Conecta con nosotros

Videojuegos

Destiny: The Taken King – La reseña

Siendo un Titán Nivel 42 con 294 de luz he llegado al veredicto final sobre esta expansión que llegó hace…¡UN MES!

Publicado

el

Adecir verdad, empezar esta reseña no es una tarea fácil, así que voy a comenzar comentando un poco como fue que poco a poco cambie mi opinión sobre Destiny. Yo soy de los tantos usuarios que son de Año Uno, es decir, aquellos que han jugado desde que el titulo base llegó a consolas el año pasado, sin embargo, mi relación con este juego no siempre fue tan bella como es ahora.

Siendo sinceros, Destiny como tal no tuvo un gran atractivo y para mí,se convirtió en un título sumamente frustrante, con potencial, pero frustrante. Nada cambió con The Dark Below, una expansión de la que solo se salvó Crota’s End; no obstante, The House of Wolves marcó un punto aparte en mi experiencia como jugador gracias al nuevo tipo de misiones, pero más que eso, por la aparente historia que empezaba a surgir.

Desde que salió esa expansión dediqué cientos de horas a Destiny, así que como muchos Guardianes, estaba a la espera de lo que llegaría con The Taken King, especialmente por todas las promesas realizadas por Bungie. Ahora que ha pasado un largo mes después de lanzamiento solo puedo decir dos cosas antes de proseguir. 1. Que gran inversión. 2. Condensar todo el contenido que ha salido con esta expansión es tan, pero tan DIFICIL, que hare lo posible para mantener esta reseña lo menos extensa posible.

The Taken King inicia con una gran batalla entre Oryx, padre de Crota (aquel villano que eliminamos en la Raid de The Dark Below) y Mara Sov, Reina de los Insomnes. No obstante, la guerra no tiene un final favorable para la protectora del Arrecife, por lo que ahora es nuestra tarea buscar la forma de retrasar la llegada de Los Poseídos, un nuevo tipo de enemigos, y la llegada del Rey de la Colmena a la Tierra. Con esto como base comenzará nuestra nueva aventura y aunque en principio no notaremos gran diferencia, la verdad es que Destiny cambió radicalmente en varios aspectos como la historia, jugabilidad y, llamémoslo de esta forma, accesibilidad.

Vamos por partes.

Destiny The Taken King  (1)

A nivel narrativo hay un cambio radical; si bien Destiny tenía una historia, esta nunca logró trasmitirse al jugador de una forma fluida o interesante. Básicamente, los problemas de este juego estuvieron supeditados al formato en que se contó la historia y los personajes de la misma. En The Taken King estos apartados fueron mejorados en gran medida, ya que no solo el argumento estará más definido, sino que por primera vez despertará el interés en nosotros.

Los personajes que antes habitaban La Torre ya no serán solo adorno, sino que tendrán una función y una personalidad, lo cual hace que sea más fácil entender todo el juego como una unidad, un universo. La interacción entre los mismos ha cambiado y gracias a la historia de The Taken King podemos ver que es lo que lleva a todas estas personas tan diferentes luchar por un solo ideal, así los métodos de algunos sean poco ortodoxos, como los de Cayde, intendente de los Cazadores.

Sin duda uno de los enfoques de Bungie en esta expansión fue en mejorar el mundo alrededor de nosotros y gracias a eso es que ahora podemos gozar de personajes más completos, entre ellos el Ghost (o Espectro). Si todos recuerdan el primer año de Destiny, tendrán en mente este personaje como uno de los más tediosos y poco interesantes, pero gracias al trabajo de Nolan North en The Taken  King este es ahora un acompañante menos molesto y 100% más gracioso. En esta medida, este es un gran agregado a la historia, de la cual ya quedó claro que tiene una mejor estructura.

Destiny The Taken King  (1)

Uno de los puntos fuertes en la nueva historia es Oryx en sentido que un villano definido ayuda a tener clara la meta debemos cumplir. Conceptos como El Viajero y La Oscuridad son interesantes como parte de la mitología general del juego, pero como elementos narrativos es difícil hacerlos funcionar cuando no hay con quien generar un vínculo, así sea de odio.

Aunque la historia ahora es más completa, no está exenta de pequeños problemas, más que todo en torno al ritmo que ahora parece querer contar la historia lo más rápido posible. Aun así, no es un inconveniente que haga la experiencia algo negativo, menos teniendo en cuenta el cambio en términos de jugabilidad. Hablemos de esta última.

Una de las decisiones más acertadas de Bungie fue cambiar el sistema de niveles en Destiny. No solo es mucho más cómodo, sino que es mucho menos restrictivo en sentido que ahora todos los Guardianes no dependerán de sus piezas de equipo para subir de nivel. Eso sí, habrá que prestar mucha atención al Nivel de Luz, el cual será el indicador de nuestra “fuerza” y que nos permitirá acceder progresivamente a las misiones del juego.

Destiny The Taken King  (11)

Aumentar nuestro Nivel de Luz no es tarea fácil, pero tampoco es una labor tediosa como sucedía antes. Solo bastará con encontrar nuevas piezas de equipo y seguir luchando para que esta estadística siga aumentando frecuentemente. Por fortuna, hay una amplia gama de actividades que ahora serán mucho menos lineales, empezando por los Asaltos.

Los asaltos en Año Uno se caracterizaban por ser un nivel amplio con un único objetivo, acabar con el jefe final. La misma estructura se mantiene con The Taken King, pero ahora hay condiciones y segmentos más complejos que hacen de las batallas un encuentro diferente a como se venían desarrollando hasta ahora. Es exagerado decir que tienen un componente táctico, pero si requerirán de más cuidado y trabajo en equipo, un apartado con el cual no podría estar más contento.

Encontrar motivación para jugar Destiny ahora es mucho más fácil gracias al sistema de quests que llegaron con The Taken King, un tipo de misiones que serán otorgadas por los personajes en La Torre y que se desbloquearán progresivamente al cumplir ciertos requerimientos. Estos nuevos “contratos” no solo son una forma de conseguir mejores armas y equipo, sino que también extienden la experiencia de juego y profundiza en la historia individual de los personajes para los que trabajamos. Algunos quest serán más simples que otros, pero lo más atractivo de estos que cambian la forma en la que se deben hacer las misiones en sentido que nos motivarán a cambiar de estilo de juego con cierta frecuencia, manteniendo así un balance entre las habilidades de Año Dos, con las de Año Uno.

Destiny The Taken King  (6)

Una de las discusiones recurrentes entre Guardianes es que si todo lo logrado en Año Uno fue en vano, después de todo, cada artefacto previo a The Taken King es obsoleto, incluso la Gjallarhorn, el lanzacohetes más poderoso hasta hace un mes. El cambio era de esperarse con la llegada del Año Dos, ya que se debe  incentivar a la comunidad a no seguir usando las mismas herramientas de siempre. Por fortuna, la transición fue bien manejada ya que no solo hay un arsenal más diverso e interesante, sino que puede obtenerse por mérito propio más que por suerte, aunque esta última  a veces ayuda. Dos grandes ejemplos de esto último son la Black Spindle y la Sleeper Simulant.

La progresión de los personajes en The Taken King es más acelerada que la vista en el Destiny original, por lo que veremos más avances que cuando el  nivel máximo era 34. Aun así, hay que mantener claro que este es un título que requiere de mucho tiempo y dedicación, especialmente si queremos estar a la par de las exigencias de las actividades que cada semana aparecen.

Aunque The Taken King se ha convertido en uno de mis juegos favoritos de este año, me sigue pareciendo incomoda la forma en la que podemos conocer la mitología de Destiny. Las cartas de grimorio simplemente son poco prácticas y definitivamente impiden que una mayor porción de los usuarios conozcan que hay detrás de todo lo que vemos en pantalla, como la increíble historia de Oryx antes de ser  el rey que conocemos en esta expansión. Sin embargo, si hay que resaltar que existen secretos ocultos en cada escenario, por lo que debemos estar muy atentos para encontrar una línea de dialogo que nos ayudará a comprender mejor a los personajes y sus aspiraciones.

Destiny The Taken King  (12)

En cuanto a The King’s Fall, la misión más importante del juego, solo basta con decir que es un Raid compleja que en verdad hace gala  de las nuevas mecánicas del juego, lo que lo hace un producto mucho más novedoso que cuando salió Crota’s End (sin estar diciendo que esta Raid sea algo malo). Es una misión sumamente compleja en la que fuera de trabajo en equipo, SI se requiere de una estrategia y organización, lo cual es uno de los puntos fuertes y por lo que brilla esta expansión. Adicional, entre más juguemos, habrá más posibilidad de conseguir mejor equipo, por lo que siempre habrá una razón para  embarcarse de nuevo en esta “corta” aventura.

En conclusión, The Taken King es un producto a la  altura de las expectativas; no solo mejoró cada apartado señalado por la comunidad, sino que encontró un balance casi perfecto en términos de la jugabilidad, haciéndolo así más gratificante para todos los jugadores, pero a la vez más desafiante.  Así mismo, esta expansión es una demostración sobre el potencial que le queda por explotar a la franquicia en términos narrativos, demostrando que este es un título que va más allá de ser un shooter “del montón”. Sin duda, este es el mejor momento para jugar Destiny, aunque es una lástima que el juego que deseábamos, haya llegado un año tarde. Ojalá quienes se hayan desanimado en ese entonces, le den la oportunidad a este juego.

Reseña hecha con una copia de Destiny: The Taken King para PlayStation 4.

 

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas