Síguenos en nuestras redes
CrossCode CrossCode

Videojuegos

CrossCode – Reseña

Un intrigante juego lleno de puzles que pretende ser un MMO para contar una gran historia.

Publicado

en

Incluso aquellos que no están interesados en los MMORPG —juegos multijugador masivos en los que cientos de jugadores comparten el mismo mundo— sienten algo de fascinación hacia ellos. Títulos como World of Warcraft, Everquest y Final Fantasy XIV ofrecen una oportunidad de escapismo a una ‘segunda vida’ fantástica que resulta muy tentadora.

Esta idea es tan llamativa que otros medios la han explorado narrativamente. En el anime hemos visto obras como Sword Art Online y Bofuri. Los mismos videojuegos lo han hecho con títulos que simulan contar una historia dentro de un MMO, aunque sean para un solo jugador. Entre estos se encuentran la saga .Hack y el que ahora nos ocupa: CrossCode.

Uno de los aspectos que más llaman la atención de este juego fue su largo proceso de desarrollo. Radical Fish Games, un estudio independiente de Alemania, comenzó a trabajar en el juego desde 2012. Pero solo pudimos jugarlo hasta 2018, cuando finalmente fue lanzado en PC, Mac y Linux. Ahora, CrossCode llegó a consolas y un nuevo público va a darse cuenta si tantos años de trabajo valieron la pena.

La historia nos pone en la piel, o más bien en el material sintético, de Lea. Ella es un avatar en el mundo de CrossWorld, un MMO que —a diferencia de los que conocemos en el mundo real— no es digital. El ‘campo de juegos’ existe realmente en un planeta distante y los jugadores controlan a los seres sintéticos que lo habitan. Como una especie de Westworld aún más futurista. El caso es que Lea no solo no recuerda quién es en realidad, sino que su avatar ha perdido la capacidad de hablar. Espera que recorriendo los escenarios de este juego pueda encontrar su identidad.

La verdad sea dicha, esta no es una historia muy original. Ya hemos visto conceptos similares en .Hack y la idea de la protagonista muda y amnésica es un cliché de los RPG. Lo que hace especial a CrossCode es la ejecución. Usa estos elementos como metareferencias para explorar lo que significa un MMO para sus jugadores. Incluso la incapacidad de Lea para hablar resulta efectiva para mostrar los problemas para interactuar con los demás que tenemos incluso en escenarios virtuales.

Son muchos los que han comparado a CrossCode con los más recordados RPG de acción de la era de Super Nintendo, como The Legend of Zelda: A Link to the Past y Secret of Mana. Su género, bello arte en pixeles y animada musicalización en verdad tienen un efecto nostálgico para quienes vivieron la época de los 16-bit. Sin embargo, esa apariencia puede resultar engañosa.

Bajo su colorido mundo se esconde un sistema de combate y personalización mucho más profundo que el de los juegos que lo inspiraron. Contamos con ataques cuerpo a cuerpo, un disparo a distancia estilo ‘twin-stick shooter’, defensa y esquivo. Solo esta variedad ya es suficiente para que los encuentros con enemigos sean emocionantes y estratégicos, pero hay mucho más.

CrossCode reseña

A medida que avanzamos, desbloqueamos diferentes elementos: fuego, hielo, electricidad y onda. Estos no solo sirven para aprovechar las debilidades de los rivales, sino que modifican completamente algunos de nuestros movimientos y aplican cambios de estado. Cada elemento tiene su propio árbol de habilidades, por lo que cambiar de un elemento a otro puede alterar nuestra fuerza, defensa y hasta salud máxima. Por si fuera poco, el equipamiento también puede alterar una decena de atributos. 

A pesar de este enfoque en nuestra capacidad de combate, este juego da igual importancia a los puzles. Es verdad que estos son una parte común de los RPG, pero los calabozos de este título se parecen más a las instalaciones de Aperture Science en Portal que a los niveles de Zelda. Vamos a mover muchos bloques, activar cientos de ‘switches’ y usar los elementos de formas creativas para resolver acertijos que de verdad van a poner a trabajar nuestra lógica, capacidad de observación y raciocinio.

Incluso los escenarios normales pueden ser considerados puzles. Vemos constantemente cofres fuera de nuestro alcance y llegar a ellos requiere buscar elevaciones apropiadas para saltar mientras encontramos el camino correcto. Esto puede resultar un poco frustrante, porque a veces la solución no está en la misma área que la recompensa, pero es totalmente opcional. Hasta las peleas son puzles, pues tenemos que aprender cómo atacar a cada uno de los cientos de enemigos. El ángulo, tipo de ataque, momento en que atacamos y elemento son importantes a la hora de triunfar.

También tiene un sistema opcional de intercambio de objetos que, a menos que estemos usando una guía, puede resultar totalmente abrumador.

Esto se extiende por decenas de horas. CrossCode es un juego muy largo. Ver su final puede tomarnos alrededor de 40 horas y terminarlo al 100% puede acercarnos a la centena. Eso no está nada mal si disfrutamos de los acertijos y un buen reto, pero quienes esperen una experiencia más relajada pueden sentirse cansados y rendirse rápidamente. 

CrossCode crítica

Esta duración también es un problema para la historia. El misterio que rodea a Lea nos intriga al comienzo del juego, pero pueden pasar 15 o 20 horas antes de que este tema salga de nuevo a la luz. Tiene grandes revelaciones y momentos impactantes que exploran el significado de la identidad y la ética de los avances tecnológicos. El problema es que mientras llegamos a esos momentos estamos atrapados en la historia del falso juego ‘CrossWorlds‘.

Esta es un simple peregrinaje con una trama mínima que no resulta interesante hasta ya muy avanzada. De hecho, el grueso de estas partes está en la interacción con los demás “personajes jugadores”, los cuales hablan principalmente sobre sus vidas reales y lo que opinan de varios aspectos del falso juego.

Afortunadamente, los personajes secundarios tienen mucha personalidad y los retratos que vemos de ellos mientras hablan son muy expresivos. Resulta curioso leerlos quejándose sobre la gran cantidad de misiones opcionales y lo aburridas que son muchas de ellas ya que el juego nos propone hacerlas de todos modos. Hay demasiadas misiones opcionales en CrossCode.

Muchas de ellas son del tipo “mata 10 enemigos” y “recoge estas 20 hierbas”, de las que estamos aburridos de ver en muchos juegos. Algunas pueden completarse sin pensar mientras recorremos los escenarios y hay otras legítimamente divertidas, como aquella en la que debemos rescatar rehenes de loros mafiosos. Aunque es bueno hacerlas por los puntos de experiencia que ofrecen, podemos ignorar la mayoría.

Crosscode

Algo molesto que tiene el juego son ocasionales fallas en su rendimiento. En PlayStation 4, encontramos varias ocasiones en que la acción prácticamente se pausa o corre a cámara lenta. No es un problema común y bajo ninguna circunstancia arruina la experiencia, pero no se puede ignorar. Según otros reportes, la versión de Nintendo Switch tiene el mismo inconveniente, pero ya prometieron un parche que podría arreglarlo.

¿A quiénes les recomendamos CrossCode? A los nostálgicos de los RPG de acción de Super Nintendo, los fanáticos de resolver puzles y los jugadores ‘hardcore’ que quieran disfrutar de una buena historia con mucho contenido, que los tendrá ocupados por muchas horas. Es difícil, pero cuenta con herramientas de accesibilidad que hacen que los combates y acertijos sean más llevaderos.

CrossCode
8.3/10 Nota
Lo que nos gustó
-Sistemas de juego profundos y divertidos.
-Bello arte en pixeles estilo retro.
-Gran variedad de escenarios.
-Planteamiento intrigrante.
-Metareferencias a la cultura de los MMO.
Lo que no nos gustó
-El ritmo del desarrollo de la historia.
-Demasiado contenido opcional que resulta abrumador.
-Problemas técnicos de rendimiento.
-No está traducido al español.
En resumen
CrossCode es un juego realmente ambicioso que se propuso combinar la estética de los RPG de acción de comienzos de los noventa con las mecánicas más profundas de los títulos modernos. Aunque en ocasiones abusa un poco y ofrece demasiado contenido, el experimento fue exitoso. Superar la gran cantidad de puzles en el camino resulta satisfactorio sin importar cuántas veces creamos que va a ser imposible. La inspiración que toma de los MMO es divertida aunque no original, mientras que los giros en la trama pudieron haber sido revelados de un modo más inteligente. A pesar de eso, vale mucho la pena experimentar la aventura de Lea. Eso sí, no es un juego apto para 'gamers' impacientes.

Reseña hecha con una copia digital de CrossCode para PlayStation 4 brindada por Deck13.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas