Connect with us

Juegos

El dilema de League of Legends

Los fanáticos están disfrutando de un gran momento gracias al nuevo contenido, pero esto contrasta con la situación actual de Riot Games.

Publicado

en

A pesar de llevar más de nueve años en el mercado, League of Legends sigue siendo uno de los juegos más populares del mundo. Constantemente se encuentra entre los juegos más vistos en Twitch, mantiene un promedio de más de siete millones de jugadores y tiene una de las más exitosas escenas competitivas. Se puede decir está gozando de uno de sus momentos de mayor popularidad gracias a una exitosa temporada de esports, un video musical oficial que se volvió viral y el anuncio de un cómic creado con la ayuda de Marvel Comics. Nuestro país no escapa a esta fiebre, ya que por fin tendremos una liga oficial del juego en Colombia.

Por si fuera poco, League of Legends está haciendo un esfuerzo consciente por satisfacer y atraer al público femenino. Es bien sabido que este es un juego con una gran fanaticada entre las mujeres, que participan de la comunidad sobre todo mediante cosplay, fanart y fanfics.

Riot Games, los creadores del juego, hace poco se valieron de un video inspirado en el género K-Pop —cuyas seguidoras son mayoritariamente mujeres— para llamar la atención de este público hacia un nuevo set de apariencias para varios personajes, una jugada que ha tenido un resultado increíble. El video tiene más de 70 millones de visitas y ha generado una nueva oleada de arte creado por fans inspirado en estas nuevas apariencias, las cuales han causado que jugadoras que llevaban tiempo alejadas de juego volvieran para adquirirlas.

Esto no es todo. El nuevo campeón anunciado para el juego parece diseñado específicamente para atraer ese público específico. Neeko, la camaleón curiosa, no solo tiene un diseño tierno y marcadamente femenino, sino que es el primer personaje abiertamente gay de League of Legends. Esto fue revelado en Twitter por Mark Dunn, uno de sus diseñadores.

Este no es uno de esos casos en que se dice que un personaje es LGBTI, pero nada en la obra en apunta a ello (como ocurre con Dumbledore de Harry Potter). Su orientación sexual es apoyada por los diálogos que tiene con otros personajes en el juego.

Todo esto suena muy bien. Ya era hora de que se diera algo de gusto al público femenino, largamente ignorado. También era inaudito que un juego con más de 140 personajes apenas venga a decir que uno de ellos es abiertamente homosexual. Siempre han habido rumores sobre otros campeones, pero Neeko es la primera que se confirma oficialmente.

Podría decirse que es un buen momento para ser un fan de League of Legends, pero todo esto resulta bastante agridulce cuando uno se entera de las cosas que están pasando en Riot Games y que contrastan fuertemente con este progresismo mostrado recientemente.

En un reportaje publicado por Kotaku en agosto, la periodista Cecilia D’Anastasio expuso la desagradable cultura sexista en el corazón de esta empresa donde las empleadas encontraban toda clase de dificultades para realizar su trabajo, les era imposible ascender y se les negaba toda clase de oportunidades en favor de compañeros de trabajo menos calificados. Este artículo ganó rápidamente notoriedad y generó muchas críticas contra Riot Games.

Aunque los altos cargos de la empresa respondieron demostrando arrepentimiento por permitir un ambiente tan tóxico y prometieron arreglarlo, poco ha cambiado desde entonces. Dos empleados fueron despedidos por defender un evento solo para mujeres y personas no binarias; algunas de las personas identificadas por mal comportamiento siguen siendo empleadas de la compañía; a comienzos de noviembre recibieron una demanda legal por discriminación de género; y uno de los responsables del rediseño de Ahri, personaje que ganó popularidad con el video de K-Pop, fue despedido sin justa causa aparente.

Estas situaciones tienen a muchos y muchas fanáticas en una encrucijada. Por un lado, están disfrutando de contenido creado especialmente para ellas. Por otro lado, no se puede ignorar el terrible trato que Riot Games da a sus empleados, especialmente a las mujeres.

Esta es una situación imposible. Es natural querer protestar esta clase de situaciones, pero no contamos con los medios adecuados para hacerlo. Hay quienes han propuesto «boicotear» el juego y no comprar nuevas apariencias o darle malas reseñas a causa de esto, pero eso tiene poco efecto en los resultados que le importan a la compañía y nos estaríamos privando a nosotros mismos de algo que nos gusta. No podemos, ni queremos, dejar de disfrutar de este juego, especialmente cuando tiene un contenido enfocado a minorías. Pero tampoco queremos que Riot crea que se puede salir con la suya y hacer que ignoremos sus peores aspectos solo porque incluyen personajes femeninos u ondean una bandera del orgullo gay.

Las actuales controversias sobre el estado de la industria de los videojuegos y el tratamiento que le da a sus empleados —algo que afectó recientemente a Rockstar Games, desarrolladora de Red Dead Redemption 2— continúan arrojando luz sobre estos temas y educando a los consumidores sobre los problemas que hay detrás de sus juegos favoritos.

¿Qué podemos hacer al respecto? No quedarnos callados. Podemos dejar claro en foros, redes sociales y charlas con otros jugadores que no estamos de acuerdo con la situación actual. Que aunque celebremos sus juegos y personajes, esto no significa que ignoremos que han maltratado a sus trabajadores. Tenemos que continuar exigiendo que esto cambie.

Y con algo de suerte, nos escucharán.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas