Connect with us

Juegos

Despidos masivos en Activision-Blizzard: ¿cómo afecta esto a los gamers?

Muchos ‘gamers’ creen que la situación actual de la industria de videojuegos no los afecta directamente. Están equivocados.

Publicado

en

2018 fue el mejor año a nivel financiero en la historia de Activision-Blizzard. Durante su último trimestre logró ganancias de 2.400 millones de dólares (más de siete billones y medio de pesos colombianos) gracias a las increíbles ventas de Call of Duty: Black Ops 4, el continuo éxito de títulos como Crash Bandicoot N.Sane Trilogy y las numerosas microtransacciones presentes en juegos como Overwatch, BLOPS 4 y los anteriores Call of Duty. Tal éxito les ha permitido hacer contrataciones de directivos estelares, como el gerente de finanzas a quien se premió con un bono de 15 millones de dólares, y mantener sueldos para sus directivos de hasta 900.000 dólares, 10 veces lo que gana un empleado promedio en la empresa.

En la misma llamada de conferencia en la que el CEO Bobby Kotick reveló estas positivas cifras a sus accionistas, también anunció que procederían a despedir el 8% de su fuerza laboral. Casi 800 personas se quedaron sin trabajo en las sedes de Activision-Blizzard alrededor del mundo.

¿Cómo es posible esto? ¿Por qué una empresa con tan buenos resultados comete tremenda masacre laboral?  Porque las previsiones indican que en 2019 ganarán menos dinero que en 2018, ya que no van a tener grandes lanzamientos. ¡Ojo! No perderán dinero, solo ganarán menos. Esto es absolutamente intolerable para los accionistas, que exigen recortar costos para poder mantener el nivel de aumento económico.

Activision-Blizzard - despidos

Bobby Kotick – CEO de Activision-Blizzard

Esta noticia fue recibida con rabia e indignación por la mayoría de la prensa de videojuegos y los mismos jugadores. Es una situación inexcusable que ejemplifica perfectamente los excesos del capitalismo, donde el miedo de los ricos a ‘ganar menos dinero’ es justificación suficiente para dejar sin empleo a cientos de personas. Sin embargo, siempre hay personas que excusan esto. Dicen que “Activision-Blizzard es una empresa y, como tal, su objetivo es hacer la mayor cantidad de dinero posible” y actúan como si esto excusara cualquier acción. Más preocupante es la actitud que dice “mientras sigan sacando nuevos juegos, no me importa lo que hagan”.

Tratemos de tomar en serio a esta clase de jugadores, así sea solo por un momento. Ignoremos el daño que se le hizo a las personas despedidas y pensemos solo en términos de videojuegos. ¿De verdad creen que esta clase de eventos no afecta a los juegos que tendremos en el futuro?

Como ejemplo, veamos esta diapositiva presentada por Activision-Blizzard en la que explican su plan de negocios para este año:

Activision-Blizzard - despidos

Además de la reducción de personal y ‘reestructuración de la compañía’, hablan de invertir más dinero en las franquicias ya establecidas, crear más contenido dentro de esos juegos y restar prioridad a juegos e iniciativas ‘que no cumplan con las expectativas’.

Esto significa que se van a enfocar en los juegos de Call of Duty, van a crear más microtransacciones para esta franquicia y no van a invertir dinero en nuevas propiedades intelectuales o ideas interesantes porque puede resultar “demasiado riesgoso”. Por el lado de Blizzard y King, les obligarán a crear más juegos basados en las franquicias ya existentes y a enfocarse en crear contenido de pago para títulos populares como World of Warcraft, Overwatch y Candy Crush Saga. Como resultado inevitable, los jugadores veremos cada vez menos juegos novedosos y más títulos homogéneos enfocados en servicios de pago.

Nada de esto es nuevo. Desde mediados de la pasada generación de consolas se ha visto un incremento en el costo y tiempo de desarrollo de los videojuegos AAA. Esto ha ido creciendo como una burbuja a punto de explotar en la que ciertos títulos tienen un presupuesto tan alto que un éxito masivo en ventas no alcanza a justificar los gastos que se hicieron para producirlo. Esto es lo que hace que muchas veces se incluyan en los juegos modos multijugador o sistemas de crafting, aunque no encajen bien. Hay que seguir las modas.

Cada año vemos más y más titulares anunciando como las distribuidoras consideran fracasos a títulos que vendieron tres, cinco o seis millones de unidades. Esto pasó con Tomb Raider, Hitman y más recientemente con Battlefield V, cuya impresionante cifra de 7.3 millones de copias vendidas fue considerada ‘decepcionante’.

Activision-Blizzard - despidos

La semana pasada, tres grandes distribuidoras de videojuegos —EA, Activision y Take-Two— presentaron reportes de ganancias donde, a pesar de los enormes números de ventas, los accionistas quedaron decepcionados. Ni siquiera el gran Red Dead Redemption 2, un logro técnico y artístico que tuvo a cientos de personas trabajando horas extra durante años y se convirtió en un éxito de ventas y crítica, es suficiente para el panorama actual.

La burbuja se está desinflando.

Atrás han quedado los tiempos de PlayStation 2 y Nintendo DS, donde veíamos cientos de juegos que se atrevían a romper los moldes de lo que era popular y se convertían en títulos de culto amados por la comunidad gamer aunque no vendieran millones de copias. Estos tienden a desaparecer mientras los estudios se baten en una carrera armamentista por crear títulos cada vez más realistas donde hasta los testículos de los caballos reaccionan a la temperatura.

Activision-Blizzard - despidos

God Hand (Capcom / Clover Studios – 2006)

¿De verdad pensaban que ‘unos cuantos despidos’ no iban a afectar a nuestros amados videojuegos? Piensen de nuevo. Esto es solo un síntoma más de un problema mucho mayor. Es posible que los juegos AAA que vengan de ahora en adelante sigan siendo impresionantes a nivel técnico, con un realismo cada vez mayor, pero van a ser cada vez menos, creativamente huecos y llenos de microtransacciones y cajas de botín que ganen suficiente dinero para justificar los altos costos de desarrollo y hacer cada vez más dinero. Es un sistema insostenible

¿Y si de todas maneras disfrutan de estos juegos? Pues mas les vale rezar para que generen un flujo constante de dinero que mantenga satisfechos a los accionistas, pues las distribuidoras no dudarán en apagar sus servidores y dejar de crear contenido para ellos si no los consideran suficientemente lucrativos. ¿Fanáticos de los esports? Van a ver iniciativas como la liga Overwatch recibir cada vez menos apoyo, pues no se traduce en ganancias directas. Ya ocurrió con Heroes of The Storm.

El futuro no pinta nada bien.

¿Qué podemos hacer ante este panorama? Expresar nuestro descontento en redes sociales, sorprendentemente, funciona bien. Esto hizo que EA abandonara sus planes de monetización con Star Wars Battlefront II. También deberíamos apoyar a los desarrolladores en sus intentos de sindicalizarse, lo cual les da una forma de pelear contra estos despidos masivos y fuerza a empresarios y accionistas a controlar sus expectativas. Por último, apoyar a los creadores independientes. La escena ‘indie’ se encuentra actualmente saturada y grandiosos juegos no están encontrando a su público. Podemos ayudarles comprando más juegos de este tipo y dándoles la visibilidad que tanto necesitan. Ahí es donde se encuentra la creatividad e innovación que está desapareciendo de los productos AAA.

Advertisement
1 comentario

1 comentario

  1. Lero

    febrero 16, 2019 en 1:26 am

    Es fácil, si ganan dinero es porque están haciendo cosas que les gusta a los gamers. Si no lo hicieran, la gente votaría con la billetera. Los despidos son algo normal. Si un empleado no produce más de lo que gana, lo normal es que no siga trabajando. O es que las empresas deben mantener empleados que no justifiquen su valor en la empresa? Son empresas, no ONGs

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: