Connect with us

Videojuegos

Death Stranding: cómo ser un buen repartidor y no morir en el intento

El mundo de Death Stranding puede ser peligroso y cruel. Si quieres sobrevivir y ser el mejor repartidor, toma nota de estos consejos.

Publicado

en

¿Estás jugando Death Stranding, pero necesitas una mano con tus entregas? ¿Algún que otro consejo que facilite los tortuosos viajes por Estados Unidos? ¡No hay de qué preocuparse!

Tras horas de envíos y combates, hemos preparado una lista de trucos que ayudarán a los jugadores a que su experiencia con el último juego de Hideo Kojima no sea tan estresante.

Primero que nada, gestiona tu carga

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como mencionamos en nuestra reseña, la misión de los jugadores en Death Stranding es entregar paquetes. Algunas veces, más de los que un ser humano común y corriente debería poder cargar. Por fortuna, Sam es el mejor en su trabajo y ese reconocimiento no es por nada.

Al comienzo, Sam podrá cargar alrededor de 100 kg en su espalda sin problemas. A medida que avance y complete pedidos, aumentará la cantidad máxima que podrá cargar. Sin embargo, esto no quiere decir que el peso en sí sea lo único de lo que deberán preocuparse los jugadores. La forma en la que se organicen los paquetes influirá en el equilibrio de Sam.

Por fortuna, eso es fácil de remediar. Tras aceptar un pedido o pausar el juego, los jugadores tendrán la oportunidad de gestionar su carga. Death Stranding provee la opción de reorganizar todos los paquetes y equipo de la forma más efectiva con solo presionar el botón triángulo. De esta forma, los paquetes quedarán adecuadamente organizados en la espalda de Sam y sus herramientas de uso recurrente estarán atadas en sus caderas, brazos y cintura.

No pierdas de vista tu estamina

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si hay algo para lo que los jugadores deben mentalizarse en Death Stranding es el caminar por varias horas. No obstante, se requiere de algo más que voluntad para recorrer cientos de kilómetros antes de colapsar. Y esto último puede resultar fatal si Sam está siendo atacado.

Afortunadamente, Sam viene preparado. Por medio de la cruceta, podrá acceder en todo momento a una cantimplora. Al beber de esta, Sam recuperará su estamina. Esta última será necesaria para correr, soportar corrientes de aire, escalar y resistir la corriente de ríos.

No obstante, el uso de la cantimplora tiene sus límites y condiciones.

Sam podrá rellenarla si se sumerge en agua y/o si se encuentra en medio de un aguacero. No obstante, la cantimplora normalmente tiene entre dos y tres usos. Por esta razón, esta solo debe utilizarse una vez se haya drenado la mitad o más de la estamina. No es aconsejable esperar a que se drene toda la estamina, ya que el límite máximo de esta también se reducirá.

Completa pedidos, forja relaciones, obtén recompensas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Death Stranding hay dos clases de pedidos: los dirigidos específicamente a Sam y los estándar. Mientras que los primeros son los que avanzarán la historia, los segundos servirán para acumular experiencia y subir de nivel. Sin embargo, estos últimos tienen otra utilidad.

A lo largo de los Estados Unidos hay múltiples NPC. A medida que se completen más pedidos para un personaje en específico, su relación con el protagonista mejorará. Esto no solo desbloqueará posteriores misiones secundarias, sino que motivará a que el NPC entregue recursos a Sam y nuevas herramientas que facilitarán su trabajo. La relación con otros personajes también podrá mejorarse regresando carga perdida a sus respectivos dueños.

¿Para qué sirven los recursos? Ya lo explicaremos…

¿Huir o luchar? Esa es la cuestión

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seamos honestos: no es divertido cuando las Mulas roban la carga de Sam o las CV arrastran al protagonista a una batalla de jefe para la que no está preparado. Me atrevería a decir que puede arruinar la experiencia de juego para algunas personas. Es justamente por eso que una respuesta adecuada a las amenazas puede ser lo que garantice un envío exitoso.

¿Qué hacer en el caso de ataques de Mulas? Después de varias experiencias agridulces tratando de escapar de los ladrones de paquetes, he concluido que la estrategia más adecuada es ir a la ofensiva. Incluso si Sam en un principio no posee armas, el combate cuerpo a cuerpo será más que suficiente para encargarse de las Mulas en los primeros tres capítulos de Death Stranding. Afortunadamente, Sam podrá equiparse con armas no-letales a partir del episodio 3. La primera de estas consiste en la boleadora, una pistola que dispara sogas.

Después del capítulo 4, Sam tendrá las herramientas para adoptar estrategias más sigilosas. Esto se debe a que podrá negar la onda de escaneo de las Mulas —la cual se disparará siempre que el protagonista entre a su territorio— con la suya. Esto permitirá que Sam deambule sin preocupaciones en territorio hostil e incluso se infiltre en sus bases para robar sus recursos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué hacer cuándo aparezcan las CV? A diferencia de los encuentros con las Mulas, lo mejor es evitar los enfrentamientos. Ya que las CV son invisibles, Sam dependerá de su BB para ubicarlas. En medio de los aguaceros, lo mejor es ir en cuclillas para no hacer ruido.

Al estar cerca de una CV, el rastreador se abrirá y cerrará frenéticamente, lo cual es una señal para alejarse de la dirección a la cual está apuntando. Si el rastreador se pone naranja y comienza a girar, es señal de que una CV está peligrosamente cerca. En ese entonces, Sam deberá contener la respiración presionando R1 mientras se aleja de la posición de la CV. Entre más estamina se posea, por más tiempo se podrá contener la respiración. Una vez el rastreador ya no esté naranja, Sam podrá respirar nuevamente y así recuperar su estamina.

En el caso de ser atrapado por las CV, Sam tendrá la opción de huir o luchar. Esto último no será una opción hasta el episodio 2, en el cual se introducen las granadas hemáticas. ¿Cómo se consiguen? Asegurándose de que Sam vaya al baño para hacer sus necesidades.

Una ayuda flotante nunca está de más

Death Stranding

Durante el episodio 3, los jugadores serán introducidos a una nueva herramienta: el transporte flotante. Este tiene dos aplicaciones. La primera es actuar como una suerte de «carrito de compras» en el cual se puede poner parte de la carga. Esto ciertamente probará ser útil al cargar paquetes pesados y/o numerosos. La segunda es ser una patineta, la cual puede emplearse para bajar a toda velocidad por pendientes. Sin embargo, esta aplicación viene con el riesgo de un posible choque. En el caso de estrellarse, la carga de Sam recibirá daños.

Una vez se consiga el transporte flotante, nuestro consejo es siempre llevar uno en la espalda. ¿Quién sabe cuándo será necesario? Eso sí, nunca ha de olvidarse que el funcionamiento de este depende de los cristales quirales recogidos. Si no hay cristales, no se moverá.

Uno para todos, todos para uno

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como dijimos en nuestra reseña, Death Stranding es un juego que resulta mucho más sencillo cuando se juega en línea. Esto se debe a que todas las construcciones de otros jugadores aparecerán en el mundo abierto y viceversa. ¿Qué significa esto? Pues que el construir escaleras, equipos de escalada y otras estructuras a lo largo de Estados Unidos no solo servirá para beneficio propio.

El tener una mentalidad comunitaria puede ser un salvavidas para otro jugador. La construcción de otro jugador puede hacer que un envío sea menos miserable. En la medida que los jugadores se apoyen mutuamente, algunos envíos pueden volverse paseos por el parque. Esta mentalidad no solo se limita a poner estructuras donde más sean necesarias, sino a mejorar las de otros jugadores. Es aquí donde entran los recursos, tanto los provistos por los NPC como los que se pueden encontrar repartidos en el mundo abierto.

No menos importante, los jugadores podrán reparar estructuras invirtiendo cristales quirales. De no hacer una inversión, las estructuras eventualmente desaparecerán por la lluvia.

¿No hay carretera? No uses vehículo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las carreteras quizás sean las construcciones comunitarias más importantes de Death Stranding. Aunque pueden completarse en solitario, la gran cantidad de recursos que requieren puede ser demasiado para una sola persona. Sin embargo, como ya se mencionó, esta tarea no resulta tan difícil con ayuda de toda una comunidad. Y los beneficios son claros: rutas directas a puntos de interés en las que los vehículos no gastan energía.

Es por esto que lo más mejor es abstenerse de utilizar vehículos si no hay una carretera.

Una vez Sam pueda utilizar vehículos, resulta difícil resistir la tentación. La velocidad de una moto y la capacidad de carga de un camión ciertamente resultan atractivas. Sin embargo, la geografía natural de Estados Unidos no está diseñada para ser recorrida en moto o camión. En el mejor de los casos, Sam terminará sin baterias a mitad de camino. En el peor, el vehículo terminará atascado o será destruido por las CV. Y suerte recogiendo todos esos paquetes.

Death Stranding ya está disponible para PlayStation 4.

Death Stranding: estas son las voces detrás del doblaje latino

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas