solo dota de más vida a un mundo ya caricaturesco, sino que actúa como una genuina transformación de la franquicia sin alterar los elementos más básicos. Su mayor enfoque en rompecabezas no solo lo distingue de sus predecesores, sino que añade esa dificultad que estuvo tan ausente en la segunda y tercera entrega. Como si eso no fuera suficiente, la cantidad de coleccionables —tanto clásicos como novedosos— y opciones multijugador —las cuales convierten al título en un 'Party Game'— hacen de Crash Bandicoot 4: It's About Time una de los títulos más rejugables de la franquicia.

Reseña hecha con una copia digital de Crash Bandicoot 4: It’s About Time para PS4 brindada por Activision.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas