Síguenos en nuestras redes
democratic socialism simulator crítica democratic socialism simulator crítica

Videojuegos

Democratic Socialism Simulator – Reseña

La ministra de hacienda es una ardilla. ¿Qué podría salir mal?

Publicado

en

Hay partes del mundo en las que decir ‘socialismo’ es como decir una grosería. En Colombia, proponer políticas socialistas es invocar gritos de “¡nos vamos a volver como Venezuela!”. En Estados Unidos, donde el capitalismo es considerado tan americano como el pastel de manzana, algunos lo consideran un insulto contra su país o incluso contra la naturaleza humana. No es una exageración, ese es el mundo en el que nos llega Democratic Socialism Simulator.

Este curioso videojuego independiente es desarrollado por Molleindustria, un prolífico estudio que suele hacer pequeños títulos desde la época del auge de los juegos en Flash. En el pasado nos han presentado obras provocadoras como Faith Fighter, un juego sobre la intolerancia religiosa, y Every Day the Same Dream, sobre la alienación que vivimos día a día. Con su nueva obra pretenden dar una mirada a lo que podría ser el primer gobierno socialista democrático en la historia de Estados Unidos.

Hay que ser sinceros. Resulta difícil recomendar un juego llamado Democratic Socialism Simulator a cualquiera que no esté interesado previamente en la política internacional. Este es un tema complejo y serio. Afortunadamente, los desarrolladores encontraron la manera de atraer la mirada incluso de quienes no tengan el menor interés en la política. Todo gracias a un divertido elenco de animales antropomórficos.

Sí, el Estados Unidos que vamos a gobernar en el juego no está habitado por aburridos seres humanos, sino por leones, zorros, tortugas, elefantes, peces, jirafas y toda clase de animales inteligentes. Pero eso no es todo. Gracias a diálogos astutos y un fuerte sentido de la ironía, jugar este título puede resultar ser una experiencia bastante cómica.

Pero, ¿cómo se juega Democratic Socialism Simulator? Este es un juego tipo Reigns. Si han jugado uno de esos excelentes títulos, se pueden hacer una idea más clara de cómo funciona. Se nos presentan diferentes propuestas y podemos aceptarlas o rechazarlas moviendo la tarjeta hacia la izquierda (no) o la derecha (sí). Cada propuesta está basada en políticas reales de movimientos socialistas de Estados Unidos y en los posibles retos que enfrentaría un gobierno que siga esta ideología.

Democratic Socialism Simulator

Podemos implementar un sistema de salud gratuito universal, legalizar la marihuana, acabar con la deuda estudiantil, subir impuestos a los ricos y proteger a los inmigrantes, entre muchas otras cosas. Pero cada acción tiene consecuencias. El gobierno tiene un presupuesto limitado y algunas de estas decisiones pueden tener un costo muy alto que nos dejaría en déficit. Eso aumentaría el descontento popular y haría perder apoyo. Este se representa en la gráfica de votantes. Cada votante tiene dos temas que le preocupan más que los demás. Estos pueden ser las relaciones internacionales, economía, valores religiosos u otros. Cada decisión puede acercar o alejar a algunos de ellos.

Eventualmente llegarán las elecciones legislativas. De acuerdo a las decisiones tomadas podemos perder o ganar apoyo en el congreso, el cual es necesario para tomar algunas de las decisiones más radicales. Luego llegará la hora de la reelección y, si no la perdemos, el ciclo comienza de nuevo.

Simulador de socialismo

Una partida completa puede tomar alrededor de 20 minutos. Estas partidas tan cortas lo convierten en un juego perfecto para celulares. Aunque se encuentra disponible para Android, también pueden encontrarlo en PC.

Su corta duración no es un gran problema ya que es bastante rejugable. Podemos tomar diferentes estrategias, estilos de gobierno, dar prioridad a ciertos temas o incluso ir contra la ideología del juego y volvernos totalmente capitalistas. Esto da lugar a nuevos escenarios y situaciones, pero no tantos como uno desearía.

Ese es el gran defecto de Democratic Socialism Simulator: es muy limitado. A pesar de la gran cantidad de decisiones posibles, estas no crean una gran variedad de escenarios y no están tan interconectadas entre sí como deberían. Hay algunas situaciones interesantes. Por ejemplo, si rechazamos constantemente las recomendaciones de algunos asesores, renunciarán y en su lugar llegarán otros más ‘radicales’. Si llegamos a ser demasiado impopulares podremos ser víctimas de un golpe de estado o incluso de un intento de asesinato.

Pero la mayoría de decisiones parecen existir en un vacío. No es como en Reigns, donde cada una forma parte de una pequeña historia. En una partida, la presidencia puede sufrir un ‘escándalo’ que afectará nuestra popularidad y tendremos que responder ante la prensa, pero este evento no depende de nuestras decisiones y simplemente ocurre al azar. Hay muchos eventos así, completamente desconectados.

Democratis Socialism Simulator Juego independiente

También es un juego que depende mucho del azar. En una partida será posible reducir enormemente las emisiones de carbono y volverse muy popular por ello, pero en otra las mismas decisiones pueden llevar a un colapso económico, ya que no se nos ofrecieron suficientes propuestas que podían recuperar la inversión gastada en cuidar el medio ambiente.

Un elemento de Democratic Socialism Simulator que definitivamente desanimará a muchos es su enfoque específico en la política de Estados Unidos. Quienes no estén familiarizados con ese mundo o no conozcan los términos utilizados no verán ninguna gracia en este juego. Nos da una idea general del socialismo, pero no de cómo sería un gobierno así en Colombia o cualquier otro país. Por si fuera poco, solo está en inglés.

Democratic Socialism Simulator es un juego perfecto para aquellos que disfruten del humor político, se mantengan al día con la política estadounidense, quieran cumplir su fantasía de ayudar a los demás y poner a prueba sus propios discursos de borracho en los que dicen “esto es lo que yo haría si fuera presidente para arreglar el país”. Tristemente, no es una buena herramienta para educar a la gente en los principios y filosofías del socialismo. Funciona mejor en los ‘ya iniciados’.

Democratic Socialism Simulator
6/10 Nota
Lo que nos gustó
-Una forma divertida de poner a prueba las políticas socialistas.
-Los diseños de personajes.
-Sistema de juego sencillo y partidas cortas.
-Bajo precio.
Lo que no nos gustó
-Solo está en inglés.
-Los temas del juego solo aplican para la política estadounidense.
-Muchos de los eventos están aislados de las decisiones que tomamos.
-Solo para quienes ya están interesados en el socialismo.
En resumen
Con su interesante concepto y sencillos sistemas de juego, Democratic Socialism Simulator busca que nos hagamos una idea de cómo sería intentar implementar las políticas del socialismo en Estados Unidos. El resultado puede ser divertido e incluso ilustrador, pero solo para las audiencias de ese país o quienes estén interesados en el tema. El estar solo en inglés y lo azaroso de los eventos, lo terminan por convertir en un juego de nicho. Pero ese nicho probablemente llevaba mucho tiempo esperando un título como este.

Reseña hecha con una copia digital de Democratic Socialism Simulator para PC adquirida por el redactor.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas