Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

DmC: Devil May Cry – A Fondo [Parte 1]

Pobre Dante, no lo quieren tanto como a Dante.

Publicado

en

Dante dmc a fondo

Gracias al lanzamiento de Devil May Cry 5 a comienzos de 2019, la saga de Dante está de nuevo en boca de toda la comunidad videojugadora. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para llegar a este punto. Aunque el cazador de demonios de cabello blanco nunca abandonó la conciencia popular, la serie de juegos que protagonizó parecía acabada. Durante los más de 10 años entre el lanzamiento de la cuarta y la quinta parte, solo se lanzó un juego de la franquicia, el cual es considerado ‘la oveja negra de la familia’.

Hablamos de un juego que, para muchos, vive en la infamia y representa lo peor de Capcom. Nos referimos a DmC: Devil May Cry. Este representó un cambio tan radical en tono y estética para la saga que muchos se negaron a aceptarlo como parte de ella.

DmC: Devil May Cry fue lanzado originalmente para PlayStation 3, Xbox 360 y PC a comienzos de 2013. El recibimiento que tuvo por parte de la mayoría de fanáticos de la saga no pudo ser peor. A pesar de eso, es un juego muy interesante que merece una reevalución. Pero no vamos a hacer una simple crítica retroactiva, vamos a hacer un análisis ‘A Fondo’ en el que no solo vamos a hablar de los temas, mecánicas y elementos técnicos del juego, sino del contexto que lo rodeó su desarrollo y las causas del odio que sufrió.

La caída de Japón

Antes de hablar en serio de este juego, tenemos que entender la situación en la que se encontraba Capcom y la industria de los videojuegos japoneses en general, pues esto influyó enormemente en el rumbo que tomó el título.

La séptima generación de consolas no fue amable con Japón. De controlar el 50% del mercado de los videojuegos en 2002, pasaron a tener solo el 10% en 2010. Esto se atribuyó a procesos de desarrollo anticuados y enfoques insulares a lo largo de todos los estudios del país. Se quedaron atrás en tecnología y filosofía. A pesar de algunos éxitos, como Demon’s Souls y los omnipresentes títulos de Nintendo. Muchos auguraban que “los videojuegos japoneses estaban acabados”.

Devil May Cry 4

En respuesta a esto, las compañías se aferraron a sus sagas más exitosas y dejaron de correr riesgos. Un buen ejemplo de eso fue Capcom, que decidió sacarle todo el provecho posible a Street Fighter mientras dejaba de lado franquicias como Mega Man. Buscando dotar a sus personajes de nuevo aire, esta empresa decidió entregar algunas de sus propiedades a estudios occidentales —algo que le salió muy bien a Nintendo con Metroid Prime— para que les dieran ‘un giro internacional’. Así fue como decidieron dejar a Devil May Cry en manos del estudio británico Ninja Theory.

Dante también llora

Siguiendo las órdenes de Capcom, Ninja Theory rediseñó al protagonista Dante “con una visión occidental y la intención de atraer un público más joven”. En lugar de tomar inspiración en la literatura gótica y demonología europea, como hizo Capcom con el primer juego, buscaron ideas en las películas populares de Hollywood del momento. Aunque algunos ‘gamers’ describen a este personaje como ‘Dante Edward’, en referencia a la película Twilight, la verdad es que —según sus creadores— está más basado en El Caballero de la Noche, de Christopher Nolan. El nuevo Dante no tenía la elegancia visual del anterior ni su relajado sentido del humor. Era “más oscuro, complejo y realista”.

La verdad es que este Dante es tan diferente al original que, más allá de su nombre, podrían ser personajes completamente diferentes. El protagonista de los anteriores juegos era icónico. La confianza que tenía en su fuerza y habilidades lo hacían un poco engreído, pero indudablemente atractivo más allá de su apariencia. Su cabello blanco, tan popular en el manga y anime, ayudó a atraer el público ‘otaku’ hacia él. Es un personaje que gusta por igual a hombres y mujeres. Es, sin duda alguna, ‘cool’.

Dante Devil May cry

Pero el nuevo Dante tenía que ser ‘cool’ de un modo diferente. Debía ser un ‘rebelde’ y, aunque continuaría siendo un engreído, esta actitud debía ser una estrategia defensiva para ocultar el sufrimiento de una infancia traumática, una adolescencia difícil y la incapacidad de encajar en un mundo que ve de un modo diferente a los demás.

Dante DmC

Este tipo era demasiado depresivo para ser Dante. DmC era demasiado diferente para ser Devil May Cry.

Los gamers también lloran

Lo que vino a continuación es una historia que, tristemente, conocemos bien. Los miembros de Ninja Theory comenzaron a recibir amenazas de muerte por “haberse atrevido a arruinar a Dante”.

Ya hemos hablado sobre la vulgar forma en que los peores elementos de la comunidad videojugadora tratan de imponer su voluntad a los desarrolladores, así que no lo vamos a repetir. Lo que sí vale la pena analizar es por qué generó tanto desagrado.

Por un lado, los gamers le suelen temer a ciertos tipos de cambio. Muchos fanáticos a una franquicia encuentran ‘comfort’ en lo familiar y suelen creer que ‘quieren más de lo mismo’, solo que con mejores gráficos y una o dos mecánicas nuevas. Es la razón por la que juegos como Zelda: Wind Waker y Metroid Prime encontraron tanta resistencia inicialmente (aunque eventualmente fueron amados por los mismos que los criticaban). No se parecían a ‘lo de siempre’.

La otra razón tiene que ver directamente con el diseño visual del nuevo Dante. Ya había mencionado que el original es atractivo de un modo muy ‘anime’. Este nuevo y joven protagonista tiene una apariencia desarreglada que nada tiene que ver con los ‘bishounen’ japoneses, pero sigue siendo atractivo. Su apariencia se asemeja más a la de un miembro de una banda de nu-metal o pop-rock como las que estuvieron de moda durante la década del dosmil. Bandas que muchos rockeros clásicos consideraban “una ofensa contra el buen nombre del rock”.

En una desafortunada entrevista con 1UP, el diseñador Tameem Antoniades dijo que “lo que era ‘cool’ hace 12 años ya no lo sigue siendo. La gente se reiría del Dante clásico ahora si entrara a un bar fuera de Tokio”. Eso desató la ira de los fanáticos. Equivocado o no, a nadie le gusta que le sugieran que algo que le gusta es digno de burlas.

Las comparaciones que le hicieron con Edward, de Twilight, están en el mismo campo. Es como si estuvieran usando a este Dante para proyectar todos los elementos que les desagradaban de la cultura pop que estaban dirigido a ‘otros públicos’. Que no eran ‘para ellos’.

Más allá del juego

Como pueden ver, las condiciones en que se desarrolló y lanzó DmC: Devil May Cry no fueron nada sencillas, pero apenas estamos comenzando. Todavía tenemos que analizar el juego en sí: sus influencias fílmicas, mensaje anti-capitalista, el estilo de su guionista Alex Garland —que ahora es un talentoso director de cine— y la mitología que maneja.

Desafortunadamente, todo eso tendrá que esperar. Hablamos al respecto en la segunda parte de este análisis A Fondo.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas